ACOTAR A LOS EJECUTIVOS

Carlos Arce Macías

Tuvieron que rodar las cabezas de varios monarcas absolutistas, para que se abriera la oportunidad al avance civilizatorio, que significó la formación de gobiernos divididos con contrapesos institucionales que acotaran a los monarcas. Luego vino Charles Louis de Secondat, barón de Montesquieu, que, en los mediados del siglo XVIII, en su célebre obra “El Espíritu de las Leyes” (1748), presentó la novedosa idea, ya bien acabada, de un gobierno dividido en tres poderes con el objeto de que estos se revisaran y balancearan entre sí, evitando los abusos de cada uno, pero especialmente del Ejecutivo.

Genio al rescate

En estos momentos, el eje de la discusión de la elección del próximo 6 de junio es precisamente la necesidad de limitar al Ejecutivo Federal, que nos presenta un cuadro de franca inestabilidad emocional y mental, conduciendo de manera temeraria al país, hacia zonas de peligro inminente.

Pocas veces se había hecho tan urgente, establecer un cerco a las ocurrencias del presidente de la República, que, respaldado por su mayoría parlamentaria, toma decisiones riesgosas a toda hora, contrarias a las más básicas formas de un gobierno democrático y republicano. Utilizando su control sobre el legislativo, expone la intención de apoderarse del Judicial, a fin de tornarse en un autócrata clásico.

Por eso, una conjunción de esfuerzos multipartidarios, intentan lograr, en la próxima elección la mayoría en la Cámara de Diputados, para evitar el mal uso de los recursos públicos a través de los presupuestos, reformas legales anticonstitucionales, y la exigencia de rendición de cuentas. Apegarse a los postulados de la teoría clásica de Montesquieu.  

El asunto resulta urgente, ya que la economía, la salud, las inversiones y los empleos de los mexicanos, se encuentran amenazados por el delirio de un gobernante casi sin frenos, decidido a ejecutar su voluntad, más allá de la prudencia y el mandato constitucional que le fue conferido.

Cerco a las ocurrencias

Día a día, un grupo cada vez más nutrido de ciudadanos, se percatan del peligro de tener un gobernante sin rienda, que, respaldado en una bancada partidista lacaya, arroje a la sociedad al precipicio, a la violencia y al gasto imprudente en obras innecesarias en plena emergencia sanitaria. Hay que acotar al gobernante, no hay duda al respecto.

Y es entonces cuando surge la interrogante, respecto a otros ámbitos de gobierno, ya que lo que aplica para el nivel federal, vale también para el espacio estatal. Y aquí inicia una importante reflexión para los guanajuatenses. ¿Por qué tan exigentes con el presidente, mientras en nuestro estado se vive la misma condición?

Seamos claros, el gobernador cuenta con una legislatura subordinada, a imagen y semejanza de la federal. Su mayoría partidaria funciona como reloj, a la hora de cumplir instrucciones provenientes del Ejecutivo. ¿Han oído a algún diputado apartarse un ápice del designio del gobernante? La sumisión es preocupante.

Y ahí van tres ejemplos prístinos. El primero tiene relación con la violencia brutal que padece el estado. Luego de muchos años de detentar el puesto de encargado de la seguridad pública, el cuspio secretario continúa en el cargo, sin reclamo alguno, en tanto los ciudadanos agraviados por las desapariciones forzadas, pala en mano, agujeran la tierra guanajuatense en busca de los cadáveres de sus familiares. Tétrico, por decir lo mínimo. ¿Y el Congreso? Silencio.

En busca de sus muertos

Por si no bastara el negro panorama de inseguridad y violencia, el veterano fiscal, encargado de la persecución de delitos, cuya biografía ya se publica en el Washington Post, para vergüenza nuestra, sigue tan campante, sin que los diputados chisten y protesten. No se vaya a molestar el Ejecutivo y los aperciba.

En cuanto al gasto, tranquilamente se decide disponer de cientos de millones de pesos, para intentar comprar un vetusto estadio, al par de pícaros que se lo transaron. Sin embargo, el gobernador persiste en sus ánimos de compra sospechosa. Fíjense bien: mientras el presidente de la República decide comprar estadios de beis bol, el gobernador de Guanajuato quiere comprar estadios de futbol. Iguales ¿o no? Y los congresos… bien, gracias, sin hacer su trabajo de imponer el equilibrio y la sensatez sobre las ocurrencias y abusos de los ejecutivos.

Urge cambiar la composición del Congreso del Estado, para también acotar al autócrata local. Piénsenlo a la hora de votar por los diputados estatales. Quién gobierna sin contrapesos siempre será un peligro.

Sumisión legislativa
Anuncio publicitario

DEMOCRACIA, LOS OTROS CAMINOS

Carlos Arce Macías

Me referiré al reporte del Instituto Berggruen, dedicado a estudios sobre gobernanza y sus desafíos en el siglo XXI, denominado: “Renovar la Democracia en la Era Digital”. Esta institución, patrocinada por el inversionista Nicolas Berggruen, ha logrado convocar a una serie de intelectuales y políticos muy acreditados, para pensar en los problemas que enfrenta la democracia en un mundo tecnológicamente diferente y diverso. El Think Tank Berggruen ha reunido a personajes como Anthony Giddens, ex director de la London School, Helle Thorning-Schmidt, ex primera ministro de Dinamarca, Nathan Gardels, director de The World Post, la página digital del Washington Post, Mario Monti, ex primer ministro de Italia, Jamie Susskind del Centro de Internet de la Universidad de Harvard y Francis Fukuyama, director del Centro de Desarrollo Democrático y Estado de Derecho de la Universidad de Stanford, entre otros.

Repensar la democracia

La democracia no puede continuar por la ruta tradicional de representatividad que ha prevalecido desde la Revolución Francesa hasta nuestros días. Si bien se trata de una idea luminosa, la disrupción tecnológica a la que estamos sometidos nos obliga a repensar el tema en un nuevo entorno.

La producción de conocimiento, que en cuestión de días supera a los 4000 años anteriores, el uso intensivo de redes sociales, la comunicación instantánea de noticias, y la utilización de plataformas gubernamentales y privadas, convierten en obsoleto el sistema de representación. Mientras los partidos políticos pierden adeptos por minuto y son socialmente despreciados porque los ciudadanos identifican las distorsiones entre lo que ellos piensan y el actuar de los políticos, siempre impulsados por otros intereses y sus ambiciones personales. El sistema está reventando.

Helle Thorning-Schmith y Anthony Giddens

Bajo estas condiciones, la democracia que conocemos no funciona. Requiere ajustes importantes. Así lo indican las encuestas en donde se advierte la baja en los intervalos de confianza acerca de la necesidad de vivir en un sistema democrático, lo que, por desgracia, ha abierto opciones a favor de ideas extravagantes y populismos nocivos.

La respuesta no se encuentra en el abandono a la idea democrática y la adhesión a regímenes totalitarios, sino en su profundización, utilizando las nuevas tecnologías, para absorber y responder a la diversidad de modalidades que la participación ciudadana va exigiendo, para cerciorarse que de verdad se vive en democracia.

Tecnologías para la participación amplia

Los pensadores de Berggruen, proponen realizar tres acciones fundamentales: renovar la cohesión social, reconstruir la plaza pública en la era digital, y renovar las instituciones democráticas. La primera estrategia nos invita a imponer el postulado de la tolerancia dentro de la sociedad, el aprendizaje y discusión respetuosa de ideas en una comunidad diversa. Abandonar el sectarismo y la radicalización, reconquistando el centro político, la zona de encuentro fraterno, que se convierte en una obligación para los ciudadanos de este nuevo siglo.

Reconstruir la plaza pública, adoptando las tecnologías digitales, presupone a su vez la recuperación de la verdad, optando por el sostenimiento y financiación del periodismo local y de investigación, necesarios para garantizar una critica certera.

REFLEXIÓN colectiva basada en redes

Renovar a las instituciones democráticas, provoca a la imaginación a pensar en nuevos entornos participativos como el llamado crowdlaw, o “colaboración abierta y distribuida” para relacionarse con los ciudadanos a fin de tomar opiniones y propuestas, así como vincularlas a los procesos de construcción de políticas públicas y de formulación de leyes. Otra ruta es la utilización de Asambleas Ciudadanas, cuyas propuestas son vinculantes a las acciones del gobierno; y que permiten discutir y manufacturar planteamientos sobre temas muy sensibles como aborto y eutanasia, bajo criterios de razonabilidad y conocimiento profundo de los temas, a través de procesos de mediano plazo y contando con expertos en mediación. Irlanda, por ejemplo utilizó esta herramienta de forma exitosa.

Así avanza el nuevo pensamiento sobre la democraciaen el siglo XXI. Más nos vale reflexionar en el tema, especialmente a un Congreso que debería interesarse en cuestiones de punta, para sortear con éxito los nuevos tiempos.

Huelga por el cambio climático, Londres

RECUENTO Y DECEPCIÓN

Carlos Arce Macías

Comienzo pidiendo una disculpa por utilizar la primera persona en este texto, pero el relato la requiere. Intento describir, desde la experiencia personal, la saga que mi generación ha vivido para lograr la transición democrática que requería Guanajuato y el país.

Mis padres fueron panistas de larga data. Se conocieron en el PAN en 1952. Desde la remota infancia y posteriormente durante mi juventud, los relatos sobre elecciones y los reclamos al autoritarismo del régimen, eran usuales en conversaciones de sobremesa y pláticas familiares. Así me enteré de cómo la firma de mi madre, fue alterada durante la campaña, en Guadalajara del doctor Ramiro González Luna, dándole el triunfo al PRI; al substituir fraudulentamente el acta de la votación distrital.

No olvido el enojo de mi padre, cuando fue representante del PAN en una sección electoral rural, y regresó agraviado porque un grupo de delincuentes llegó a la casilla, pistola en mano y apuntándole, se robaron las urnas en las que aparentemente iba ganando la oposición.

Llegaron los tiempos de universidad, y con ello el reencuentro con Luis Felipe Bravo en la Universidad de Guanajuato. Comenzó la lucha dentro del claustro universitario por acotar la captura de liderazgos estudiantiles para el PRI, hasta desembocar en el movimiento de “Anarquía Feliz”, con el que acabamos las elecciones de “mesas directivas” en la escuela de Derecho. Bravo Mena las calificaba como elecciones“canchancleras”, que debían ser abandonadas por rancias y arcaicas. Ganamos.

En 1988 comenzó la campaña de Manuel Clouthier a la presidencia de la República. Su apasionado discurso y su firmeza, en compañía de un personaje singular, Vicente Fox, me convencieron totalmente de que había que participar en la contienda electoral ayudando a mi partido, el PAN. Allí reencontré a un viejo conocido de la familia, Diego Fernández de Cevallos y conocí a Carlos Castillo Peraza.

Luego arribé a la regiduría del ayuntamiento de Guanajuato, a comenzar la dura lucha local contra la corrupción galopante de la administración municipal, bajo la batuta de un arquitecto que se auto asignaba, descaradamente, obra pública. Al mismo tiempo asumía funciones de asesoría jurídica en el comité estatal del PAN, en apoyo de la temprana campaña de Fox por la gubernatura de Guanajuato. Me tocó enfrentar el desaseo electoral, ver de cerca la operación fraudulenta de la elección, fui testigo de decenas de contiendas electorales municipales, en las que algunos panistas llegaron a abrazarse por muchas horas de las urnas, para evitar así el conteo de boletas ilegales introducidas mediante la técnica del taqueo. Fue una contienda sorda y compleja, que la viví como representante del partido en la Comisión Estatal Electoral. Días continuos sin dormir, armando denuncias electorales, mientras comenzaba la resistencia civil y las marchas multitudinarias hacia la capital del estado, para cercar al tribunal electoral. Después vino la caída del sistema y el interinato de Carlos Medina en Guanajuato.

Ya como diputado estatal, tuvimos que solventar las maquinaciones de 22 diputados priístas contra solo 7 panistas. Con mucha vehemencia defendimos la gestión de Carlos Medina Plascencia contra los bloqueos y ataques parlamentarios, urdidos muchos de ellos desde el propio gobierno estatal. Finalmente nos avocamos a diseñar una propuesta innovadora para realizar elecciones, inspirados en las organizaciones de países como Costa Rica, Uruguay y Chile. Fue una gran iniciativa, construida con cuidado, que merecería una puntual investigación histórica. Tramitamos la aprobación de una nueva ley electoral en intrincadas y difíciles discusiones con la Secretaría de Gobernación al mando de Jorge Carpizo y su asesor principal: Fidel Herrera Beltrán. Después hubo que acudir a pactar con el PRI, liderado por José Francisco Ruiz Massieu. Medina Plascencia lo concreto un día antes del asesinato del destacado político tricolor.

Vinieron luego tiempos memorables con la formación de la Asociación Mexicana de Municipios (AMMAC). La brillante gestión de muchos alcaldes panistas, decididos a terminar con la corrupción local y modernizar sus administraciones, desterrando cualquier posibilidad de moches y deshonestidades. Destacaron Héctor Osuna, Ramón Galindo, Rogelio Sada y el inolvidable Eliseo Martínez. Gran parte del triunfo del 2000 se debió a las buenas y decentes administraciones municipales, iniciadas por Ruffo, Barrio y Medina, y secundadas por otros gobiernos serios y honestos.

En 1995 llegaron las nuevas elecciones para elegir gobernador. Vicente Fox barrió en esa elección, y no se requirió, como en 1991 sustentar una defensa del triunfo de Acción Nacional. No quise incorporarme al gabinete local. Decidí continuar mi labor como director ejecutivo de la asociación de municipios, asesorando jurídicamente al gobernador del estado en consultas puntuales.

Nuestra llegada a la LVII legislatura federal, en 1997 marcó un hito histórico. Por primera vez el PRI perdió parte de su poder, al dejar de tener el control del presupuesto. Hubo muchos problemas para coordinarnos como oposición y lograr darle gobernabilidad a un gobierno seriamente herido. Propusimos entonces reformas para profundizar al federalismo y al municipalismo con la creación, a solicitud de Medina Plascencia del famoso ramo 33 del presupuesto federal. Tuvimos también que pasar tragos amargos y aprobar el FOBAPROA. Descubríamos que en los gobiernos hay más momentos malos que buenos.

En el año 2000 terminó mi participación en la política guanajuatense. También abandoné las actividades en áreas políticas para dedicarme a aprender cuestiones de derecho y regulación que solo pueden ser comprendidas en ciertas zonas de la administración pública federal. Siempre me he conducido con congruencia y manteniendo mi convicción por los ideales que enmarcan la actuación panista. Trabajo actualmente para solventar mis necesidades familiares, no me hice rico durante mi desempeño en la administración pública. Mi orgullo y el de mi familia son la honradez y el esfuerzo realizado para servir al país.

Este es solo el recuento de los afanes personales para lograr un mejor gobierno, pero habría que multiplicarlo por miles de personas que sacrificaron tiempo familiar, dinero, esfuerzos y conocimiento por imponer la democracia en Guanajuato, hacer efectiva la separación de poderes y la representación política de los ciudadanos.

Por lo anterior, resulta profundamente decepcionante ser testigo de la conducta de los actuales diputados estatales panistas, en uno de los eventos más vergonzosos que he contemplado durante mi larga vida política: la comparecencia ante el Congreso del Estado del Fiscal General. Las loas, los apoyos, las delicadas salutaciones y el embeleso utilizado para dirigirse al “Señor”, dan nausea, su apoyo, vómito. Mientras, 31 guanajuatenses eran acribillados en las últimas horas. Sangre.

Única pregunta a contestar: ¿Sus resultados?

GUANAJUATO CAPITAL, EL OTRO VIRUS

Carlos Arce Macías

El ataque viral que sufre la humanidad nos está haciendo vivir experiencias inéditas como sociedad. Todo está cambiando a pasos acelerados. La nueva realidad exige esfuerzos innovadores para adaptarnos a las nóveles circunstancias. La emergencia está sobre nosotros, solo la solidaridad y la promoción de nuestras virtudes cívicas nos sacarán a flote.

Coronavirus

Y sin temor a equivocarnos, el cultivo de la confianza mutua intracomunitaria, es la primera etapa para librar con donaire el reto de salud y miedo. De ahí que la confianza se convierta en un requerimiento enormemente valorado. No nos equivoquemos, es la certidumbre en el prójimo lo que siempre ha puesto a flote a la humanidad frente a la adversidad. De ahí que una y otra vez, aunque vapuleados, nos hemos levantado para continuar la senda de la civilización.

En Guanajuato Capital, esperamos pronto el ataque del famoso coronavirus. Ante las advertencias, poco a poco la ciudad empieza a apagarse, asumiendo la recomendación de aislarse en sus casas. Se abren entonces momentos para la reflexión sobre el entorno y sus descomunales problemas, y en como guiamos y mantenemos nuestro municipio, nuestra casa común, en este ambiente amenazante. Es entonces, cuando descubrimos que nos encontramos bajo la grave amenaza no solo de uno, sino de dos virus, cuya combinación puede ser avasalladora.

El COVI-19 es ya famoso, y estamos repletos de información sobre él. Sabemos que en ciertos individuos puede ser mortal, y que las medidas que se tomen tienen el efecto de retardar la infestación. El peligro real, no es la enfermedad que provoca el virus, sino la posibilidad de morir, por la saturación de los servicios de alta especialidad.

Pero también la sociedad de Guanajuato Capital ha detectado otro bicho, agresivo, nefasto y que nos pone en peligro como colectividad ante esta terrible pandemia. Se trata de nuestro alcalde, Alejandro Navarro, quién no desperdicia oportunidad para cometer torpezas y abusos. Su gestión comenzó como un chiste, pretendiendo que los turistas que llegan a Guanajuato Capital sean solo los ricos y despilfarrados, proponiendo ahuyentar a los parias hacinados en camiones destartalados que visitan la ciudad con lonche. El chascarrillo, que alcanzó repercusión nacional, resultó un insulto para todos. Pero eso solo fue el comienzo, la saga continuó.

Que vengan los ricos…

Conforme ha transcurrido su administración, Navarro ha testimoniado no solo su incompetencia, sino su mala fe y su aviesa predisposición a sacar ventajas del cargo, por medios inconfesables, pero conocidos por los ciudadanos. Ya se ha acumulado una larga lista de equívocos, desatinos y acciones dolosas, colmando la paciencia de los habitantes de la cañada. Decimos basta.

El nefasto funcionario usa las patrullas para ser conducido, junto con sus cuates al juego de futbol en la vecina ciudad de León; se hace el occiso ante la omisión del cobro multimillonario de derechos a un privilegiado medio de comunicación capitalino; impone aumentos estratosféricos de cuotas a los comerciantes ambulantes y locatarios de los mercados; se encapricha en construir oficinas administrativas municipales en áreas ecológicas.

No para ahí. En la última semana el edil fue descubierto por nuestro periódico AM. He aquí que, para publicitarse como gobernante dadivoso, compró veinte mil pares de zapatos para repartir a niños estudiantes. La vergonzosa maquinación fue descubierta: compró al doble de precio los zapatos, quedando al descubierto el monto del moche obtenido en la maniobra: 50%, equivalente a un milloncito. Para hacer más patética la cuestión, los zapatos resultaron chanclas desechables, que se desbarataron a la primer puesta.

Descubierta la tranza

En el edén de Navarro el ordenamiento territorial ha sido una inconmensurable oportunidad para tracalear usos de suelo y asignar, previa dádiva, lotificaciones, permisos de venta, cambios de uso de suelo y licencias de construcción indebidas. Acompañado de su secuaz favorito, el alcalde se alió a depredadores del medio ambiente, autorizando premisos para desarrollos urbanos en la mismísima sierra de Santa Rosa, en el área natural protegida del la presa de La Purísima, y en el margen de preservación ecológica del Camino Antiguo a Marfil.

Como lo ha denunciado el Observatorio Ciudadano de Guanajuato, el desleal munícipe ha traicionado su lucha por mantener la integridad paisajística y ambiental de La Bufa y cerros colindantes, al obsequiar sendas autorizaciones a algunos propietarios, para que comiencen a urbanizar (Oficios DAU 1730/2019 y DAU 0654/2019). Larga y desgastante lucha nos espera a los habitantes de Guanajuato para defender los cerros emblemáticos de la ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Pero sigue la mata de la corrupción, dando frutos en el municipio capitalino. Aprovechando el acceso a la vieja presa de Burrones, en donde nunca se construirá la llamada presa de la Tranquilidad, el gobernante, en claro conflicto de interés ha conminado al IMPLAN a que le sean otorgados cambios de uso de suelo para urbanizar la zona. Los terrenos pertenecen a… atinó, a un familiar. Curiosamente el presupuesto de este año asigna a “limpieza” de la presa catorce millones de pesos. Todo cuadra para el agandalle.

La trompicada administración carente de orden y rumbo, ha repercutido en el seno del ayuntamiento. Ahora se encuentra dividido entre los incondicionales y cómplices del alcalde y sus opositores, hartos del bandidaje desatado en el espacio municipal. Los enfrentamientos han ido escalando al punto de generarse fuerte discusiones entre el presidente y los regidores y sindico, especialmente representantes mujeres. Y es aquí en donde ha quedado rebelado el carácter machista, lo que faltaba, del funesto funcionario. Con inusitada patanería ha infringido agravios a sus compañeras de cabildo. Enojado porque le niegan su voto, usa el espacio de asuntos generales para reconvenirlas airadamente por su desencuentro, en asuntos mal planteados o respaldados por obscuras razones.

Pobrecitas…

La instalación de un aceitado sistema de corrupción en el municipio, es notorio desde hace varios trienios. Pero nunca había llegado tan lejos, ni hecho alarde de tanto descaro y cinismo. Hoy Guanajuato y los municipios en general, requieren ser gobernados por los más capaces y talentosos perfiles políticos para poder librar la severa crisis que se aproxima, esforzándose por sostener los servicios elementales y reordenando la administración y sus finanzas. No hay espacio para traidores, porque los funcionarios corruptos son eso, traidores sociales que depredan los recursos de todo un pueblo, en el momento de mayor apremio.

Otra más. El municipio de Guanajuato no debe ser endeudado para construir un museo para exhibir cadáveres; ni siquiera son capaces de comprar zapatos a buen precio, imagínense los moches por los contratos de proyectos ejecutivos y obra pública. Por cierto, el municipio carece de una contraloría funcional que vigile las responsabilidades y aplique sanciones a los malos funcionarios. Esa posición la ostenta un débil personaje al servicio de un amo. Así las cosas, las arcas municipales están abiertas ad líbitum, para que los malos funcionarios les metan mano, sin el menor temor a ser descubiertos y penalizados.

Paloma Robles denunciando desvíos

Ayer diputados federales panistas, cerraron filas y pidieron al gobierno federal tomar con seriedad la pandemia de COVID-19. Tienen razón y hay que respaldarlos. Acá en Guanajuato Capital, los ciudadanos también cerramos filas para pedirles a los diputados estatales del PAN y de los demás partidos, que colaboren para combatir el otro virus que nos atribula. Es urgente que Alejandro Navarro sea retirado del cargo ¡ya!

LOS GOBIERNOS Y UN BICHITO

Carlos Arce Macías

Una pandemia (epidemia mundial) es una dura prueba para cualquier sociedad, pero especialmente para su gobierno. En pocas semanas, comenzamos a tener un lienzo que nos plasma las fortalezas de cada dirigencia nacional y sus carencias. Iniciamos el periodo de expansión explosiva del virus y en Méxicoya estamos en fase II de contingencia. Veamos las condiciones respecto a nuestro entorno.

GOBIERNO FEDERAL.- Nos atrapa el coronavirus en nuestro peor momento. En 2018 tuvimos la oportunidad, en una reunión privada, de oír una seria advertencia del ex secretario de Salud, Julio Frenk, quién es, sin lugar a dudas una eminencia en el tema de salud pública. Informaba la peligrosa intención del nuevo gobierno, de limitar los presupuestos en el sector salud, eliminar el seguro popular y debilitar dramáticamente los servicios de control epidemiológico, lo cual acarrearía enormes peligros para el país. Nadie pensaba en ese momento que las decisiones presidenciales, al poco tiempo, llegaran a ser tan devastadoras, produciendo recortes irresponsables del financiamiento a los institutos nacionales de salud, al IMSS y al ISSTE. En los últimos meses, el deterioro del sector se ha ido agravando a límites impensables, como el desabasto de medicamentos para el tratamiento de cáncer en niños. El ambiente que se respira hoy en el sector, es de desánimo superlativo.

Julio Frenk

Todo el sistema sanitario ha sido criminalmente debilitado y es entonces cuando aparece en el horizonte uno de los retos mas estremecedores para la vida humana, en esta década por lo menos: el coronavirus COVID-19. Y nos toma a los mexicanos en el momento más inoportuno, con un sistema de salud destruido y descabezado (en los hechos no hay Secretario de Salud) y bajo el antecedente de que el subsecretario López Gatell, encargado del tema, es mal recordado por sus nefastas indecisiones durante la epidemia de Influenza H1N1 de 2008. Por otra parte, nuestro aparato científico está hecho trizas por una política científica torpe que intenta ser sustituida con “limpias” de chamanes, en lugar del apoyo serio y decidido para la ciencia y la tecnología.

Bajo esta reflexión, el entorno federal nos anuncia un desbarajuste burocrático, que difícilmente conducirá a buen puerto nuestra nave. La grave situación no es en sí la enfermedad, sino el colapso de los servicios de terapia intensiva y hospitalarios, que por insuficiencia conducirán a un incremento notable de defunciones. Los cálculo actuariales más recientes corridos bajo un modelaje del Instituto Tecnológico de Massachussets(MIT) arrojan más de 700,000 muertos para el país en caso extremo, si no se toman las medidas adecuadas. Pero el presidente es terco y obstinado, y aparte lo festina, resistiéndose a adaptarse a la implacablerealidad, apostando mejor por su ilusióntransformadora. Mal para todos.

López y López

GOBIERNOS ESTATALES.- Las condiciones de los gobiernos estatales son diversas. Aquí juegan las aptitudes organizacionales y profesionales de cada administración estadual. Pero por lo menos un puñado de entidades, las más reacias a aceptar la destrucción institucional generada desde el centro, tendrán que hacer acopio de presupuesto y disposición de servicio de su personal, para paliar la disfunción del gobierno nacional.

La experiencia china rebela que la clave para controlar los efectos más nocivos de la enfermedad es la detección temprana de portadores iniciales dentro de una circunscripción. A eso deben de avocarse los esfuerzos estatales, a contener el contagio y a mantener operativo su sistema de salud para los casos de alta gravedad.

Las universidades y particularmente las escuelas de medicina y enfermería deben participar activamente en estas acciones. Los servicios de emergencia deben estar capacitados, equipados y listos para acudir a los llamados de auxilio. La organización para procesar pruebas de infección del virus, llamada PCR o Acción en Cadena de Polimerasa, debe de ser surtida, verificada y aplicada con máxima precisión, de ello dependen cientos de vidas. Todas las medidas oportunas que atrasen el contagio masivo deben de ser desplegadas.

Inteligencia Epidemiológica, Guanajuato

GOBIERNOS MUNICIPALES.- Como siempre, la parte más ruda recaerá en el gobierno local. Su desafío será el de mantener operativos los servicios municipales, especialmente el suministro de agua, para propiciar la higiene que recomiendan los especialistas de la salud. Los grupos más vulnerables y con mayores riesgos clínicos, serán los más susceptibles de padecer contagios intensivos, habrá que tratar de neutralizar esta correlación.

Es en ámbito comunitario en donde se gesta y se puede administrar de mejor forma el monitoreo de casos sospechosos. Nadie conoce mejor el territorio que el gobierno municipal, es por ello, que resulta el más propicio para planificar las rutas de las brigadas de salud. La cobertura de datos e información con que cuenta una alcaldía por la simple acción de vigilancia de la policía municipal, la convierte en el medio idóneo para intentar detecciones tempranas de portadores.

Mantener el gobierno operativo, a partir de ahora, requiere sobre todo de medios electrónicos que eviten la presencia física y aglomeración de los usuarios en ventanillas y despachos. Es un buen momento para engrasar los procesos digitales de trámites, para poder funcionar de manera más o menos normal. Son sistemas, que contando con firma electrónica avanzada, por ejemplo, presentan la ventaja de evitar la manipulación de expedientes y hojas de papel, en las que viaje el coronavirus cómodamente. Los avances tecnológicos pueden aportar rutas seguras para continuar trabajando con cierta regularidad, mientras la emergencia pasa. Las reuniones virtuales y los trabajos home office deben acoplarse a nuevas rutinas. Lo importante es que los servicios fundamentales se mantengan en funcionamiento.

La ciudadanía digital reduce riesgos

La pandemia que enfrentamos, mostrará con crudeza todas las fallas administrativas de nuestras instituciones, especialmente en el área de la política pública de salud. Como siempre el abandono de los servicios que cubren emergencia, irresponsablemente desdeñados por los municipio, se evidenciarán sin clemencia. Las capacidades de suministro de víveres y energéticos debe de ser garantizada y la vigilancia de PROFECO, en cuanto se declare emergencia nacional, debe de iniciarse para evitar aumento injustificado en los precios de los alimentos e insumos de primera necesidad.

Gobiernos municipales infames, cuyo único impulso es la corrupción, no tienen cabida en momentos tan críticos para la vida local. Se requiere apresurar el recambio, especialmente de alcaldes ineptos y desleales con su pueblo. No debe de tolerarse los gobiernos-botín, tan propensos a los moches, como los que se han instaurado en muchas localidades. Aquí el trabajo de los congresos estatales para proceder de manera urgente a revocar mandatos, debe darse de inmediato. La verificación de una correcta aplicación del gasto es imprescindible para tener un desempeño más eficiente. No estamos jugando, los malos gobernantes deben ser remplazados lo más rápido posible. De esa medida dependen las capacidades de una comunidad para enfrentar en mejores condiciones la crisis que tenemos encima.

Compra de zapatos al doble de precio y baja calidad

Finalmente, solo a través de una coordinación de acciones intergubernamentales, se podrán lograr avances efectivos para combatir el proceso pandémico, en tanto la ciencia avanza y nos suministra las vacunas o los medicamentos para combatir la nueva mutación viral. Ojala que el residuo de científicos que han sobrevivido al acoso del actual gobierno central, puedan hacer algo para engancharnos al tren de la innovación, en que viajan los países avanzados, en pos de eliminar el terrible bichito que nos amenaza mortalmente.

Detección y contención del contagio

REGULACIÓN PATROCINADA

Carlos Arce Macías

 

De verdad, desespera constatar la falta de talento y de imaginación que se consigna desde el Congreso del Estado, especialmente por la fracción mayoritaria, la del PAN, que es la que mayor responsabilidad asume, para la buena conducción de las tareas legislativas y de rendición de cuentas de los gobiernos bajo su supervisión.

 

Recientemente se presentó , con bombo y platillo, una de las piezas legislativas más ramplonas que hemos tenido frente a nuestro escrutinio. Dejemos a un lado la pesadísima carga política, que a instancias de Miguel Márquez, se dejaron imponer los diputados azules, asumiendo como propia la ratificación de un fiscal supercarnal, a todas luces impresentable.  Demos vuelta a la hoja.

 

Por voz del diputado Miguel Salim, Acción Nacional presenta una partitura legal para regular, así lo aprecian ellos, uno de los fenómenos más peligrosos y nocivos para la sociedad moderna: las plataformas digitales de hospedaje. Tarde se les hacía para atender ese urgente reto de protección, mientras la inseguridad continúa campeando en el estado.

 

Seguramente usted, ciudadano, no podía conciliar el sueño ante la rudísima acción 24 por 7 de comercio electrónico, que sustentan sistemas digitales como el de “AirBnB”, en donde de forma muy sencilla se puede contratar hospedaje en cualquier país y ciudad del mundo a un buen precio. La ventaja es simple: el entorno sobreregulado, fue superado, de un plumazo, por la innovación, afectando, en beneficio de los consumidores, el precio de los servicios de hospedería, y abriendo, a su vez, ese mercado a una gran cantidad de personas ofertantes. Eso hacen que bajen los precios.

 

Fíjense bien. Hoy se puede comerciar una recámara, de manera sencilla, práctica y segura, de forma global, gracias a estas plataformas. De esta manera, con una pequeña inversión, los ciudadanos pueden acceder al mercado, y obtener beneficios de él. Antes estaba proscrito para ellos, ya que solo la hotelería podía brindar estos servicios, bajo la supervisión, casi siempre corrupta, del gobierno. 

 

Pues bien, ante la generalización del uso de plataformas digitales como AirBnB, y el beneficio para los ciudadanos comunes y corrientes, Acción Nacional ha iniciado, con saña, una cruzada legislativa para acotar los derechos de las personas a comercializar sus inmuebles de forma eficiente y a bajo costo. 

 

La denominada iniciativa de “Ley de Hospedaje por Plataformas Digitales del Estado de Guanajuato” es un instrumento diseñado para la protección del gremio hotelero. Bajo la misma ecuación Uber-taxistas, se repite en este caso, AirBnB-hoteleros, en el formato de una protección indebida e indecorosa a un grupo de interés, que cuida con celo sus utilidades. Triste, el grupo parlamentario del PAN, insistente en implementar, al pie de la letra, las instrucciones del manual para llevar a cabo suicidio político.

 

La industria hotelera en Guanajuato, ha crecido explosivamente. Los hoteles se han multiplicado por doquier. León es ejemplo claro de una industria en auge, al igual que en Silao y en el resto del corredor industrial. San Miguel de Allende y Guanajuato, no obstante la dudosa rectitud de sus gobiernos, han aumentado su oferta hotelera. Si hay problemas a la vista en el sector, se deben a la torpeza del nuevo gobierno federal, no a las plataformas digitales de última generación

 

La iniciativa de Ley de Hospedaje, no es más que una pieza diseñada para limitar la oferta de espacios en renta, de la plataforma de AirBnB en Guanajuato. Se impone un rosario de trámites, en manos de los ayuntamientos, muchos capturados por el gremio hotelero. Así quedará a su antojo, decidir quién puede y quién no, usar la plataforma. En Guanajuato Capital, por ejemplo, el alcalde-hotelero es el impulsor de la iniciativa.

 

No me desvío más. Va la sarta de trámites que se intenta imponer, para hacer naufragar a AirBnB:

 

1.- Cumplir con lo establecido en la Ley de Hacienda (Impuesto de hospedaje).

2.- Registro en el Padrón Municipal, que se creará ex profeso, mediante un reglamento especial. Agárrense.

3.-  Llenar una solicitud y estar inscrito en el Registro Federal de Contribuyentes.

4.- Si son personas morales, acreditarse mediante su Acta Constitutiva.

5.- Una vez presentada la solicitud, esperar la “Visita de Inspección de Hospedaje”.

6.- Obtener la “Autorización Municipal” (lo que esto signifique). 

7.- Obligación de informar tarifas, y obligación de entrega, al momento de admisión y registro, de un comprobante. 

8.- Exhibición de tarifas en el lugar del servicio.

9.- Contratación con una Compañía de Seguros de una póliza contra riesgos.

10.- Registro ante la Secretaría de Turismo, del Reglamento Interno del establecimiento.

11.- Exhibición en cada habitación, en su caso, del Reglamento Interno.

12.- Cumplimiento de las medidas de Protección Civil (A discreción).

13.- Contar con la licencia de Uso de suelo, correspondiente. Ojo en este requisito, hay trampa, ya que se anularía, casi totalmente, la posibilidad de ofrecer el servicio en zonas que no cuenten con uso de suelo comercial.

14.- Atenerse a los Lineamientos que en un futuro dicte la Unidad Estatal de Protección Civil. Ya los conoceremos.

15.-Se otorga a la Secretaría de Turismo y a los ayuntamientos, sí, ayuntamientos, la facultad de recibir las denuncias de los usuarios. Nueva función municipal.

16.- Sujetarse a los principios, estrategias y prioridades  previstas en el Programa Nacional de Turismo, Plan Estatal de Desarrollo y Programa de Gobierno del Estado.

17.- Contar con un Libro de Registro de Quejas y Sugerencias, registrado y foliado por la Secretaría de Turismo, con un Instructivo adjunto de cómo debe de ser utilizado. Se harán revisiones al bendito libro, durante las visitas de verificación de la Secretaría de Turismo.

18.- Obligación de notificación al ayuntamiento, del cambio de cualquier dato o documentos que avalen el registro.

19.- Sujetarse a las disposiciones de conciliación que marque el ayuntamiento. Aparte de recibir denuncias, también conciliará.

20.-Sujetarse y pagar las sanciones que se impongan por violaciones  en materia de Uso de Suelo, por el ayuntamiento. Les advertía, mucho interés en este punto.

 

Habrá que correr notificación a la Organización para la Cooperación y Desarrollo (OCDE), al Banco Mundial (WB), al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), al Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), y al Observatorio Nacional de MR, instituciones inmersas en los procesos de Mejora Regulatoria, sobre la imaginativa e innovadora forma de regular, que pretende llevar a cabo el grupo parlamentario del PAN. Esto contraviniendo las recomendaciones, siempre sensatas de su fundador Don Manuel Gómez Morín, de utilizar con garbo la técnica legislativa. Seguro se estremecerá en su tumba. Es vergonzoso, esta regulación está patrocinada por un grupo de interés, para conculcar  la libertad de comercio de los ciudadanos… y huele muy mal.

SILENCIO

Carlos Arce Macías

 

Nota de Zona Franca: “Frente al reclamos por pase de Zamarripa, diputados panistas se quedan callados”, 6/12/18.

 

Al momento que los diecinueve diputados del PAN se silencian, meten su cabeza sobre sus hombros, clavan la mirada en sus teléfonos celulares, que los conducen mentalmente a otro sitio que no sea el pleno del Congreso guanajuatense, la incriminación de la oposición aumenta de tono y volumen. En el archivo de los recuerdos legislativos habrá que guardar el agravio del mayoriteo, siempre bochornoso.

 

El Congreso es el seno del parlamentarismo en nuestro estado. Esta función republicana en la que “nuestros representantes”, los diputados parlan, discuten, argumentan y entablan una esgrima de razones que debe de propiciar, finalmente, la imposición de la razón y el bienestar de los ciudadanos, sobre los intereses particulares, parciales o las “razones de Estado”, tan recurridas para concretar arbitrariedades.

 

Que conste, en perjuicio de la sociedad, la congruencia se descarta. La sinrazón, triunfa sobre la lógica, lo cual impone una falsa salida: el silencio. No hay mayor victoria en los campos de batalla parlamentaria, que el silencio del adversario, la no respuesta, el titubeo atroz ante cualquier pregunta, medianamente incisiva de la prensa: este…es que…bueno…creo…

 

La vergüenza interna, a no ser que la cachaza sea patológica, debe ser psicológicamente demoledora. Porque prestarse a sostener irracionalidades que solo tienen como soporte el voluntarismo autoritario, merma las capacidades futuras para entablar un debate con posibilidad de victoria. La inseguridad aflora.

 

La rendición de los parlamentarios a un amo, siempre tendrá costos hacia el futuro. Con grosero desprecio, han despeñado, sin misericordia alguna, las carreras políticas de un puñado de panistas, entre los que destacan valiosos perfiles, que prometían enormes posibilidad de crecimiento hacia delante. Prefirieron sacrificarlos en una victoria pírrica, obligándolos a maniobrar para imponer un indigno mayoriteo.

 

Tomen nota, no se quejen, aprieten la mandíbula, cuando el mismo trato les sea aplicado en otros congresos o en las cámaras federales de diputados y senadores. Han dado pie, los diputados panistas guanajuatenses, para utilizar la cruel y sangrienta guadaña del mayoriteo sin concesiones. Decidieron obviar las razones para respaldar un bochornoso dedazo, inmerecido para los guanajuatenses. Mañana, no tendrán escudo que los defienda, en los momentos de urgencia, cuando deberían haber demostrado independencia, congruencia y dignidad, rechazando de plano, el indebido e irrazonable pase automático del funcionario a ratificar. Prefirieron y optaron por la sumisión abyecta. Mas temprano que tarde, probarán la misma receta que han aplicado, ese será su drama.

 La república romana, fue liquidada por los césares. Pero posteriormente, muchos siglos después, renació en las Ciudades-Estado europeas. Frente al rutilante absolutismo de los reyes, la ilustración y el Siglo de las Luces, prohijó el advenimiento de parlamentos y asambleas. Las razones del pueblo, en boca de sus representantes, pusieron freno a los monarcas. Hoy el soberano de Guanajuato, silencia a los representantes populares, pero solo a los de su partido. Les impone su voluntad y los arroja al vacío. Fiscal habemus, después de mí el diluvio. Y diluvio habrá.

@carce55

TOC,TOC… MI CONCESIÓN

Carlos Arce Macías

Ecuación de Robert Klitgaard, especialista en corrupción de la Universidad de Harvard. “Corrupción igual a:  No competencia, más discrecionalidad, más opacidad”.

La ciudadanía no es boba y entiende a la perfección cuando un acto de gobierno,  que entraña un negocio multimillonario, está bien o mal ejecutado. No la engañan. También ha aprendido a olfatear el penetrante tufo de la corrupción.

Esta semana nos enteramos como el gobierno del estado, adjudicó “a dedo” una concesión de dos mil millones de pesos a la constructora Grupo México de Germán Larrea, el segundo hombre más rico del país.

La historia es la siguiente:

Toc,toc,toc…

-Buenos días señor gobernador, nos presentamos: somos ingenieros de la Constructora Grupo México, enviados del señor Larrea. Venimos a hacerle un planteamiento muy interesante que beneficiará a los guanajuatenses. ¿Nos permite presentarlo?

-Adelante, estoy muy interesado en todo lo que beneficie a mi pueblo.

-Mire usted, señor gobernador, andábamos recientemente paseando por las carreteras del estado, cuando cerca de la ciudad de Silao nos llegó la inspiración y nos dimos cuenta del problema que tienen los trailers que viajan rumbo al norte, para tomar la carretera que conecta con la federal 57. Es todo un lío. Hay que dar solución ágil a esa aglomeración de vehículos, construyendo un libramiento que parta de la carretera 45, a la altura del Puerto Interior, hacia la carretera Silao-San Felipe. Pero también pensamos, que ya hecho ese gasto, podríamos extender la autopista hasta la carretera Silao-Guanajuato, a la altura del Parque Bicentanario. ¡Sería una gran obra de infraestructura!

-Mmm, mmm, mmm, me parece muy interesante, nunca se me hubiera ocurrido la pertinencia de una obra así, ni tampoco a mi secretario de Obras Públicas. ¡Visionarios!

-Por eso, nuestro departamento de ingeniería ha elaborado la descripción del proyecto, los estudios de pre factibilidad técnica y financiera, indicando los beneficios sociales esperados y una evaluación del impacto ambiental de la obra, que deseamos poner a su consideración.

-¡Me parece una idea genial! La revisaré, pero desde ahora les comento que considero que se trata de una inversión en infraestructura de beneficio social y económico para el estado y que seguramente cumple con los requisitos de ley. ¡Me emociona! Es la primera vez que una empresa tan importante como la de ustedes, se presenta con tan benéficas y bondadosas ideas. ¡Gracias por pensar en Guanajuato!

Lo que ocurrió días después, fue recoger un oficio en que el Titular del Poder Ejecutivo daba su consentimiento (facultad discrecional) para iniciar el proceso, marcado en los artículos 17 y 18 de la Ley de Concesiones de Servicios e Infraestructura Pública para el Estado de Guanajuato (LCSIPEG), y de esa forma poder obtener, mediante adjudicación directa la imaginativa obra de infraestructura, que jamás se le hubiese ocurrido a guanajuatense alguno, a los funcionarios de la secretaría de obras públicas, a la dirección de obras municipales del Silao, o a alguna de las grandes compañías constructoras de la región.

Bueno, una vez presentada la crónica de estos extraordinarios sucesos, ruego a los lectores no infundirse de dolo y malicia, y por lo tanto desechar cualquier sospecha sobre un posible acuerdo previo y malévolo, para pactar con esa importante empresa, la entrega, sin licitación, de un suculento negocio de ¡2200 millones de pesos!, que pagarán los transeúntes de esa vía. Eso no podría pasar en este reino.

Y si en algún momento se sembrase esta duda sobre la conducción honorable del gobierno estatal, tendíamos que asumir, que finalmente, todo se debe a la pérdida de los controles republicanos más elementales. A que los guanajuatenses han perdido su derecho a la oposición, a la transparencia y a la rendición de cuentas. Que nos encontramos inmersos en un Estado fallido, donde solo cuenta la voluntad discrecional y unipersonal del Titula del Poder Ejecutivo, y nadie se atreve siquiera, a reconvenirlo por su sospechosa conducta. Porque la decisión es de él. Así está consagrado en esa ley a modo.

El resolutivo de conferir la concesión sin un proceso de competencia que ajuste el costo de la obra, no tolera escrutinio alguno. Es la voluntad del monarca, plasmada en acuerdo real. La predisposición autoritaria se evidenciaría con la negativa del Congreso del Estado, para abrir el tema y discutirlo. Resulta asombrosa la forma en que la diputada más potable de la bancada gubernamental, quién mejor ha trabajado, en dócil actitud, descarte cualquier posibilidad de revisión del asunto. Y lo más dramático, la diputación de la oposición, ni por encontrarse en plena campaña electoral, se atreve a elevar reclamo alguno al monarca. Habríamos perdido así, todo vestigio de contrapeso entre poderes. Y para hacer más dramática la situación, ni siquiera la presidenta recién nombrada, del Comité Ciudadano del Sistema Estatal de Anticorrupción, muestra asomo de indignación e interés por profundizar en el escandaloso caso. Mal inicia su gestión.

Propongo que clarifiquemos de plano la situación. Con audacia, el actual gobierno decidió proceder de acuerdo a los artículos 17 y 18 de la LCSIPEG, para generar, fuera de competenciay bajo los parámetros más escandalosos de discrecionalidad y opacidad (La concesión se conoció hasta el Jueves Santo, al publicarse en el Periódico Oficial del Estado), un enorme negocio a una empresa, que habrá gastado al final, únicamente en el proyecto ejecutivo de la obra, ya que bursatilizará la inversión en la Bolsa de Valores. Un negocio de esa envergadura, obtenido de tan fácil manera, sin tener que enfrentar un ápice de competencia con otras empresas del ramo, no suena lógico, sino metálico.

Tarde se le debería hacer al Congreso, para discutir lo siguiente:

1.- La necesidad de reformar una ley auspiciatoria de conductas poco apropiadas para garantizar una recta administración pública.

2.- La contradicción del articulo 17 del la LCSIPEG  con el 134 de nuestra Constitución, que obliga a los gobiernos a administrarse con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez, así como a adjudicar la prestación de servicios, a través de licitaciones públicas (Art. 134 tercer párrafo).

3.- La revelación de las autoridades de Obra Pública Municipal de Silao, sobre la existencia del proyecto del Libramiento Norte, desde hace varios años, lo que revelaría la inaplicabilidad del artículo 17 de la LCSIPEG (Entrevista del periódico Correo del 7/04/2018, de Cruz Sánchez con Luis Camilo Anguiano Gutiérrez, director de Obras Públicas Municipales de Silao).

4.- La secrecía que guardó el proceso de adjudicación directa de la concesión, que debería estar sujeta al principio de máxima publicidad. Pretextarán la reserva por ser un asunto en trámite.

Por lo pronto, solo hay silencio. Pero el dadivoso acto unipersonal del monarca provinciano, el lejano interés y la molicie proyectada por la Presidenta del Comité Ciudadano Anticorrupción ante un acto por demás sospechoso, así como la actitud medrosa y sumisa de los diputados estatales, agravian profundamente a los guanajuatenses. Pero estos tendrán forma de desquitarse en la próxima elección. Solo así entienden los políticos.

@carce55

LA FIESTA DEL DELFÍN

Carlos Arce Macías

Recuerdo mis primeros años de estudio en Guanajuato. Un joven político, consentido del presidente Luis Echeverría, arribaba a la gubernatura del estado, a la edad de apenas 36 años, lleno de enjundia y confiado en una carrera prometedora, que quizás lo llevaría a las posiciones más descollantes de la política mexicana.

Eran otros tiempos. La democracia era una farsa, y todo se limitaba a un sainete de formalismos y liturgias, para intentar construir cierta apariencia de participación corporativa en la toma de decisiones del monolítico Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Resultaba vergonzoso. La mancillada división de poderes, clave para cimentar un gobierno moderno, equilibrado por los contrapesos que se ejercen sobre los poderes legislativo y judicial, eran inexistentes. El gobernador finalmente palomeaba las listas de posibles candidatos a la diputación local, resultando conformada por un grupo de incondicionales que volvían nugatoria la rendición de cuentas. Cuanta iniciativa era enviada, se procesaba en automático para no provocar la ira del joven ejecutivo. La oposición resultaba testimonial, y sus razones eran ninguneadas por una mayoría aplastante y leal hasta la ignominia, con que contaba el PRI en la Cámara estatal.

Los presupuestos eran ejercidos de manera discrecional. Los subejercicios se manejaban a contentillo, y  la opacidad reinante, permitía la libre disposición de los dineros públicos. La obra estatal era asignada a las empresas que llevaban buenas relaciones con el gobierno. Para efectos prácticos, no existía un sistema de responsabilidades de los servidores públicos, que pudiera establecer sanciones por la negligencia o falta de probidad de los funcionarios.

A sus 36 años, Ducoing era el segundo gobernador más joven de México. Como consecuencia del ánimo por congraciarse con la juventud, luego de los trágicos sucesos de 1968, Luis Echeverría había decidido impulsar a algunos jóvenes a puestos de gran responsabilidad dentro del gobierno. Otro personaje de esos tiempos fue Porfirio Muñoz Ledo, quién a sus 39 años, era nombrado secretario del trabajo, en un gabinete presidencial tradicionalmente maduro.

El delfín de Echeverría en El Bajío, gobernaba a gusto, sin oposición que lo acotara. Su palabra y voluntad, eran cumplidas con rapidez y eficacia. Incluso, recordamos, cuando de la noche a la mañana decidió defenestrar al alcalde de Guanajuato, sin mediar causa justificada alguna. Solo su voluntad. Esa era la forma autoritaria de proceder, en aquélla época.

En pleno fascismo abajeño, siempre, cualquier motivo para celebrar al autócrata estatal, resultaba indicado para manifestar la dicha popular por el talentoso gobierno de tan célebre personaje. De tal manera, su cumpleaños se convertía en el pretexto laudatorio perfecto: ¡Aleluya, aleluya! Celebremos el aniversario del nacimiento de nuestro ínclito gobernante.

La apoteosis iniciaba con el cántico de “Las Mañanitas” por conjuntos musicales, para provocar el retorno del homenajeado a la realidad, bajo el influjo de los corridos de José Alfredo Jiménez. El desayuno congregaba a la clase política mas cercana, ya que ellos constituían la feliz familia gobernante… siempre y cuando no se alterara la sensible voluntad del gobernador.

Luego venía el besamanos. Larga fila de políticos locales, que habían viajado por la madrugada desde lejanos municipios, para estrechar la mullida mano de Don Luis. Con ellos, venía un pequeño séquito de incondicionales, transportando los regalos que la comunidad municipal enviaba, consistente en toda clase de presentes inimaginables, incluyendo, por ejemplo, a un hermoso caballo.

Luego venía el banquete en San Gabriel de Barrera, en donde no había límite al consumo de destilados, whiskey, coñac, ron o tequila. Los “amigos” pululaban por doquier. Nadie había querido tanto al encumbrado personaje, como el compadre o conocido que lo abrazaba eufóricamente. Así es la política, cuando se está en la cima, aparecen amigos por cientos. Mucha hipocresía y simulación.

Luego llegó el reino de las tinieblas. El joven delfín echeverrista, equivocó su apuesta sexenal a favor de Mario Moya Palencia, secretario de gobernación. El ungido por Echeverría resultó su amigo de juventud José López Portillo, el cual sabía de las preferencias del guanajuatense por su adversario político. Ducoing terminó en la cuerda floja, acechado por sus enemigos que olfatearon sus debilidades, y su estrella declinó sin remedio.

Menos mal, que con el tiempo y la enjundia de un partido fresco y democrático como Acción Nacional, la pseudomonarquía quedó liquidada en 1991. Luego de ello, los poderes estatales han sido reivindicados, hasta llegar a la actualidad en donde el legislativo funciona para exigir cuentas a los gobernantes, cernir las iniciativas del ejecutivo sin consideración partidaria alguna, y los presupuestos son verificados puntualmente para cuidar los dineros públicos. No existe la intención de intervenir en el nombramiento de quien encabeza el poder judicial, y los magistrados son nombrados por méritos y no por la relación política con el gobernante en turno.

Pero la felicidad nunca viene completa. Preocupa a los ciudadanos que a diferencia de los antiguos tlatoanis priístas, que no poseían la facultad de nombrar herederos, los últimos gobernadores panistas, no cejan en su intento de endilgar a los guanajuatenses a su delfín. Si se logra, correremos el peligro de que se equivoque la vía republicana y reconstruyamos, con más defectos, un gobierno premoderno. Acabaría así el sueño guanajuatense. Estaríamos de vuelta en el pasado.

@carce55

REELECCIÓN PARA DUMMIES

 Carlos Arce Macías

 El secretario de Desarrollo Social y Humano del estado, y adelantadísimo precandidato del PAN, Diego Rodríguez, ha decidido trastocar delicadísimas piezas políticas, del tablero electoral del 2018. Con total desparpajo, destapó a Éctor Jaime Ramírez Barba como candidato a alcalde de León, sin aparentemente darse cuenta de las serias consecuencias que esto trae para su partido.

 El temporal que el actual gobierno municipal de León ha tenido que sortear, tras heredar una administración caótica y desordenada, ha sido muy complicado para el alcalde Héctor López Santillana. Muchas críticas se pueden enderezar en su contra, especialmente en el tema de seguridad, pero no se debe de olvidar, que la conducción de un municipio, se hace desde un cuerpo colegiado: el ayuntamiento.

 Durante las campañas electorales de 2015, lancé una crítica directa al órgano electoral guanajuatense, por permitir a los partidos políticos que publicitaran los comicios municipales, como “elección de presidentes municipales”, y no “de Ayuntamientos”, como constitucionalmente habría de hacerse. Ningunearon la observación, y todos los partidos continuaron promocionando alegremente a sus candidatos a alcaldes, como si de eso se tratara la elección local. Error.


 El tiempo me ha concedido la razón; hoy se deben pagar las consecuencias del desatino, al focalizarse las críticas, por la ineficacia gubernamental, únicamente en los presidentes. Y eso es injusto, ya que el gobierno municipal es compartido, y las responsabilidades se distribuyen entre sus miembros. Estamos viviendo la gran estupidez de utilizar un modelo feudal, proveniente de la edad media española, y pensado para gobernar villorios de 5,000 habitantes, como nuestro modelo de gobierno de grandes ciudades, de más de millón y medio de residentes como es León. Un verdadero despropósito.

 Y por ese motivo no se encuentra la salida al gobierno municipal en México. Y ahora los paganos de la dificultad de gobernar las grandes urbes, son los alcaldes, que carecen de las atribuciones ejecutivas necesarias para responsabilizarse de la eficiencia y eficacia del gobierno. Y este problema, resulta especialmente significativo en Guanajuato, única entidad con un sistema de ciudades intermedias, que no encuentran la clave para ser gobernadas bien.

 Así las cosas, y sin considerar estas andanzas por los áridos parajes de la administración pública municipal, el novel secretario e intranquilo precandidato, decide anular de la posibilidad de la reelección al actual presidente municipal leonés. Grave torpeza, aparte de la majadería implícita en el hecho. Pero así son estos jóvenes políticos, soberbios y descuidados en las formas.


 La ignorancia y desconocimiento de las nuevas dinámicas que imprime a la política la posibilidad de reelección, han fabricado un pantano para el PAN. El solo hecho de descartar al actual presidente municipal de León de la contienda, significa el reconocimiento del fracaso de la administración panista que conduce los destinos del municipio más poblado del estado. Y eso se convertirá en parque para la oposición, que festinaría el naufragio del actual gobierno, para llevar agua a su molino. La eficiencia de un partido político, a partir de ahora, se medirá a través de las reelecciones que logren sus militantes.

 Y paso ahora a lo mas escabroso del arrebato del secretario Sinuhe Rodríguez: la propuesta de que Éctor Ramírez Barba, sea el candidato ungido para buscar la presidencia municipal de León. Lo mismo, retirar de la posible reelección al diputado Ramírez, conlleva un gravísimo error. Uno de los elementos que busca la posibilidad de reelección de los diputados, consiste en fortalecer al Congreso, a través de la repetición en el cargo de diputado. Así obtendríamos los guanajuatenses representantes más vigorosos frente a los demás poderes. En pocas palabras, es una de las pocas posibilidades que tenemos, de lograr el ansiado equilibrio de poderes. Contar con un diputado experimentado y conocedor de los temas del legislativo, frente a un nuevo gobernador bisoño, asignaría muchas posibilidades para configurar una cámara de diputados más poderosa y generadora de una política más agresiva de rendición de cuentas sobre el ejecutivo.


 Regresando al tema municipal; si lograra la reelección en su posición de alcalde Héctor López Santillana, daría un paso adelante para consolidar su importante pero limitado poder dentro del ayuntamiento. De esta manera, el nuevo gobernador tendría frente a sí, a un político revitalizado y maduro, difícil de doblegar desde el poder estatal. Los gobernadores siempre han sido las estrellitas del microcosmos estadual, porque nunca hasta ahora han tenido frente a sí a políticos con el poderío de la reelección a cuestas. Esa es otra historia que no conocemos.

 Pero pensándolo bien, quizás el impaciente suspirante a gobernador, no ha sido tan irreflexivo, y el precipitado destape, se deba a una bien armada maniobra para eliminar cualquier vestigio de amenaza, sobre una gubernatura muy vulnerable. No quiere que nadie le haga sombra, ni que los municipios adquieran mayor fortaleza, y menos que el Congreso le exija cuentas puntuales. Eso sería muy malo para Guanajuato.


Twitter: @carce55