PROMESAS DE CAMPAÑA

Carlos Arce Macías

Los políticos andan desatados prometiendo a la gente cuanta ocurrencia sea necesaria con tal de ganar la elección. Gran parte de los compromisos están amparados por una larga práctica de clientelización, sustentada con programas públicos, especialmente en el caso de los funcionarios y representantes con ánimos de reelección.

Vale la pena reflexionar, en este punto, en la diferencia que hay entre gobernar y prometer entrega de diversos bienes y obras hechas con los presupuestos públicos. 

Gobernar se define como dirigir una comunidad, el municipio para ser precisos, en el caso que nos ocupa. Las funciones van encaminadas a planificar, organizar, coordinar y controlar una entidad. Todo esto hay que hacerlo bajo una condición indispensable en estos aciagos momentos que vivimos: llevarla a cabo con honestidad.

Hasta ahora ha sido casi imposible, aunque hay como siempre raras excepciones, hacer entender a alcaldes, síndicos y regidores, que está prohibido hacer negocios desde los puestos públicos. No se vale, pero muchos no quieren ceñirse a patrones de integridad, porque conciben la política como un negocio, que arroja a través del tráfico de influencia y sobreprecios de contratos, porcentajes muy superiores de ganancia a cualquier otro negocio (entre el 10 y 50%). Para ellos, un funcionario honesto, es un imbécil que desaprovecha la ocasión para enriquecerse aceleradamente.

Seguramente por este crudo e indignante racionamiento, los diversos candidatos prometen de todo, menos garantizar a los ciudadanos la constitución de un gobierno comprometido con la honestidad, cuyos funcionarios y representantes no se enriquezcan a costa de los dineros públicos y el uso del poder.

Una propuesta de gobierno vinculada con la integridad debería tomar en consideración acciones muy concretas y llanas. La primera sería el compromiso de establecer el Servicio Público Profesional, para sustentar a la administración en personal capacitado y acreditado en sus labores, sujeto a una normatividad precisa, que les brinde seguridad de permanecer indeterminadamente dentro del gobierno. Sin esta pieza, no hay gobierno moderno ni eficiente.

Una misión, sin transparencia, sin conciencia de que los dueños de la información, y por lo tanto de los archivos del gobierno, son los ciudadanos, naufragará en el océano de la deshonestidad. ¿Cuántos candidatos prometen transparencia? ¿Qué hace el Instituto de la Transparencia (IACIP) al respecto de los municipios? Los avances no han calado hondo hasta ahora.

La mejora regulatoria no es sino la revisión profesional y constante de los procesos, tanto internos, como de interrelación con los ciudadanos, para hacerles fácil la vida en sociedad. Nos referimos a los trámites gubernamentales, que deben de ser sujetos a examen constantemente. El derecho humano de cuarta generación, al trámite digital, debería ser un compromiso profundo de los buenos candidatos, para evitar toda la corrupción de ventanilla y la generada por las amplias facultades de muchos funcionarios para decidir sobre cada caso en particular (discrecionalidad). Su manifestación más obvia aparece en la regulación urbana que administra las fronteras entre las zonas de conservación ecológica y la voracidad de los urbanizadores audaces. Amplísima zona de corrupción, como la que padecemos en Guanajuato Capital, bajo la administración de Alejandro Navarro y su impresentable director de Desarrollo Urbano. El trámite digital, democratiza el acceso a diversos mercados a los ciudadanos, impidiendo la concentración de ingresos en unos cuantos incondicionales, combatiendo la desigualdad y la especulación.

Finalmente ¿quién se obliga a rendir cuentas, monitorearse y evaluarse periódicamente? El mantenimiento de una fiscalización profesional y meticulosa avala la apropiada dirección de un gobierno comprometido con la honestidad. Para variar, en Guanajuato Capital llevamos meses sin contralor. Las arcas están abiertas y saqueadas, y los responsables de ello aspiran a reelegirse. Ya andan en campaña chacotera.

Por lo pronto, hartas cachuchas, camisetas, promesas de pavimentación, canchas, parquecitos, tinacos, calentadores solares, computadoras, tabletas, zapatos escolares, etc. En cuanto a honestidad y buen gobierno… ¡nada!

Anuncio publicitario

EL CANDIDATO, EL FISCAL Y LA 3 DE 3

Carlos Arce Macías

En estos días, el candidato de Morena a la alcaldía de León realizó una osada declaración, que dejó a muchos políticos pasmados. Espetó una contundente frase: negarse a presentar sus declaraciones “3 de 3”, porque “no dejaré información al alcance de Carlos Zamarripa, líder de la delincuencia organizada en Guanajuato”. Con ello logra dos efectos profundos: pone contra la pared al oficialismo panista y se hace harakiri. Quedamos ante una inusitada forma de incomodar a toda la fauna política guanajuatense.

Gobernar de frente al los ciudadanos

Las llamadas “3 de 3”, son una serie de declaraciones obligatorias para los funcionarios públicos, adoptadas por la legislación a consecuencia de una ardua lucha, iniciada por el escándalo de la “Casa Blanca” del corrupto expresidente Enrique Peña Nieto. A partir de 2015 la oposición, Transparencia Mexicana, el Instituto Mexicano para la Competitividad y la academia, se involucraron en una iniciativa que llevó al cambio de diversas leyes, para finalmente establecer el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA). Como primer paso anticorrupción, se acordó que los funcionarios deben declarar sus bienes, sus relaciones de intereses familiares y de negocios, y el cumplimiento de obligaciones fiscales; todo bajo el principio de máxima publicidad.

Y resulta que señor Sheffield no las quiere presentar por miedo al Fiscal General del Estado, de quién depende el Fiscal Anticorrupción de Guanajuato. No debería temer. Nuestro Fiscal Anticorrupción no encuentra ni al sol en plena primavera. Guanajuato es, o la entidad más honesta del país, o la más impune en cuestión de corrupción. Toda la clase política se encuentra a salvo de ser mancillada ni con el pétalo de una rosa, en esta zona abajeña. Por cierto ¿alguien conoce a este gris e intrascendente personaje?

Pero lo que consigue el candidato morenista, es algo paradójico: si los candidatos panistas, no solo en León, sino en todo el estado, no presentan sus declaraciones “3 de 3”, inferimos que asumen el mismo recelo que Sheffield, al temer ser objeto de persecución y chantajes por el crimen organizado que supuestamente coordina el ineficiente Fiscal. ¡Vaya cosa!

Y aquí quedará atrapado, y me alegra, un pícaro como el candidato panista de Guanajuato Capital a la alcaldía, que debe de manifestar el monto de su patrimonio, incrementado en mucho, durante su nefasta gestión; así como su relación de interés, que dejará al descubierto los negocios de su esposa y suegro. Si no lo hace, se igualará a Ricardo Sheffield.

Incrementando el patrimonio

Pero en otro flanco, el hecho de que el candidato del presidente no presente su información, durante la campaña electoral, tiene consecuencias graves. La principal es que los votantes pensaran que algo encubre el morenista, por eso su negativa a compartir sus manifestaciones. Porque resulta poco creíble que un funcionario, ubicado en la cima del poder federal, tiemble ante Zamarripa. Huele a pretexto. Y más, si la candidata azul, logra contrastarse, reaccionando rápidamente, y presenta sus declaraciones “3 de 3”. Sería mortífero para ella, no compartir animosamente toda su información requerida. Así, al tener a la principal candidata del PAN, con su “3 de 3” en mano, no hay forma de que los demás candidatos azules se escapen de hacerlo… a no ser que tengan algo muuuuy gordo que ocultar.

Por su parte, la jugada arriesgada de Shefield disgustará a otros postulantes de su mismo partido. Si presentan sus manifestaciones, contravienen y descalifican al aspirante a alcalde para León, al interpretarse que ellos sí confían en el Fiscal, dejando solo a su colega leonés. Si no lo hacen, la incertidumbre sobre la integridad pública de muchos candidatos de Morena se fortalecerá. Estarían apostando por el silencio, la obscuridad y la discreción, que permite la corrupción. Negarles el voto debería ser la respuesta popular. Construyeron su laberinto.

Desconfianza y desesperanza

El Comité Ciudadano del Sistema Estatal Anticorrupción debe tomar posición al respecto. Las declaraciones “3 de 3”, no admiten excepciones. Son un instrumento trascendental para garantizar la integridad de los candidatos. La ciudadanía guanajuatense debe ser resguardada de tanta pillería, maquinada desde el poder. ¡Basta! Publiciten sus declaraciones.

23 Y YO

Carlos Arce Macías

Como regalo navideño, recibí de parte de mis hijos un kit para realizarme un examen genético de la empresa “23 and Me” (el 23 se refiere a los 23 pares de genes de nuestro código). Hace unas semanas remitieron los primeros resultados, lo cual me llevó a repasar mis escasos conocimientos sobre genética e historia temprana de nuestra especie. La experiencia está resultando muy valiosa, porque clarifica los lazos ancestrales y prevé peligros en referencia a las cargas genéticas y las enfermedades a que estos rasgos nos exponen.

Quien haya leído el “Gen Egoista”, del biólogo evolutivo de la Universidad de Oxford, Richard Dawkins, comprenderá que lo importante en la naturaleza, es el gen, el cual crea estructuras vivas para permanecer (nosotros somos una de estas estructuras). La evolución de la vida, hasta donde la conocemos, se centra en esta unidad básica vital, que nos utiliza para sobrevivir, evolucionar y replicarse en la siguiente generación. La vida son los genes. Y los genes son más fuertes y resistentes, en tanto son más diversos.

El gen es la vida

Y teniendo como referencia esta cuestión, me adentré en los resultados reportados, que referenciaron mi ADN mitocondrial, o sea, el heredado por vía materna. Este linaje nos conduce hasta el alba de la especie, ubicada en el África subsahariana, en la región sur de Etiopía, en donde están ubicados los testimonios óseos de los más remotos ancestros. Este punto geográfico es conocido como “L”, data de 180.000 años de antigüedad. El reporte identifica la dispersión de nuestros cromosomas, a los 63 mil años ya se ubicaban en el norte de África, a los 50 mil en Arabia, hace 24 mil en Asia Central y 520 generaciones maternas atrás, se dispersaron hacia el este y oeste, terminando algunos en América y otros en Europa.

Por vía paterna el análisis es más complicado, porque el ADN es recombinante, cambia. Pero la ubicación primigenia es general para todos los Sapiens: de nuevo África central en el denominado punto “A”, hace 275 mil años, llegando como subgrupo RM343, 23 mil años atrás, al este del mar Caspio y a las inmediaciones de Europa; y hace 10 mil años, exactamente cuando comenzaba la revolución neolítica se extendía hasta los confines europeos. De ahí la referencia ancestral conecta, sorpresivamentecon un grupo genético ubicado en Irlanda en el 700D.C.

Lucy, un remoto antepasado

Lo que resulta impresionante es la mezcla que como herencia cargamos cada uno. En el estudio aparecen todos los componentes: nativo americano; europeo, africanos de diversas regiones; asiáticos centrales; judíos; chinos, etc. Total, un amasijo de una enorme cantidad de variantes, que elimina totalmente el concepto de raza, por insostenible, haciéndonos tomar consciencia de lo absurdo que resulta el racismo.

Pero el conocimiento genético no para ahí. La empresa ha identificado a cerca de 1500 parientes en el mundo. También se detallan diversos atributos dependiendo de los grupos y subgrupos genéticos a que pertenecemos, que pueden despejarnos diferentes dudas como: que tan susceptibles somos a las picaduras de los mosquitos, a la forma de nuestro cuerpo, a la preferencia de lo salado o lo dulce, a la producción de sudor, la caída de cabello o la propensión a sonrojarse.

Pero pasando a asuntos más trascendentes, la compañía californiana genera información personalísima, si uno lo desea, sobre la propensión a enfermedades encadenadas a nuestra genética particular: salud cardiaca, calidad de sueño, degeneración muscular, diabetes, colesterol, trombofilia, Alzhéimer y Parkinson. Es información que nos enerva, pero fundamental para prever el mejor estado de salud posible. Es peor optar por la ignorancia.

Genes y enfermedad

Es increíble el avance de la ciencia. Vivimos un mundo turbulento que contrasta con un conocimiento cada vez más profundo sobre nuestro funcionamiento biológico y evolución. Hay que agradecer a Charles Darwin, Gregor Mendel y los grandes genetistas de los últimos cien años su dedicación y avances en tan complejo tema de frontera. No cabe duda, estos estudios liquidan el creacionismo obscurantista que aún prevalece. ¡Avanzamos!