OCURRENCIAS

Carlos Arce Macías

El pasado viernes, el diputado federal del PAN Juan Carlos Romero Hicks, a nombre de su partido, lanzó una serie de reflexiones sobre el paquete económico para 2022, que está a punto de llegar, para su análisis,a la Cámara de Diputados federal. Alarmado por la apabullante cifra que indica que el 90 por ciento de los hogares mexicanos registraron disminución en sus ingresos, el diputado guanajuatense aconseja poner en práctica las siguientes estrategias: priorizar el equilibrio fiscal y finanzas públicas sanas, sin contratar más deuda; estimular el crecimiento económico, y destinar mayores recursos a las instituciones de seguridad, entre otras propuestas.

En otro momento, la anterior semana los ayuntamientos electos de nuestro estado, recibieron capacitación y orientación de diversos funcionarios estatales. Destacó la conferencia del secretario de Finanzas, Héctor Salgado Banda, quién abordó el tema del manejo de la hacienda pública. Comentó: “Hay que evitar las ocurrencias de que me levanto por la mañana y tengo ganas de hacer tal cosa, y lo digo de manera respetuosa, que cada peso gastado sea derivado de un proceso de planeación, todo con sustento técnico y responsabilidad”. Luego abordó el complicado panorama de las participaciones federales y recalcó dramáticas cifras: caídas en participaciones al estado cercanas a los 7000 millones, y en recursos extraordinarios, por 20,000 mil millones de pesos menos. Un serio boquete en las finanzas del estado y los municipios.

No, a las ocurrencias

Así las cosas, los pronósticos no son halagüeños. La dureza de trato del presidente de la República hacia el estado mas osco con su gobierno está a la vista. Por lo pronto canceló la opción de dotar de agua a León desde la presa del Zapotillo. Aunque todos los estados padecerán la austeridad planteada desde el centro, al nuestro se le impondrá, por diferencias políticas, déficits más altos. Más vale ser previsores y adaptarse a estas dramáticas circunstancias.

Y haciendo caso a las consejas de Romero Hicks y Salgado Banda, más vale precaverse de no hacer locuras, lanzarse al vacío, y exponerse a reventar las delicadas finanzas municipales, por perseguir sueños guajiros o por intenciones inconfesables. Y ese es el problema de Guanajuato Capital, gobernado por un alcalde, que igual les corta el internet a los ciudadanos, que corre autos de carrera en el centro de la ciudad, compra zapatos escolares al doble de precio, intenta lotificar terrenos familiares en áreas de conservación ecológica, utiliza patrullas de policía para trasladarse a partidos de futbol, y organiza tocadas multitudinarias en plena pandemia. Parece ser el rey de las ocurrencias.

Pero los focos rojos se encienden ante la última bufonada. Propone construir un tercer museo para las momias de Guanajuato, que en realidad no es un museo, sino un centro comercial. Para ello ha decidido solicitar la autorización de un préstamo por 70 millones de pesos pagaderos a diez años, cuyo costo total será de 190 millones de pesos. Todo esto en medio de una pandemia, una crisis económica de grandes dimensiones y las advertencias explícitas del secretario de finanzas, de actuar con cautela, descartando ocurrencias.

Tercer Museo-Mercado de momias

Aparte de lo inoportuno que resulta endeudar al municipio, el proyecto contiene graves yerros, porque fue producto de súbitas calenturas y temores políticos del inestable alcalde, que en una semana decidió proceder a aprobar un plan contrahecho plagado de incongruencias y que no cuenta con una serie de autorizaciones imprescindibles para ejecutarlo. Una acción tan disparatada, arroja luces sobre la verdadera intención de edificar una obra redundante e innecesaria: el contratismo. Se trata de una manifestación de la corrupción política, que consiste en pactar, de acuerdo con los contratistas, obras con sobreprecios, para obtener beneficios personales. Extraer rentas de los dineros públicos, en pocas palabras.

Pero aún hay más, verifiquemos la audacia del pícaro. Como no es capaz de plantear un proyecto medianamente congruente, solicita la venia de la diputación para endeudarse, y con ello, transfiere la obligación de solventar adecuadamente el expediente en trámite, al Poder Legislativo. Ahora son los vapuleados legisladores, encabezados por el presidente de la Comisión de Hacienda y Fiscalización, el irapuatense Víctor Zanella, los que cargarán con la deshonra de permitir un lesivo endeudamiento, pasando sobre las advertencias del diputado Romero Hicks y del secretario Salgado Banda. Ironías de la política, acabarán siendo muy críticos de las decisiones del presidente de la República, pero irresponsablemente permisivos con un alcalde ocurrente y manirroto, que sentará un pésimo ejemplo para los demás munícipes. Salida de emergencia: mejor devuélvanle el expediente al ayuntamiento, está incompleto y así, no es procesable.

Víctor Zanella, presidente de la Comisión de Hacienda del Congreso

 

 

 

 

 

 

 

Anuncio publicitario

LA PEOR OPCIÓN

Carlos Arce Macías

A finales de los años ochenta del siglo pasado, resultaba muy fácil para los estrategas del Partido Acción Nacional (PAN) en Guanajuato, determinar cuáles serían los movimientos futuros del Partido Revolucionario Institucional (PRI), porque esencialmente, se trataba de las instrucciones que dictaba el gobernador del estado, Rafael Corrales Ayala. Irlos emboscando y cerrándoles el paso a sus tácticas de partido del gobierno, era totalmente predictivo. Muchos años después revelaremos la forma en que se hacía.

El “Señor Gobernador”

El antecedente principal es que, frente a la oposición, se presentaba un partido unido, gigantesco, casi sin fisuras. Un verdadero gigante electoral, que arrasaba a placer en aquellos lugares que eran de su interés, permitiendo alguna efímera victoria para que se pudiera alardear de que se vivía en un sistema democrático.

El partido era el gobierno, ya fuese estatal o municipal. En épocas electorales la burocracia gubernamental se transformaba en militancia tricolor, organizada y con recursos cuantiosos para mantener una operación territorial fundamentada en un clientelismo populachero y la violación, de ser necesaria, de los paquetes electorales, trampa que se realizaba en las mismas oficinas de los consejos estatales o municipales, embarazando urnas o alterando actas. Todo funcionaba en torno al designio priísta, es decir, bajo el deseo y voluntad del “señor gobernador”.

El día a día del gobierno, se sincronizaba desde el Palacio de Gobierno, sede del poder ejecutivo en aquellos tiempos, en los que la ciudad de Guanajuato era el asiento de todos los poderes estaduales. El gobernador giraba órdenes, hacía nombramientos en todas las áreas, independientemente que pertenecieran a los poderes legislativo o judicial. Así era antes. Ni soñar en una república funcional.

Pero no contaban con la capacidad del PAN, principal partido de oposición en aquél entonces, que demandaba el establecimiento de una vida democrática plena, división de poderes y gobierno profesional que garantizara buenas administraciones públicas, con sentido humanista y concentradas en el logro del bien común.

Así las cosas, resulta que los picudísimos dirigentes del partido albiazul, habían descifrado el código madre del actuar priísta. Esa feliz circunstancia, otorgaba en ese tiempo una invaluable ventaja estratégica al PAN. La fórmula era genial por su sencillez… la revelaremos ahora, pero guarden el secreto celosamente, no lo compartan con nadie. Va: el PRI actuaba siempre en contra de la lógica más elemental. Siempre tomaría la peor opción. La equivocación estaba cantada. Los escogidos serían los peores candidatos, cargados de mala fama. Todo procesado en un tortuguismo ineficiente que impedía al gigante moverse con agilidad, pues todo dependía del designio de una pequeñísima camarilla que rodeaba al gobernador. Casi en todos los afanes, se cruzaban los intereses perversos dirigidos a hacer negocios inconfesables, que torpedeaban cualquier iniciativa que permitiera hacer las cosas con corrección y bien. Cada movimiento y decisión era predecible con mucha anticipación. La “Ley de la Peor Opción”, se cumplía inexorablemente. Ese era el secreto.

Elegir el peor camino

Y es que así sucede cuando los gobiernos no abrevan de las fórmulas democráticas, que permiten la oxigenación y el saneamiento constante de la vida pública, eso le pasó al PRI. Poco a poco, todo lo pudre la corrupción, si es tolerada y fomentada. Sin darse cuenta, se esfuman los espacios para una acción positiva, porque todo queda encadenado a los siniestros intereses de gobernantes que traicionan impunemente a la sociedad, robándole los presupuestos públicos.

Recordando estas viejas historias, hoy nos congratulamos que los gobiernos modernos que hemos elegido en procesos prístinos y legales se alejen del obscuro pasado que acabamos de relatar. Es bueno que la conducción con sentido de gobernanza, sin dedazos autoritarios, bajo parámetros democráticos de alta calidad y respetuosos de la división de poderes, haga imposible que acabemos atrapados por la Ley de la Peor Opción. Son otros tiempos ¿verdad? Porque da escalofrío pensar que al actual gobierno le sea aplicable esta tremenda ley. Si así fuera, en una confrontación directa con el presidente de la República, el resultado sería fatal para Guanajuato. De antemano sabrían en Palacio Nacional que su adversario escogerá siempre la peor opción. ¡Glup!

Confrontación.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿ROTUNDO FRACASO?

Carlos Arce Macías

Entre las afirmaciones del presidente de la república y las declaraciones de la ultraderecha española, se radicaliza y pierden las mejores versiones de uno de los acontecimientos más importantes de la historia universal: la conquista de México.

La caída

Y en principio habrá que endilgarle la culpa a nuestro presidente por andar provocando la ira ultramontana, que tiene algunos argumentos, para darle buenas y precisas respuestas a sus asertos. Quién le manda meterse en camisa de once varas, creyendo que sabe historia. La verdad es que López es equiparable a un alumno de secundaria, adoctrinado en historia patria, intentando darles clases a niños de primaria.

Nuestro ejecutivo es una víctima más de un guanajuatense excepcional: Diego Rivera. El más famoso de nuestros muralistas, comunista connotado, que plasmo con vibrantes colores, toda “su” historia nacional, como él la veía, apreciaba, proyectaba y publicitaba. Era el gran “influencer” de su época. Y muchos se quedaron con las soberbias imágenes surgidas de su potente pincel y aceptaron sin chistar su versión de la historia nacional.

El 20 de agosto de 1992, Carlos Castillo Peraza dictó en el Instituto Federal Electoral una brillante conferencia que denominó “Del Mural a la Política”, en la cual, sostuvo, como se había sembrado la visión muralista en la psique nacional, implantando una visión de guerra, de vasallaje y sometimiento, contraria a las diversas y enredadas facetas de un proceso histórico muy complejo. En esta interpretación pictórica, no hay medias tintas, solo blanco y negro, buenos y malos. Ángeles y demonios.

Entre los muchos atrapados en esta versión, contamos a nuestro presidente. Ahora nos descubre, desde un razonamiento muy ingenuo, que la conquista de México fue un rotundo fracaso. Decirlo así, significa darnos un tiro en el pie, pues es a partir de ella, que se inicia la creación de lo que será nuestra nación. Sin la conquista es imposible explicarnos a nosotros mismos;quiénes somos los mexicanos y cuales son nuestros más importantes referentes.

La visión de Diego

Vale la pena, desde este argumento revisar algunas cuestiones. La primera es que no descendemos de los aztecas. El sitio de Tenochtitlán resultó tan violento, que prácticamente fueron exterminados sus habitantes. La viruela se propagó y mató a miles, cerca de cuarenta mil se suicidaron arrojándose al lago ante la desesperación de constatar que sus dioses los habían abandonado. Otros miles murieron defendiendo la ciudad valientemente, resistiendo las cargas de caballería de Pedro de Alvarado, los arcabuces y fuego de bombardas de los castellanos y extremeños. Y más de cien mil, cayeron masacrados por la sed de venganza de sus enemigos tlaxcaltecas, huejotzingas y cholultecas. Cortés perdió menos de cien hombres. Nuestro mestizaje deviene de sangre otomí, tlaxcalteca y de otras etnias mesoamericanas, más no de los extintos aztecas.

El 13 de agosto de 1521 cae prisionero Cuauhtémoctzin. El último reducto de resistencia no es la plaza principal de Tenochtitlán, sino la de Tlatelolco, defendida por los poco confiables socios de los mexicas, cuyas relaciones devenían entre el amor y el odio. La capital tenochca ya había sido abandonada para ese momento, y con ella sus plazas, pirámides, palacios y el Templo Mayor.

La celebración del día 14 de agosto, fue un gran banquete en Coyoacán, al cual casi la mitad de los hispanos llegaron enfiestados, rematando al otro día con una larga procesión de conquistadores, precedidos por una imagen de la Virgen María y la cruz, hasta una colina desde donde podía verse el gran Lago de Texcoco y las ruinas de una ciudad arrasada, impregnada de olor a muerte. Así comenzó el culto a la virgen y cayó la capital del Imperio Azteca.

Virgen de Cortés

Tras estos sucesos comenzó la construcción de una nueva ciudad, que sería la más importante de América durante siglos. Base del poderío novohispano, y su economía sostenida por los ríos de plata, provenientes de Zacatecas y Guanajuato. La historia es un proceso dramático continuo, plagado de glorias y derrotas. Descifrarla requiere de amplios conocimientos, horas de lectura y una mente abierta y con alas, no encarcelada en ideologías anacrónicas y murales esplendorosos.

Mejor la historia no oficial, como esta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS EMPRESARIOS Y LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA

Carlos Arce Macías

Los empresarios guanajuatenses, asentados en la capital del estado, debutan como asociación constituida bajo el influjo del Consejo Coordinador Empresarial, aliándose a los peores intereses que amagan a la capital de nuestro estado.

Reunión empresarial

Herederos, quizás no lo saben, de los grandes personajes que durante los siglos XVIII y XIX fincaron la potencia económica del reino de la Nueva España y de la naciente economía de una república mexicana restaurada, luego de sangrientos conflictos; han decidido iniciar su incursión en la política local evidenciando inexperiencia, miopía y poco tacto.

A palos de ciego, solo identifican las más efímeras acciones para reactivar la economía local, relacionadas con las obras públicas y los contratos que estas generan, y que benefician al gobierno-botín anclado en Guanajuato capital desde hace varios trienios. Se trata, inicialmente, de construir un nuevo “Museo de las Momias” – el tercero -, el cuál, suponen, derramará sus beneficios sobre la red turística local, produciendo el milagro de reactivar la economía. ¿Por qué apostar por una nueva exposición de cadáveres cuando no existe un museo de la ciudad o de la minería? Entiendan, la magia está inmersa en una ciudad imposible, construida en la escarpada cañada, producto de una bonanza inimaginable, que inundó de plata al mundo, y que impactó a cuanto viajero la visitó, incluido el barón de Humboldt, el gran sabio de la época. No se entiende porqué no promover la variada oferta de museos de la ciudad, especialmente el regional de la Alhóndiga de Granaditas, en contraste con las clientelas que se solazan admirando en un cadáver expuesto, el último rictus de una persona, antes de morir. Puro morbo.

Y mientras se extravían en las callejuelas de la ciudad patrimonio de la humanidad, los ahora sucesores de los condes de Valenciana, Rul o Pérez Gálvez, o bien de Don Ramón Alcázar, el gran millonario porfiriano, junto con Ignacio Ibargüengoitia o Francisco de Paula, mineros visionarios y consumadores de una épica empresarial notable; sus sucesores no son capaces de encontrar la claridad sobre las acciones que los gobiernos deben realizar para promover e incrementar una economía local fructífera para todos.

Debieran saber que la clave esta en la reactivación de los mercados locales (minoristas, inmobiliario, artesanal, minero), mediante la depuración de las regulaciones que se han heredado, sin ser actualizadas bajo una visión de fomento a la competencia leal. Esto solo se logra mejorando las regulaciones con el fin de aceitar la economía. Finalmente, el gobierno no crea empleos ni riqueza, es la iniciativa de los privados quién tiene a cuestas esta función.

Urge una reglamentación que permita abrir, operar y cerrar fácilmente negocios en Guanajuato, desarrollar la actividad empresarial bajo una normatividad clara y cumplible para todos. Se debe diseñar un entorno que elimine privilegios de grupo, que estandarice las rutinas administrativas y excluya cargas burocráticas innecesarias, contando con tecnologías de punta, para realizar los trámites desde cualquier teléfono inteligente o computadora. Para esto se necesitan inversiones públicas muy menores que evitarían el innecesario endeudamiento del municipio por 70 millones de pesos.

Trámites de punta a punta, interoperables

Para incidir en el turismo, es más urgente perfilar una solución al transporte dentro de la ciudad, pletórica de sitios históricos, monumentos novohispanos y art nouveau, así como rutas de galerías de arte. Esta solución requiere un sistema moderno e innovador de transporte de última generación, que nos proyectaría como una ciudad visionaria y abierta al futuro.

En Guanajuato hay que saldar, dos asuntos torales: un vergonzoso basurero a cielo abierto que arroja lixiviados al río Guanajuato, y el necesario saneamiento de las aguas que contaminan la presa de La Purísima, que abastece de líquido a gran parte del municipio. La salud es primero.

Esperamos que el grupo de empresarios que conforma el naciente Consejo Coordinador Empresarial sofistique en un futuro sus análisis y propuestas, escuche otras voces, se capacite, acuda a sus colegas de ciudades vecinas en busca de consejo y se libere de influjos obscuros. Su apuesta debe de ser por proyectos serios, fundamentados en estudios sólidos y datos consistentes y no para entrar en contubernio con un gobierno deshonesto.

Comprar estadios de futbol o construir centros de exposición de cadáveres -eufemísticamente llamado museo-, endeudando a los ciudadanos, no es buen idea. Menos aún, cuando estamos inmersos en una crisis sanitaria de coronavirus que no cede y otra económica que acaba de sumir en la pobreza a más de tres millones de mexicanos. No se vale.

Pandemia en proceso

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MENTEFACTURAR AL GOBIERNO

Carlos Arce Macías

El buen juez por su casa empieza

Conseja Popular

El gobernador de Guanajuato ha diseñado un método milagroso para obtener resultados casi inmediatos, que transformen nuestro entorno. Basado en las ideas contenidas en el libro “Mentefactura, el cambio de Modelo Productivo”, escrito en 2012 por Juan José Goñi, ingeniero industrial vasco especializado en Innovación, nuestro Ejecutivo intenta transformar la planicie del Bajío en un valle, y la rebautiza y promociona pomposamente como “El Valle de la Mentefactura”.

Convenciendo

A partir de aquí, basado en una campaña mediática, intenta posicionar ideas light sobre como engancharse a la economía del conocimiento, mediante un “cambio de actitud empresarial”, que altere el sistema manufacturero implantado en Guanajuato, sustituyéndolo por ideas geniales, que de pronto fructificarán gracias al esfuerzo gubernamental de convencimiento en los postulados mentefactureros.

Pero hay que decir, que aún cuando la propuesta es muy naif, posee su lado bueno. No estaría de más iniciar un esfuerzo rumbo a tareas de investigación y desarrollo (I+D) necesarias para, paulatinamente, incorporarnos a la industria 5.0, ya que la cuatro se nos ha ido de largo. Hay que empezar a cortar caminos y planear la enorme inversión en talento, formación e investigación que requiere la innovación, especialmente en la formación de ingenieros de altísimo nivel.

Y resulta propicio forzar a los grupos empresariales a abandonar esquemas tradicionales como la empresa familiar, para incorporarse a los mercados de capital, convirtiéndose en empresas públicas, que coticen en bolsa, y por lo tanto transparentes en su gestión y resultados. Mejorará el panorama.

También impulsarlas hacia organizaciones matriciales, más democráticas, menos jerárquicas, y que incorporen diálogos internos incluyentes y fluidos, desde donde se abran espacio a ideas disruptivas. El trabajo en equipo, la vinculación con el entorno, la preocupación por sus trabajadores y la calidad de servicios y productos, deben ser acogidos como objetivos primordiales de una empresa de cara a los retos que nos presentará el futuro.

Y es en este instante, frente a la comparación entre el funcionamiento de las nuevas organizaciones privadas en contraste con el desempeño de los gobiernos, que se evidenciará el enorme desequilibrio entre ellos. ¿Acaso el gobierno no debe acompañar el cambio que él mismo propone, transformándose radicalmente y asimilándose a las variaciones que pretende detonar? Reflexionemos sobre ello.

¿Se imagina al Valle de la Mentefactura operando a plenitud, mientras sus gobiernos continúan aprisionados en ambientes decimonónicos, uncidos a procesos autoritarios y discrecionales, resueltos, normalmente bajo condiciones de chantaje para obtener licencias, permisos, concesiones y apoyos? ¿Es más, se puede llevar a cabo la mentefactura, que requerirá velocidades extraordinarias de gestión, ante una burocracia lenta y opaca, improvisada y no profesional?

Transformar un gobierno anacrónico

¿Se puede mentefacturar con un servicio administrativo, basado en papel y firmas autógrafas, como el inventado por Napoleón, carente de herramental tecnológico de punta, en ciudades conducidas bajo métodos anacrónicos, sin planeación puntual y sobre todo sin visión de sustentabilidad, en pleno calentamiento global y polución descontrolada?

El gobernador debe adoptar una postura congruente y forzar su administración a los estándares que pretende imponer a otros. Debe comenzar por poner el ejemplo, junto con los ayuntamientos, transformando y revolucionando las burocracias, para obligarlas a modernizarse y depurarse.

Ultimo punto. Con el sistema político que opera en nuestro estado, basado en un subsistema de partidos políticos decadente y antidemocrático, la mentefactura no prosperará. Sin la necesaria democracia interna, basados en designaciones a dedo, continuaremos esclavizados a espacios autoritarios, contrarios a la operación de organizaciones horizontales cooperativas, basadas en la idea de gobernanza, no de designios unipersonales.

Gobernanza

P.D. Hace unas semanas fuimos invitado al inicio de actividades del Centro Fox. Resultó gratificante escuchar a su orquesta conformada por jóvenes talentosos, que entre más de 800 aspirantes que conforman el sistema regional de orquestas juveniles, fueron seleccionados por su destreza y porque han decidido dedicarse profesionalmente a la música. En tiempos difíciles, el arte y la cultura deben de prodigarse para paliar las angustias. Gran trabajo, promotor del cambio de mentalidad como el que planteamos en nuestro texto, y que merece nuestro reconocimiento y aprecio.

Talentos musicales