GUANAJUATO Y SU PARTIDO ESTATAL

Carlos Arce Macías

En Alemania el sistema de partidos, específicamente quienes componen el centro-derecha, se organiza alrededor de la alianza entre la Unión Demócrata Cristiana Alemana (CDU) y la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU). La CDU opera en todo el territorio alemán, con excepción de la rica e industriosa zona sureña de Baviera, la cual posee su propia organización política de centro-derecha, la CSU.

Baviera es un estado (Land), parte de Alemania, en el que se ha desarrollado el segmento de la industria automotriz alemana, más exitosa: Audi, BMW y MAN AG (División de camiones de VW). También es sede de grandes complejos industriales como Siemens, Adidas, Puma así como de la aseguradora Allianz, copropietaria, con Adidas  y Audi, del cotizado equipo de futbol Bayrn Müchen.

Sus condiciones socioeconómicas y religiosas han hecho de la comunidad bávara una ínsula especial dentro de la federación alemana, al punto de configurar un sistema importante de partidos en su seno, hasta ahora gobernado por la Unión Social Cristiana, que ha mantenido su predominio, aún en los momentos en que Alemania ha sido presidida por la socialdemocracia (SPD).

Expurgo el referente bávaro, con el fin de encontrar el antecedente de un partido político estadual, que haya logrado armar un modelo político exitoso, defensor de la idiosincrasia regional, engarzado a un potente sistema económico ocupado por cuidar el desarrollo de su potencial industrial, lanzándolo a la conquista del mundo, no obstante su posición geográfica, en el centro de Europa, sin acceso al mar.

La crisis que actualmente asola a los partidos políticos tradicionales, luego de la aplastante victoria de Morena en México, provoca la necesidad de encontrar nuevas rutas políticas en el país y sus regiones. En este caso, hago referencia a Guanajuato, el único enclave panista, que resistió el flujo de la marea guinda.

Como ya han advertido varios politólogos, el futuro del PAN es especialmente importante para esta entidad. Victorioso a nivel local, el blanquiazul posee 25 de 46 municipios, entre ellos los más importantes y 21 de 22 diputaciones de mayoría, convirtiéndose por mucho, en el partido hegemónico del estado. Pero el futuro panista, a nivel nacional presenta un aspecto siniestro.

De acuerdo a los resultados electorales, el PAN está en peligro de desaparecer en diversos estados de la república. En Tabasco, ya perdió el registro, en tanto en Chiapas y Oaxaca, su debilidad  es palpable. Por otra parte, las perspectivas de reordenamiento interno de esta fuerza política, presentan serias dudas sobre sus posibilidades de éxito. La ruta estatutaria marca la celebración de comicios para finales de octubre, en donde se prevé una sangrienta contienda entre pragmáticos, cuyo resultado será una herida mortal.

Esta es la ecuación panista: el enfrentamiento entre dos grupos. Por un lado el grupo en el poder, dueño de una ambición desmedida e inconsciente, que se niega a dejar los espacios directivos, no obstante la aplastante derrota sufrida. Por la otra parte, el grupo de gobernadores, encabezados por uno de los personajes más torvo y obscuro dentro del panismo, que utiliza para ganar elecciones, las más viejas y reprobables prácticas antidemocráticas. Ante este panorama no habrá arreglo ni recomposición posible. El desastre esta en puerta.

Solo queda una tenue esperanza para lograr un pacto basado en el sentido común, el acuerdo para establecer una pausa consensada, que elimine temporalmente la contienda interna y permita construir un espacio de dialogo y reconciliación entre los grupos enfrentados, bajo un liderazgo confiable, exento de ambiciones hacia el futuro.

Pero como esta solución se advierte difícil de lograr, Guanajuato debe de tomar providencias. Una de ellas, la más trascendente, es plantear la posibilidad de romper su dependencia del PAN nacional, cuyo destino quedará severamente comprometido cuando su dirigencia pierda el apoyo de gobernadores y buena parte de la militancia corporativizada. Las bancadas en la Cámara de Diputados y en el Senado se dividirán y veremos la emigración de legisladores a otras fuerzas partidarias. Bajo estas condiciones, estaremos ante una organización política marginal, que difícilmente recibirá la atención de algún subsecretario de Gobernación.

Para encarar tan fragoroso reto, vale analizar con total seriedad la conformación de una fuerza política estatal, que trasvase el poderío azul, a una formación de naturaleza regional sólida y potente, que evite la contaminación de los ánimos derrotados y claudicantes de la actual dirigencia nacional, entrampada en la conflagración fraterna. El actual PAN de Guanajuato caminaría solo, pero tendría en sus manos su destino.

A su vez, la formación de un partido estatal ofrecería la oportunidad de ajustar muchas distorsiones. Sería el momento propicio para conformar un padrón confiable y moderno, refrendar la democracia interna basada en una competencia leal, bien regulada y sin trampas. También se podrían introducir nuevos postulados, propios de organizaciones de vanguardia, fundamentadas en plataformas digitales, capaces de entablar diálogos públicos con sus militantes, así como capacitación electoral y educación cívica de alta calidad. Se abrirían amplios horizontes para imaginar e implementar nuevas formas de hacer política. Se introduciría un nuevo fenómeno en la construcción del siguiente sistema de partidos en México, quebrando el lastre centralizador y abonando a la creación de un nuevo y diferente federalismo.

El destino de Guanajuato, no puede estar marcado por los despropósitos de una dirigencia nacional del PAN miope, despistada y ensoberbecida. El partido estatal puede estar vinculado ideológica y programáticamente a Acción Nacional, pero también puede cortar los amarres en el momento en que sea pertinente y oportuno, ante la posibilidad del naufragio irremediable de la organización. El ejemplo de Baviera resulta inspirador. Más vale prevenir que lamentar.

@carce55

Anuncio publicitario

LA ISLA AZUL

Carlos Arce Macías

Abruptamente, el estado de Guanajuato ha cambiado su condición política, de ser una entidad de tierra adentro, sin costas, situada en el mero centro del país,  se ha transformado en una ínsula, rodeada de un mar bermejo. La jornada electoral de hace tres semanas inundó territorios vecinos, circundando por todas partes a Guanajuato. Ahora queda esta nueva isla azul, sola y a la deriva, en busca de su destino.

Los señalamientos por el reciente resultado electoral no se han hecho esperar. Súbitamente los mexicanos han decidido entregar casi todo el poder a un solo personaje: Andrés Manuel López Obrador. Con varios gobiernos estatales, control legislativo sobre muchos estados y mayorías sólidas en el Congreso Federal, posee todos los instrumentos para hacer lo que le venga en gana.

La isla azul, frente a tales hechos, enfrenta una paradoja. En la reciente conformación de su gobierno, los guanajuatenses, le entregaron al panista Diego Sinhué Rodriguez, condiciones similares a las de López Obrador, para gobernar el estado. Sinhué controlará todo: la mayoría de los municipios, entre ellos los más importantes; el Congreso estatal, con una cómoda mayoría incondicional y con ello, incluso, al poder judicial. A su escala, posee más llaves políticas que el propio López Obrador.

Ante estas circunstancias, la diferencia entre ambos gobernantes radicará en el ejercicio gubernamental que postulen. ¿Para que les servirá las enormes facultades con que han sido dotados ambos políticos? La respuesta a esa cuestión signará el destino nacional y el de Guanajuato.

Y Mientras Andrés Manuel se apresta a iniciar la cuarta transformación del país, luego de la independencia, la reforma y la revolución ¡nada más!, los trazos del futuro gobierno que encabezará Sinhué no son claros ni han sido debidamente socializados. Por lo pronto, los guanajuatenses se encuentran atrapados en la continuidad. Solo parece haber dos problemas para la próxima administración: brindar cobertura al actual gobernador en su final trompicado y tenebroso y la violencia que vive el estado, que amenaza con cancelar el flujo de inversión extranjera que se ha establecido en la isla azul.

A diferencia de López Obrador, el monarca casi omnipotente que impera en esta zona insular, no posee una narrativa poderosa que aliente a sus súbditos a luchar por engrandecer sus territorios y corroborar que la decisión electoral fue la correcta. La promesa de una continuidad anodina, solo acelerará la absorción de la isla por la enorme marea marrón que la circunda. Hacer lo mismo menos mal, como apuesta gubernamental, no dotará al aparato gobernante del ímpetu requerido para sobrevivir la aduana electoral próxima.

El gobernador electo está atrapado. O toma por asalto el gobierno en una acción transformadora, o se ahogará dentro de poco, junto con sus seguidores, en las marismas de la mediocridad. Mantenerse en el poder, luego de ejercerlo por 33 años consecutivos, será una labor harto compleja, después del quiebre político de la magnitud del ocurrido el primero de julio. Todos los momios estarán en contra de las probabilidades de que el PAN logre retener por más tiempo Guanajuato. No tiene lógica ni esperanza un gobierno inercial bajo esas oscuras predicciones.

Al gobierno panista de Guanajuato, no le queda más salida que abandonar la monarquía sexenal que ha construido desde hace 12 años, para transformarse en una nueva y enjundiosa república proclive al método democrático, que sería el contraste con la acumulación de poder unipersonal de López Obrador. El referente histórico no puede ser mas claro: la Atenas heroica frente a Jerjes, el conductor del imperio persa. El reino poderoso y casi omnipotente, contra los ciudadanos que gozan de libertades y que están dispuestos a defenderlas, bajo una tutela democrática. Se trata de construir un gobierno ciudadano vibrante, en substitución de la burocracia  partidista y rentista que ha operado hasta ahora.

Revertir el deterioro que ha sufrido el estado durante la última docena de años, no será fácil. Necesita con premura apostar por la ciudadanía y su participación en los asuntos públicos; desatar el lastre burocrático que impide la navegación gubernamental a mayor velocidad, dejando atrás la corrupción y el montón de intereses inconfesables que esconde por doquier. Hay que permitir el acceso de los ciudadanos a los puestos de mayor responsabilidad en el gobierno, acabando con la distribución condicionada por los apoyos electoreros. Los miembros del PAN, que pertenecen al partido pero no practican los ideales panistas, son los usufructuarios de esas posiciones en el gobierno. Es el momento de ceder el paso a una marea ciudadana con mayores méritos y virtudes. Urge oxigenar el tóxico ambiente gubernamental y elevar substancialmente su calidad, en tanto el gobierno morenista da pasos acelerados para empobrecer su administración. Otro punto de diferencia entre ambos que se debería destacar.

El primer pronóstico de lo que le espera a Guanajuato estará sujeto a las designaciones del próximo gabinete. Los mensajes serán procesados rápidamente por la sociedad. La continuidad, insistimos, no presentará esperanza alguna. Los mismos hombres en diferentes puestos, los manidos métodos, el discurso gastado, la promesa cumplida a medias, la uniformidad política, y sobre todo y todos, la violencia brutal que acosa a los habitantes del islote. Una inservible administración pasmada.

El nuevo gobernante esta solo. Los consejos al ungido, usualmente proceden de grupos de interés que protegen canonjías y reclaman el botín electoral. Desde la soledad de su isla deberá decidir entre ser un gobernante audaz y transformador, impulsor de cambios trascendentes acompañado por una sociedad abierta y participativa, o bien permanecer atrincherado en una Atlántida que desaparecerá en breve, engullida por el potente mar que la circunda. Duro reto para un joven político, atrapado hoy, por los compromisos con su designante.

@carce55

GOBERNADOR 2018

Carlos Arce Macías

El mundo está encarando un shock inesperado, por los cambios sufridos en Inglaterra y Estados Unidos, producidos por la combinación de hartazgo, ignorancia, fanatismo y populismo.

img_5900

La política se comienza a decantar por el engaño electoral, que descaradamente ha demostrado su eficacia, en tanto no se tenga que gobernar. Luego, será otra cosa. Prometer cambios inviables, y realidades incumplibles, basados en la voluntad del populista, terminarán en un descontento masivo y mayor deterioro económico y social.

Una cuestión contra la que hay que estar vacunados, es que la fiebre populista produce reacciones equivalentes y en la misma dirección para contrarrestar el embate. Lo explico. Si el populista resuelve imponer un arancel ilegal del 30% a las importaciones, el gobierno agredido podría reaccionar imponiendo una carga equivalente. Si los Estados Unidos, encumbran a un populista dicharachero, nosotros hacemos lo mismo y convertimos a su equivalente en presidente de México.

img_5891

Este tipo de respuestas son las que viralizan y complican más la cuestión. Eso se debe a que los mensajes que se envían, sobre todo para ganar las elecciones, van dirigidos a la parte del cerebro que produce las emociones. ¿Cuál debería ser pues la reacción correcta a la cauda de mentiras enviadas por los demagogos? ¿Reproducirlas y exacerbarlas? ¡No! ¡Al contrario! Hay que salirse del cerebro límbico para procesar racionalmente la agresión y la mentira, controlar la reacción imprudente y desmenuzar la falsedad. Eso se logra utilizando la zona del cerebro donde se encuentran las conexiones más sofisticadas y que nos alejan de las otras especies, el raciocinio. Hay que actuar pensando, no emocionándonos.

 

Solo así, las respuestas a los peligrosos retos que en estos momentos vivimos, serán las adecuadas. Por lo pronto, tratar de no reproducir el populismo, y en contraposición, reaccionar intensificando las relaciones globales, que es lo que le conviene a México.

img_5858

Esa misma condición, debe de traspasarse al ámbito estatal. Ante los severos retos que enfrenta un Guanajuato que se ha industrializado en forma acelerada, que mantiene en su territorio empresas de origen diverso, tanto japonesas, alemanas, suecas y francesas; habrá que tratar de revitalizar su actividad internacional, y sus relaciones con más países, especialmente asiáticos, fortaleciendo sus programas de atracción de inversión.

img_5848

La tentación de retornar a lo doméstico, nacional y aldeano, es actuar en la misma lógica de Trump. Ya habrá quién se atreva a proponer el país-insula, el estado-interior, la comunidad de “tierra adentro”, escindida del resto del mundo, mirándose al ombligo eternamente. Sería un error.

Por lo tanto, el reto será convencer con argumentaciones claras y fáciles de entender, que la apuesta guanajuatense, va en sentido contrario a lo que nuestros vecinos del norte han hecho. Debemos de ser el ejemplo, de que la apuesta global, responde a la expansión de la mente humana, que se niega a quedar apresada en unas cuantas conexiones neuronales, resistiéndose a extender su pensamiento, cada día mas lejos. La zona de confort pueblerina, ya no puede ser el destino de los guanajuatenses. Singapur tiene nuestra misma población, le ha ido bien y piensa en términos globales, porque no se ancló en su propio espacio, sino que se expandió comercialmente.

Ahora Guanajuato crece muy por arriba de la media nacional. Sus condiciones están cambiando. Contamos con ciudadanos binacionales, que han aprendido a ampliar su visión y sus capacidades. Dallas es la segunda ciudad de nuestro estado.

img_5852

Por eso considero, que los partidos políticos tienen que ser muy cuidadosos al escoger a sus candidatos. Habrá de todas las tendencias, por supuesto, hasta los populistas, decididos a ganar las elecciones prometiendo milagros inimaginables, solo porque ellos lo proponen y porque suena bonito plantearlos.

img_5889

Por eso consideramos, que no habiendo milagros a la vista, la guía del estado, debe de recaer sobre un perfil con visión amplia, internacional, que conecte con los miles de americanos-guanajuatenses, que no tenga temores de viajar a zonas ignotas del mundo en pos de atraer inversión y proponer asociaciones benéficas para Guanajuato. Que no dude en vincular el estado con el mundo, frente al neo-nacionalismo rampante que muchos norteamericanos y su presidente pretenden.

 

Ante  eso, los guanajuatenses debemos de ser cautos en elegir como próximo gobernador de nuestro estado, a una persona de bien, honesta y sin antecedentes de corrupción sobre sus espaldas, que llene el perfil descrito. El reto es extraordinario, y no nos debemos de equivocar, porque hay demasiados peligros a la vista.

@carce55

 

CASA NUEVA

Carlos Arce Macías

El día de hoy, el Congreso de Guanajuato estrena casa. Con el tiempo, las funciones que tiene encomendadas, requirieron de mayor espacio y una cantidad superior de personal a su cargo. Esto propició la necesidad de construir una nueva sede en el principal acceso a la capital del estado, que demanda de cuidado y protección ambiental, y un claro compromiso por el cuidado del entorno natural que rodea a la ciudad de Guanajuato. Si no hacen esto los diputados, comenzarán mal.

El costo de la nueva casa, nos deja muchas dudas a los guanajuatenses. Parece haber evidentes conflictos de interés en la gestión de la obra, que precisaría de una pesquisa para descartar trafico de influencias en algunas de las contrataciones efectuadas en anteriores legislaturas, por los responsables de la asignación de la obra. Se debe garantizar la honestidad, con firmeza y sin temor.

La antigua sede, no puede ser olvidada ni descuidada. Es deber de esta legislatura prever un destino adecuado para el dignísimo edificio erigido por Don Luis Long a finales del siglo XIX. Deberán cuidar que su futuro uso sea el indicado, ya que la ciudad de Guanajuato, Patrimonio de la Humanidad, no puede permitirse la utilización inadecuada de tan emblemático inmueble.

Que el estreno de un edificio que pregona arquitectónicamente la luz y la transparencia, signifique el avance decisivo para el derecho de la ciudadanía a saber todo los que tratan y resuelven sus representantes. La perspectiva de una política de parlamento abierto, debe de ser la guía para establecer una relación de confianza entre el ciudadano y su congresista. Ha habido avances substanciales, pero se requiere asentar las acciones de transparencia y rendición de cuentas de cada diputado, de cada comisión, del Órgano Superior de Fiscalización y del Congreso en su conjunto.

En ese rumbo, celebramos la iniciativa de el Consejo Coordinador Empresarial de León, de iniciar un seguimiento de la labor de los diputados de ese municipio, para contar con referencias objetivas sobre el desempeño de los legisladores. La posibilidad de reelección, conlleva la necesidad de calificar, por parte de los electores, el trabajo de estos funcionarios y, por lo tanto, el merecimiento de un nuevo voto a su favor. Aconsejamos más acciones equivalentes en las demás ciudades de nuestra entidad.

Sin regresar a remotas épocas históricas, hay que recordar que el moderno parlamentarismo, se fraguó en el combate al absolutismo de los monarcas europeos de los siglos XVII y XVIII. Frente a los reyes ilustrados de esas épocas, los pueblos, España a lo último, fueron sacudiéndose la férrea mano del César omnipotente, que consideraba que su reinado era producto del designio divino. El humanismo acabó con la vieja teoría medieval, y se establecieron contrapesos a la actuación de los soberanos. El Congreso fue el principal freno.

Refiero el antecedente para destacar, una vez más, que la construcción de la república y con ello, del Estado Constitucional de Derecho que nos rige, requiere de la decisiva acción de un Congreso, que limite al Ejecutivo y norme al Judicial. Una actitud sumisa de los legisladores con los otros poderes, no propicia el funcionamiento republicano, lo distorsiona y falsea. Los diputados deben cuidar su independencia, dignidad y honor.

La visión más avanzada del Derecho, es el Estado Constitucional, que construye garantizando los derechos fundamentales de los ciudadanos, como lo afirma el eminente jurista italiano Luigi Ferrajoli: “maximizando las libertades y minimizando la arbitrariedad e impunidad de los gobernantes”. Ese debe de ser el camino que fije para Guanajuato un Congreso renovado y en casa nueva.

Para nuestros diputados será más fácil fortalecer su voluntad de contrapeso a los demás poderes, inspirándose en los enhiestos farallones de La Bufa, seguramente declarada zona de conservación, y rodeados de un paraje guanajuatense sin parangón, en el que se desarrolla la flora y fauna endémica de la región; protegidos de los excesos de la naturaleza por una edificación nacida de la imaginación de un afamado arquitecto, como el recientemente finado Teodoro González de León, que la definió como “una conjunción de modernidad, transparencia y apertura”.

Sirva pues esta mudanza material, para hacer un alto en el camino, reflexionar y consolidar la función moderna del poder legislativo, enfocándose especialmente en la rendición de cuentas, la fiscalización de los demás poderes y municipios, y la transparencia plena de su actuación, logrando así una mudanza espiritual, que propicie las libertades ciudadanas y  contenga  injusticias.

Editorial publicado el domingo 25 de septiembre en AM LEÓN.

Twitter: @carce55

 

 

 

 

TU QUOQUE FILI MI? Julio César

TU QUOQUE FILI MI?

 

Carlos Arce Macías

El encabezado de este editorial, “¿tú también hijo mío?”, corresponde a la famosa frase latina, enunciada con el último aliento de Julio César, al sorprenderse de que uno de sus múltiples asesinos que clavaban puñales en su cuerpo, era su hijo adoptivo Marco Junio Bruto. Así el 15 de marzo del 44 A.C., César moría traicionado en el Senado, a los pies de la estatua de Pompeyo, al cual había traicionado el propio César.

Los políticos deberían tomar cursos intensivos de historia, para no repetir errores que se encuentran documentados en ella hasta la saciedad. Y es que la historia nos revela los secretos de la mente humana, cuando de ejercer el poder se trata. Los hechos corroboran una y otra vez diversas conductas de los políticos, y formas de reacción de los mismos, ante el temor y la amenaza de perder el poder.

La historia nos enseña las bajísimas posibilidades de quienes detentan el poder, de entronizar a algún pupilo, para garantizar un retiro tranquilo e influir en futuras decisiones gubernamentales. Siempre fracasan.

Prácticamente todo aquél que ha pretendido imponer sucesores a modo, acaba traicionado. Y el rompimiento es mucho peor que cuando son sucedidos por adversarios o simples reemplazos que no pertenecen a su circulo de colaboradores incondicionales. No se han dado cuenta de esto, porque los libros de historia los tienen arrumbados y no han tomado nota de tan importantes hechos.

En política, la lealtad es muy limitada. Es más fácil de encontrarla entre personas lejanas al centro del poder, que entre el círculo de allegados. Por eso Maquiavelo prevenía a su príncipe, para que se anduviera con mucho cuidado. La historia universal es un largo listado de cortes sembradas de conspiraciones y de nobles y reyes traicionados. La Iglesia, no se salva, ni por la gracia de Dios, de la traición consuetudinaria, como tampoco los grandes imperios asiáticos.

En el caso de México, y acotando las referencias a la historia reciente, podemos verificar como durante la revolución, todos sus cabecillas se mataron entre sí. De compañeros de armas, devinieron en enemigos. Cárdenas, en un ambiente más civilizado y menos violento, acabó desterrando a Plutarco Elías Calles, su promotor político. Echeverría sacrificó en el 68 a su jefe Díaz Ordaz, para erigirse en candidato. López Portillo acabó enviando a Australia a su viejo amigo de la universidad: Echeverría. Salinas sufrió la persecución de Zedillo, aún incrédulo de cómo se esfumaba todo su poder, tan pacientemente acumulado.

En cambio, Zedillo fue respetado por Fox, y a este no le fue mal con Calderón, más allá de ciertas descortesías. Están distanciados solo por sus fuertes personalidades y opiniones confrontadas. Pero Fox no puso a Calderón, ni este le debió la candidatura al guanajuatense. Por otro lado, tampoco puede quejarse Felipe Calderón del trato recibido por Peña Nieto. Siendo de diferentes partidos, no hay compromisos de camaradería.

En el ámbito estatal, las confrontaciones también menudearon entre los priístas, pero por motivos diferentes, porque prácticamente ningún gobernador tenía la posibilidad de promocionar a su heredero, este venía designado desde la Ciudad de México por el presidente.

En el panismo, la transición entre Medina y Fox, se dio sin problema alguno. No estaba en manos del gobernador interino la próxima candidatura. En cambio, la siguiente elección terminó en disputadísimos comicios internos, insuficientemente regulados. Pero luego, Juan Carlos Romero Hicks, pudo dejar el poder sin problemas, porque no intentó imponer candidato. En cambio, en el reciente período gubernamental el rompimiento entre el candidato y el gobernante en turno fue estrepitoso. El ex gobernador acabó confrontado y sin influencias, y su equipo disuelto.

Ahora pasemos al ámbito partidista. En el PAN, leemos severas declaraciones del diputado Gustavo Madero, quejándose del incumplimiento de acuerdos entre él y Ricardo Anaya, para que él fuera quién ocupara la Presidencia de la Cámara de Diputados. ¿De que se extraña Madero?¿A él no lo entronizó Calderón, para luego combatirlo virulentamente desde su posición? Ahora es Anaya quién debe de preocuparse, ya que de su círculo de incondicionales saldrá su próximo verdugo. El que a hierro mata a hierro muere.

Finalmente el gobernador Márquez debe de andar con pies de plomo. Más le vale no ir contra la historia, y permitir que su partido político resuelva internamente la próxima candidatura sin su injerencia. ¡Cuidado! Todas las voces de a su alrededor, responden a intereses futuros y personales, y por lo tanto no son confiables. Solo debería exigir derecho de veto, para evitar un despropósito mayúsculo, pero no más. Que no pretenda ser factótum, para evitar pronunciar la frase de Julio César: “tu quoque fili mi?”.

Twitter: @carce55

Editorial publicado en el periódico AM León el domingo 28 de agosto de 2016.

IMG_4882IMG_4879IMG_4880IMG_4883IMG_4912IMG_4913IMG_4914IMG_4915IMG_4916Image-1IMG_4917IMG_4918IMG_4908

YO CANDIDATO, nubarrones sobre Guanajuato

YO CANDIDATO

Carlos Arce Macías

Al gobernador de Guanajuato le está fallando la asesoría política. En el momento culminante de su desempeño como ejecutivo estatal, cuando se encuentra en la cima de su carrera política, ha tomado una de las decisiones más peligrosas y arriesgadas por la que un político pueda optar: pretender ser candidato a la presidencia de la República.

Y más tardó Miguel Márquez en decidirse, que en encapotarse el cielo guanajuatense, y que los problemas empezaran a menudear por doquier. No se quién lo aconseje, pero su visión es muy limitada. Claramente están calculando movimientos estratégicos que permitan consolidar localmente el liderazgo del gobernador, a fin de reunir una fortaleza que lo capacite para impulsar al sucesor de su agrado, sin medir el tipo de amenazas y peligros que se corren en las ligas políticas nacionales. Hay confusión en Guanajuato.

El gobierno estatal del PAN está viviendo momentos críticos a causa de un panorama desierto de oposición. Un partido político requiere ejercitar su musculo, haciendo esgrima en contra de sus opositores. La docilidad de los partidos competidores a Acción Nacional, le están causando un estrago, que de no cuidarse, puede resultar trágico. No hay suficiente confrontación, crítica y debate que motiven el ejercicio de destreza política. Ante tal vacío de retos e ideas, no se pueden identificar las capacidades de los diversos políticos estatales, que aspiren a gobernar nuestro estado. Casi cualquiera, de mediana estatura, podría anhelar el puesto, si el ambiente de mediocridad lo propicia.

Si la lectura que se hace de las recientes elecciones es que el PAN es el gran triunfador, se equivocan. La victoria fue de los que querían cambiar y estaban hartos de un mal gobierno, solo eso. Las apuestas han sido diferentes, y en poco tiempo sabremos cuales pueden funcionar, y cuales se desintegrarán en los compromisos preelectorales y el uso de recursos sucios en las campañas. Para gobernar bien, se requiere no haberse enlodado antes de la elección. Porque la corrupción así funciona: te capturo con los requerimientos de dinero sucio para la compra de votos y publicidad extraordinaria, o no ganas la elección. Luego los corruptos hacen su agosto desde el nuevo gobierno entrante. Así el mal humor de los ciudadanos, esta garantizado.

En Guanajuato, la experiencia de la última elección, apunta contra el gobierno del PAN. O da testimonio de transparencia y buen gobierno, o el mal ánimo puede extenderse entre los guanajuatenses, impulsando la esperanza en un cambio de gobierno.

Y en ese momento preciso se encuentra el gobernador Márquez, cuando por arte de magia negra, los problemas se empiezan a multiplicar. Se tienen que tomar decisiones radicales. Las señales deben de ser claras en contra de corruptos y de políticos de negros antecedentes, para lograr generar un espacio de confianza en las acciones del gobierno. Por supuesto, hay que abandonar las expectativas de una remotísima candidatura presidencial que solo tiene un destino, el despeñadero.

El más importante político guanajuatense debe concentrarse en su estado, en las condiciones de su gobierno, en las capacidades de su gabinete y en aclarar cualquier acto de supuesta corrupción, y en su caso, castigar severamente a los culpables. No hay lugar a titubeos. Hay que actuar con asertividad y mano firme, y sin temor de que un posible sucesor no sea miembro de su círculo íntimo. Ese precisamente fue el factor del fracaso de varios gobernadores que perdieron la pasada elección, como los Duartes de Chihuahua y Veracruz, Borge de Quintana Roo y Torre de Tamaulipas.

Si alguien le aconsejó a nuestro mandatario, que jugando a ser “yo candidato”, podría negociar la designación de su sucesor, se equivocó de cabo a rabo. Lo que funciona, es acreditarse como un buen gobernante, no como un incipiente candidato. Márquez está todavía a tiempo de rectificar el camino, ojalá lo haga.

Twitter: @carce55

UNA INFLUYENTE CARTA, SOBRE LA REFORMA PENAL

 

 

UNA INFLUYENTE CARTA, SOBRE LA REFORMA PENAL

Carlos Arce Macías

Para Miguel Valadéz, mi maestro

 Eugenio Zaffaroni, es un criminólogo y jurista, graduado en la Universidad de Buenos Aires, con estudios de posgrado en el Instituto Max Planck de Alemania, que fue Juez de la Suprema Corte de Argentina. Con una carrera académica y profesional brillantísima, como profesor universitario, consultor de instituciones internacionales como el Instituto Interamericano de Derechos Humanos y la ONU, profesor invitado de más de 10 universidades; cuenta con 29 doctorados honoris causa de centros universitarios latinoamericanos y españoles, y es actualmente juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Se trata de un jurista de primera línea.

Durante su encargo en la Suprema Corte argentina, cuando corría el año de 2014, el juez Zaffaroni, presidía la comisión encargada de reformar el código penal, que pretendía aumentar las penas de diversos delitos. Y en ese trance se encontraba, cuando recibió una importante carta, que contenía implacables reflexiones a la intención de volver más severos los castigos en la reforma en estudio.

En esta carta se señalaba: “En nuestras sociedades tendemos a pensar que los delitos se resuelven cuando se atrapa y condena al delincuente, pasando de largo ante los desafíos cometidos o sin prestar suficiente atención a la situación en que quedan las víctimas. Pero, sería un error identificar la reparación solo con el castigo, confundir la justicia con la venganza, lo que sólo contribuiría a incrementar la violencia, aunque esté institucionalizada. La experiencia nos dice que el aumento y endurecimiento de las penas con frecuencia no resuelve los problemas sociales ni logra disminuir los índices de delincuencia. Y, además, se pueden generar graves problemas para las sociedades, como son las cárceles superpobladas o los presos detenidos sin condena… En cuántas ocasiones se ha visto al reo expiar su pena objetivamente, cumpliendo la condena pero sin cambiar interiormente ni restablecerse de las heridas de su corazón”.

 Y continuaba la carta: “Si al delincuente no se le ayuda suficientemente, no se le ofrece una oportunidad para que pueda convertirse, termina siendo víctima del sistema. Es necesario hacer justicia, pero la verdadera justicia no se contenta con castigar simplemente al culpable. Hay que avanzar y hacer lo posible por corregir, mejorar y educar al hombre para que madure en todas sus vertientes, de modo que no se desaliente, haga frente al daño causado y logre replantear su vida sin quedar aplastado por el peso de sus miserias”.

 Luego remataba: “Qué bueno que se dieran los pasos necesarios para que el perdón no se quedará únicamente en la esfera privada, sino que alcanzara una verdadera dimensión política e institucional y así crear unas relaciones de convivencia armoniosa. Cuánto bien se obtendría si hubiera un cambio de mentalidad para evitar sufrimientos inútiles, sobre todo entre los más indefensos.

Queridos amigos, vayan adelante en este sentido, pues entiendo que aquí radica la diferencia entre una sociedad incluyente y otra excluyente, que no pone en el centro a la persona humana y prescinde de los restos que ya no Ie sirven”.

 Al final venía la rubrica del remitente: Papa Francisco

Zaffaroni, agradeció gentilmente al Papa su misiva y contestó: “Nuestra región sufre diferentes niveles de violencia que, sean bajos o altos, sólo parecen interesar como objeto de manipulación mediática, en pos de un fin único: agravar penas, inventar tipos penales nuevos frente a cada problema social y, en el fondo, consolidar la idolatría del poder punitivo, cuya ilusoria omnipotencia explotan los políticos inescrupulosos y rinde a los gobiernos, con el consiguiente peligro para las estructuras institucionales democráticas de los Estados”

 El eminente jurista, luchaba solo frente al oficialismo gubernamental.

Ahora que en Guanajuato los poderes del estado, en pleno, han decidido una reforma para acrecentar las penas, y tomando en cuenta que los bastos trabajos de investigación criminológica, a nivel mundial, son concluyentes respecto a la inefectividad de esa medida para controlar el aumento de la delincuencia, los señores legisladores deberían valorar seriamente la trascendencia del aumento de penas que pretenden imponer. Piénsenlo muy bien, ya que quizás el problema se encuentre en el alto grado de impunidad, más del 60% de los delitos, que en nuestro estado no se castigan. El problema no es la ley, sino la ineficacia de las instituciones.

Twitter: @carce55,

SEGURIDAD PÚBLICA, altos costos por cubrir.

 

 SEGURIDAD PÚBLICA, SOLO CON ESFUERZO FISCAL

Carlos Arce Macias

Los malos gobiernos no producen buenas policías. Es algo que los ciudadanos debemos aprender e internalizar. La naturaleza del crimen organizado es la colaboración que le brindan los gobiernos. Malos políticos están involucrados con el, brindándole cobertura y manteniendo las condiciones de seguridad en franca debilidad, para permitir la operación de los grupos delincuenciales sin estorbo alguno.

La corrupción política y gubernamental debe de ser combatida, no solo para que los políticos no se enriquezcan, sino en defensa propia, para lograr la formación de cuerpos policiacos verdaderamente eficaces. Nuestra seguridad, y la de nuestros hijos lo reclaman. La corrupción es el caldo de cultivo ideal para el crimen.

Una de las estrategias más recurrente y peligrosa, armada desde órganos estatales o municipales, incompetentes para asumir la dura función que tienen a su cargo, es la de vender plazas a algún grupo y permitir que este se encargue de “limpiar” la localidad de adversarios, y así dar la impresión de que la seguridad mejora. De ahí las ejecuciones en cascada. Otras veces se trata de conflictos entre los carteles por el control de una ruta o ciudad. Más de lo mismo: ejecuciones por docena.

Lo que queda claro, es que cuando esto sucede, las fuerzas locales encargadas de la seguridad, muestran una debilidad crónica para enfrentar a los delincuentes. Tienen un problema operacional, y eso es evidente a los ojos de los ciudadanos, que sufren balaceras y atentados hasta en los principales centros comerciales de su localidad. Este es un dato alarmante, que revela la ineficiencia de los cuerpos de seguridad, frente a la tranquilidad y parsimonia de los sicarios para ejecutar a cualquier adversario. No hay escudo que valga.

El Gobierno Federal, desconocedor de la realidad y heterogeneidad municipal, ha propulsado la creación de un “mando único”. Algunos alcaldes abrumados por la fuerza mostrada por los delincuentes, han visto en ello la salida a sus problemas, traspasando las responsabilidades del servicio de seguridad al estado. Por su parte, la entidad federativa cree que puede asumir con eficacia un rol constitucionalmente atribuido al municipio. Nada mas falso, será vencido sin duda. No entienden que hay un problema de corrupción en los gobiernos, y que el estado es el menos ajeno a ello. Ante el mando único, los malandros, en lugar de capturar la voluntad de varias corporaciones, solo tendrán que ponerse de acuerdo con una. Mala apuesta.

Por otro lado, los débiles agrupamientos policiacos municipales, dirigidos por malas administraciones, cuyos integrantes están más enfocados a hacer obra pública para recibir moches, o negociar usos de suelo y licencias de funcionamiento con desarrolladores voraces y comerciantes desesperados; no cuentan con las capacidades mínimas para recomponer la situación.

Hay que entender que los presupuestos de los municipios no están diseñados para mantener un cuerpo policiaco profesional, que lleve a cabo labores de inteligencia, y en base a ello, realice las acciones pertinentes para controlar todo brote de inseguridad en su circunscripción. Un policía en Canadá ó Inglaterra gana el equivalente a $50,000 pesos mensuales, más un sinnúmero de prestaciones como seguros, vivienda, guardería y educación para sus hijos. Los policías españoles y australianos cobran al rededor de 42,000 pesos. Como miembros de un servicio profesional, van incrementando beneficios conforme a la antigüedad, así como posibilidades de prejubilaciones desde los 20 años de servicio ininterrumpido.

El equipamiento de las policías debe de ser de última generación, comenzando por los chalecos antibalas, que deben de corresponder a los calibres más comunes a los que se ven expuestos. Los chalecos deben de estar certificados y cumplir con la NOM mexicana respectiva. ¿Ya los habrán revisado?

Algunos datos aislados revelan que el equipo de un policía puede rondar los $50,000 pesos, sin contar con patrullas, camionetas, sistemas de comunicación, capacitación, cursos de actualización, etc. La razón de policías por cada mil habitantes, según páginas oficiales de Estados Unidos, es mayor a 2 policías por cada 1000 habitantes. León por ejemplo, debería contar con 3160 agentes, Guanajuato Capital con 510, y Celaya 936. Se necesita mucho dinero para montar una policía de verdad.

Ningún municipio de nuestro estado ha hecho frente a todos estos requerimientos. Y esto solo se podrá llevar a cabo si se implementa una reforma fiscal, que genere una mayor carga tributaria en el impuesto predial. Es la única forma de comenzar a enfrentar el duro reto que el hampa y los malos gobiernos nos han impuesto. Se trata de reasumir las responsabilidades gubernamentales de mantener la paz pública en cada comuna.

Pero aparecen retos en el camino para lograrlo: el de mejorar el gobierno, evitando la corrupción, y como consecuencia la programación y el gasto eficaz y eficiente del presupuesto público. De otra forma, prevalecerá la resistencia ciudadana a entregar más aportaciones a gobiernos opacos, amateurs, inhábiles y ocurrentes.

Twitter: @carce55

 

CIUDAD, DESORDEN Y DESCUIDO

2013-01-03 17.52.36

CIUDAD, DESORDEN Y DESCUIDO

Carlos Arce Macías

Comienza un nuevo año y aprovecho para vagar por algunas zonas de mi ciudad, Guanajuato. Esta urbe entrañable que se recorre a pie en cuestión de minutos, hay que verla con detenimiento, decodificarla visualmente, entenderla en cada mirada, e ir descubriendo su sentido estético, su motivo histórico. Quizás los que habitamos en ésta cañada perdemos el ojo crítico respecto al estado en que se encuentra nuestra ciudad, por eso es bueno desintoxicarse de la localidad y regresar a ella para mirarla diferente.

Con sinceridad, comento con los lectores de ésta columna el descuido que se advierte en nuestro pueblo. Está sucio, cochambroso, las banquetas tienen manchas por los lixiviados de los depósitos de basura de mano, que requieren bolsas de plástico, y como no las ponen, escurren sobre la banqueta. Muchos jardines y prados están en mal estado, con la tierra apisonada y las plantas moribundas, se nota que ningún jardinero municipal ha rondado por ahí. Hay partes de la calle Subterránea que deben ser repintadas, se ven sucias.

La ciudad no esta debidamente balizada (pintura de pretiles de banquetas y señalamiento de pasos de peatones), en esos sencillos detalles se nota la carencia de cuidado. El mercado Hidalgo está destartalado y su pintura descarapelada.

Los anuncios comerciales son un desastre. Letras, colores, carteles, tipografía y dimensiones no fueron debidamente revisados y aprobados. Existen anuncios de todo tipo, que desentonan gravemente con la arquitectura del casco histórico, como los carteles colgados en la Basílica y en la fachada del Museo del Quijote. No hay orden. El colmo, la Plazuela de los Ángeles se convirtió en armonioso entorno a un anuncio de grandes dimensiones: “Men´s Fashion”. De pena.

La señalética es deplorable. Guanajuato está repleto de placas con señales que no conducen a ninguna parte. La contaminación visual es extensa; el trayecto de mi domicilio al centro y regreso (3.5 Kms), presenta más de 100 diversas placas indicativas. Pero los señalamientos también están mal planeados. Pongo un ejemplo, los letreros frente al estacionamiento del Patrocinio, que intenta proporcionar, a un tiempo, siete diversas rutas. Las flechas indican que se puede ir a la derecha, izquierda, hacia arriba y ¡hacia abajo! Pero lo más extraño es que el anuncio no se encuentra en la visual del conductor  que transita por la calle subterránea, ya que se encuentra ubicado paralelo a ésta, de flanco. Retaría a cualquier turista a que, siguiendo los actual letreros, pudiera llegar al sitio, monumento u hotel deseado. Resulta imposible.

El comercio informal está desbordado. Falsos indígenas, vendedores ambulantes, puestos semifijos y fijos, están establecidos por toda la ciudad y sobre todo en su casco histórico, patrimonio de la humanidad. Los espacios públicos han sido brutalmente expropiados a los ciudadanos, a favor de vivales y en detrimento de los comerciantes formales. Eso no es comercio, es gandallismo tolerado.

Y de obra pública ni hablemos. La calle Sangre de Cristo se re urbaniza “al pasito”. No se trabaja el fin de semana ni doble turno. Al cabo nos sobran calles a los guanajuatenses, y luego del descocado “arreglo” de Belaunzarán, ésta vía ya no se puede utilizar en doble sentido cuando era imprescindible. ¡Patético!

Nuestra ciudad contrasta con el cuidado que se nota en San Miguel Allende, en donde el tejido social, fuertemente influido por la colonia de extranjeros que ahí habita, presiona fuertemente a la autoridad local para que haga valer las reglas de operación de la ciudad, y para que se atenga todo mundo a ellas. Aquí no sucede lo mismo. La autoridad ni administra ni pone orden, y tal parece que ya todos le tomaron la medida. ¿Acaso alguien gobierna por aquí?

carlos.arce.macias@gmail.com

Sígueme en twitter: @carce55