DEMOCRACIA, LOS OTROS CAMINOS

Carlos Arce Macías

Me referiré al reporte del Instituto Berggruen, dedicado a estudios sobre gobernanza y sus desafíos en el siglo XXI, denominado: “Renovar la Democracia en la Era Digital”. Esta institución, patrocinada por el inversionista Nicolas Berggruen, ha logrado convocar a una serie de intelectuales y políticos muy acreditados, para pensar en los problemas que enfrenta la democracia en un mundo tecnológicamente diferente y diverso. El Think Tank Berggruen ha reunido a personajes como Anthony Giddens, ex director de la London School, Helle Thorning-Schmidt, ex primera ministro de Dinamarca, Nathan Gardels, director de The World Post, la página digital del Washington Post, Mario Monti, ex primer ministro de Italia, Jamie Susskind del Centro de Internet de la Universidad de Harvard y Francis Fukuyama, director del Centro de Desarrollo Democrático y Estado de Derecho de la Universidad de Stanford, entre otros.

Repensar la democracia

La democracia no puede continuar por la ruta tradicional de representatividad que ha prevalecido desde la Revolución Francesa hasta nuestros días. Si bien se trata de una idea luminosa, la disrupción tecnológica a la que estamos sometidos nos obliga a repensar el tema en un nuevo entorno.

La producción de conocimiento, que en cuestión de días supera a los 4000 años anteriores, el uso intensivo de redes sociales, la comunicación instantánea de noticias, y la utilización de plataformas gubernamentales y privadas, convierten en obsoleto el sistema de representación. Mientras los partidos políticos pierden adeptos por minuto y son socialmente despreciados porque los ciudadanos identifican las distorsiones entre lo que ellos piensan y el actuar de los políticos, siempre impulsados por otros intereses y sus ambiciones personales. El sistema está reventando.

Helle Thorning-Schmith y Anthony Giddens

Bajo estas condiciones, la democracia que conocemos no funciona. Requiere ajustes importantes. Así lo indican las encuestas en donde se advierte la baja en los intervalos de confianza acerca de la necesidad de vivir en un sistema democrático, lo que, por desgracia, ha abierto opciones a favor de ideas extravagantes y populismos nocivos.

La respuesta no se encuentra en el abandono a la idea democrática y la adhesión a regímenes totalitarios, sino en su profundización, utilizando las nuevas tecnologías, para absorber y responder a la diversidad de modalidades que la participación ciudadana va exigiendo, para cerciorarse que de verdad se vive en democracia.

Tecnologías para la participación amplia

Los pensadores de Berggruen, proponen realizar tres acciones fundamentales: renovar la cohesión social, reconstruir la plaza pública en la era digital, y renovar las instituciones democráticas. La primera estrategia nos invita a imponer el postulado de la tolerancia dentro de la sociedad, el aprendizaje y discusión respetuosa de ideas en una comunidad diversa. Abandonar el sectarismo y la radicalización, reconquistando el centro político, la zona de encuentro fraterno, que se convierte en una obligación para los ciudadanos de este nuevo siglo.

Reconstruir la plaza pública, adoptando las tecnologías digitales, presupone a su vez la recuperación de la verdad, optando por el sostenimiento y financiación del periodismo local y de investigación, necesarios para garantizar una critica certera.

REFLEXIÓN colectiva basada en redes

Renovar a las instituciones democráticas, provoca a la imaginación a pensar en nuevos entornos participativos como el llamado crowdlaw, o “colaboración abierta y distribuida” para relacionarse con los ciudadanos a fin de tomar opiniones y propuestas, así como vincularlas a los procesos de construcción de políticas públicas y de formulación de leyes. Otra ruta es la utilización de Asambleas Ciudadanas, cuyas propuestas son vinculantes a las acciones del gobierno; y que permiten discutir y manufacturar planteamientos sobre temas muy sensibles como aborto y eutanasia, bajo criterios de razonabilidad y conocimiento profundo de los temas, a través de procesos de mediano plazo y contando con expertos en mediación. Irlanda, por ejemplo utilizó esta herramienta de forma exitosa.

Así avanza el nuevo pensamiento sobre la democraciaen el siglo XXI. Más nos vale reflexionar en el tema, especialmente a un Congreso que debería interesarse en cuestiones de punta, para sortear con éxito los nuevos tiempos.

Huelga por el cambio climático, Londres

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s