SEPULTAR LA INTELIGENCIA

Carlos Arce Macías

En recuerdo de Héctor Fix Fierro, gran jurista.

En México se trabajan horas extras para establecer un gobierno kakistocrático (el gobierno de los ineptos) liderado por un autócrata de la misma cepa. Una fórmula mortal para enfrentar grandes retos como puede ser una pandemia o una crisis económica de gran magnitud.

Nuestro país transita por momentos críticos, especialmente referidos a las decisiones, basadas en su ideología, que esta tomando el actual presidente. Por lo pronto decidió comenzar su revolución, que para afianzar su conducción e imponer su excéntrica interpretación de la realidad, requiere liquidar las zonas de pensamiento crítico que existen en México.

Estas acciones no son un nuevo descubrimiento, son comunes a la casta de los dictadores. Stalin prohibió la investigación “ideológicamente incorrecta” que no estuviera basada en el materialismo marxista. Hitler no pudo construir armas atómicas, porque sancionó a la física nuclear como una “física judía”, basada en la Teoría de la Relatividad. El dictador asiático Pol Pot, fue más radical: eliminó a todos los científicos y a aquello que usaran lentes (señal clara de que leían).

Por eso mató a mansalva

Otro que actuó en la misma línea de demolición de la ciencia fue Francisco Franco. Como refiere un interesante reportaje de El País de Manuel Ansede, la España pre franquista avanzaba de la mano del científico Santiago Ramón y Cajal, descubridor de las neuronas y premio Nobel 1906. Él conformó la Junta de Ampliación de Estudios (JAE) encargada de enviar a estudiantes españoles a capacitarse a las grandes universidades europeas y americanas. Ya para 1933, Albert Einstein estaba contratado para dirigir una cátedra en España. Luego del golpe, en 1937, Franco liquidó la JAE y creó una nueva institución para promover “la vida doctoral” bajo los auspicios de la Inmaculada Concepción de María. Cada cual su ideología, pero a todos los autócratas les incomoda y atacan la argumentación crítica y la duda cartesiana.

Ciencia ideologizada

Nuestro aspirante tropical empieza a transitar por ese camino. Ha destrozado el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) ubicando allí a una científica nacionalista-aislacionista (la ciencia es universal) y ahora apunta a liquidar el sistema de centros públicos de investigación, obligándolos a recortar ¡el 75% de sus gastos de operación!

El Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) es políticamente la proa del sistema de centros públicos del CONACYT, en cuanto a la interrelación de estos con el gobierno central. Eso lo convierte en un objetivo estratégico para lograr desmontar todo el sistema, con el fin de luego impregnarlo de postulados ideológicos.

A su vez, el escarceo que se vive en estos momentos para liquidar un centro de investigación dedicado a asuntos tan complejos como la historia, las políticas públicas, la administración y la economía, cuyo estudio y observación pondrán en ridículo las acciones del actual gobierno, tiene también una meta secundaria: ejercitar las tácticas para apoderarse de la principal presa: la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Van por ella

Otra acción que no se identifica con facilidad, es el debilitamiento del federalismo. Los centros de investigación están esparcidos en diversos estados de la República. Su magnetismo sobre la vida académica y científica de cada entidad federativa resulta trascendente. Golpear a estos centros, significa pauperizar las capacidades de atracción de inversiones en los estados, se pierde competitividad y se afecta su economía.

La fuerte vinculación de muchas sedes que mantienen áreas de vinculación con la industria y el entorno empresarial, con proyectos concretos que dotan de valor agregado a la producción, conlleva el deterioro de la productividad, cuando se genera ex profeso, un ataque a la investigación realizada en esos institutos. Los particulares también pierden, y mucho, con la política de destrucción de la capacidades científicas del país.

Mostrando su carácter dictatorial, nos encontramos en marcha una política para arrasar con casi todas las capacidades científicas del país. Esta culminará con la conquista de la UNAM. Pero la primera batalla, es desmantelar el CIDE. Nuestro presidente intenta sepultar la inteligencia.

Recorte del 75%
Anuncio publicitario

GUANAJUATO, EL REGRESO DE EL SANTO

Carlos Arce Macías

Es indiscutible que el súper héroe mexicano por excelencia es El Santo, el cual posee el reconocimiento de los guanajuatenses, desde que en 1970 acudió a la ciudad a rescatarnos de las malévolas momias que asolaban la ciudad colonial. Con gran eficacia, y bajo el lente de Enrique Wallace y la dirección de Federico Curiel, quedó evidencia para la posteridad, de los fieros combates entre luchadores y los cuerpos áridos producidos en el panteón de Santa Paula. A los 15 años y desde el balcón de la casa de la plazuela del Baratillo, en donde vivían mis tías abuelas, fui testigo de una de las aguerridas peleas, que se desarrolló en ese sitio. El Enmascarado de Plata, salvó a mi pueblo del mortífero ataque de los seres de ultratumba.

Pelea en la Plazuela del Baratillo

Pero ahora, ante las terribles amenazas que vive nuestra entidad, requerimos nuevamente la intervención inmediata de nuestro héroe autóctono. ¡Ya si no! Las calamidades que caen sobre los indefensos pobladores de estos lares, son tremendas. 

El crimen organizado, ha fincado sus reales en estos territorios, en donde las autoridades, con más de 10 años de experiencia en el cargo, han sido incapaces de revertir el fenómeno criminal que padecemos. Somos campeones en homicidios a nivel nacional, y ni el gobierno federal y menos el estatal son capaces de combatirlo eficazmente. Los muertos se cuentan por miles, ante la mirada atónita de nuestros egregios legisladores, que decidieron ratificar al fiscal, por instrucciones del gobernador. Punto.

Pero las malas noticias siguen precipitándose sobre nosotros. En esta semana el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, presentó su Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG), en la que se muestran cifras alarmantes para Guanajuato: de 2017 a 2019 la tasa de corrupción ¡aumentó 80 por ciento! La más alta, convirtiéndose en el estado en el que con más rapidez se impone esta perversión social. Casi nada ha hecho nuestro gobierno estatal para combatirla. Cada día es más claro que el esquema fue adoptado, implementado y perfeccionado a plenitud, durante la administración de Miguel Márquez, y prevalece en el actual gobierno. ¿Anticorrupción? Gracias, no.

Simulando la Anticorrupción

Asombroso, el modelo parece estar tan desgastado, que ya resultó imposible sostener, en una subsecretaría, a un exalcalde sobre el cual pesaba una larga auditoría, que lo involucra en conductas ilegales. Se trata de un virus que ha infestado a casi todos los políticos guanajuatenses (existen excepciones meritorias) a cargo de los gobiernos locales. Nuestros miembros de los ayuntamientos, se resisten a aceptar un postulado categórico: no se hacen negocios desde el gobierno. Al contrario, su involucramiento en el funcionariado público se debe a su convicción de que desde el poder, se generan las más altas utilidades, a través de trampas, extorsiones y moches.

Y a partir de esta calamidad, se lanza el grito desesperado de los guanajuatenses a El Santo, para que regrese y combata estos horribles despojos de la corrupción, empezando por el actual alcalde de la ciudad que vive entre cerros y montañas, bajo la égida del autoritarismo, la torpeza y los trinquetes de su gobernante.

Las momias malas de Guanajuato

Ahora la última aventura del presidente municipal que padecemos, encuentra repercusiones a nivel nacional, cuando no puede contar satisfactoriamente la cantidad de cuerpos áridos que pueblan la ya famosa colección de momias guanajuatenses, viajeras y sedentarias ( ya contamos con esa nueva clasificación). Y es que se sabe que el muestrario de cadáveres estaba siendo saqueado y tuvo que ser repuesto de urgencia, cuando una palomita soltó la noticia.

Deseamos que El Santo regrese a liberar a los guanajuatenses de la corrupción que los desgobierna. Debería comenzar por despacharse al alcalde que tan poco respeto muestra por las conocidas y famosas momias. Sería un buen principio. Ojalá y El Santo lo entienda.

Voy para allá

SIMILITUDES

Carlos Arce Macías

Durante estas largas semanas de confinamiento, nuestro tiempo para leer se ha incrementado. Así pude dar lectura a un estupendo libro: “Memorias”, de Albert Speer, el llamado “Arquitecto de Hitler” y también Ministro de Armamento y Municiones de Alemania, durante la Segunda Guerra Mundial.

Lectura acuciosa

Speer fue un burgués de clase acomodada, arquitecto de espléndida formación académica en las mejores universidades alemanas (Berlín, Múnich y Kalsruhe),que comenzó su carrera en 1931 en el Partido Nazi y accedió al círculo íntimo del Führer, encargándose de los magnos proyectos arquitectónicos de Hitler. En 1942, en plena guerra, fue encargado de la producción de armamento y municiones. Al ser derrotada Alemania fue juzgado en Núremberg y condenado a 20 años de prisión. Allí escribió sus “Memorias” en donde narra su relación con Hitler y describe el funcionamiento del gobierno nazi. Fue liberado en 1966 y falleció en 1981. De la lectura acuciosa de su libro comparto algunos detalles importantes que motivan la reflexión. Veamos:

Albert Speer narra como el Führer le tenía aversión al funcionariado alemán, a esa casta de técnicos formados durante años para dedicarse a la delicada tarea burocrática. A diferencia de lo que se ha creído, el nazismo era hosco y resistente a una administración guiada por la técnica.

Frente a la toma de poder omnímodo de Hitler, se observó como los empleados incondicionales del canciller germano, fueron degradándose para cumplir cualquier orden, por excéntrica o caprichosa que pudiera ser. Esta sumisión absoluta a los dictados del líder, provocó que la administración no funcionara bien. Nadie podía controvertir las órdenes expedidas.

Dictando órdenes

Esta incómoda situación también condujo a un nuevo problema: el aislamiento del dictador. Poco a poco, el circulo de colaboradores fue limitándose a unos cuantos, quienes a su vez, manipulaban las decisiones que iba ordenando el jefe. En cada momento se apartaba más de la realidad.

En relación a su círculo íntimo, Hitler despreciaba a los intelectuales, prefería estar rodeado de los representantes territoriales del partido nazi, cuya visión y perspectiva del mundo era absolutamente rural. También optaba por mantener en su cercanía a funcionarios con taras, esto es, con algún tipo de lastre ético (corrupción por ejemplo), que los debilitaba para resistirse a cualquier orden, por estúpida que fuera.

La imposibilidad de utilizar un método más científico, como la estadística y el manejo de datos, para tomar decisiones asertivas para resolver los problemas que se iban planteando, lo condujeron a expedir órdenes, contando solo con datos aislados y narrativas subjetivas. Se equivocó.

El jefe del Reich fue transformándose de dictador a déspota y posteriormente a megalómano, momento en donde sus decisiones se apartaron completamente del mundo real. Como dictador tomaba medidas voluntaristas, sin mayores contrapesos. Siendo un déspota, prohibía cualquier oposición a sus ordenanzas. Ya dentro de una conducta megalómana, su síntoma fue la desmesura de sus órdenes, que rayaban en la locura; como su insistencia de que, en plena guerra, se continuara la construcción de sus obras faraónicas.

Tribuna nazi, Nuremberg , campo Zéppelin

En su crónica Speer lanza el siguiente aserto: ”En aquélla época me di cuenta que el sistema de gobierno de Hitler demostraba ser inferior al de los regímenes democráticos en un aspecto decisivo, pues no existía crítica pública alguna que pusiera en la picota aquellas desviaciones, no había quién exigiera ponerles remedio”.

Debate con Churchill sobre la guerra, en el Parlamento británico

Los pasos de dictadura-despotismo-megalomanía, son manifestaciones de una vía que desemboca en la derrota. Hitler, aislado, desolado y delirante decidió tomar el mando militar, despojando de este a sus oficiales profesionales. La guerra se manejó desde la Cancillería. Y Perdió.

Advertencia: cualquier parecido con las realidades de otros pueblos, no es responsabilidad de Albert Speer, sino de los desquiciados que intenten reproducir el nefasto modelo.

Megalomanía

DESTINO: LAS MOMIAS

Carlos Arce Macías

Desde la corta visión de Alejandro Navarro, alcalde de Guanajuato, el destino de la capital del estado solo son las momias; no la ciudad, no su cultura, no su entorno mágico y menos su historia. Lo explico.

Un fenómeno natural, descubierto hace años y publicitado en una película del héroe de la lucha libre, El Santo, convirtió una exhibición de cadáveres momificados del cementerio de Santa Paula, en supuesto “museo”, para satisfacer el morbo de cierto tipo de visitantes, que arribaba a la ciudad.

Muérase de miedo

Pero la vocación turística de Guanajuato deviene de otras circunstancias que debemos revalorar, para no acompañar la ignorancia de su gobernante en turno. Esta entidad federativa responde al influjo de centros urbanos, que no pertenecen a Guanajuato. Al oriente, toda la zona de La Laja orbita en rededor de Querétaro. El norte guanajuatense responde a la dinámica de San Luis Potosí. El sur siempre se ha alineado a Morelia y el occidente mantiene fuertes lazos con Guadalajara. Como auténticamente guanajuatense solo queda la zona correspondiente a Irapuato, Silao y la propia ciudad de Guanajuato, que gracias a su potencial minero, se consolidó como una de las ciudades novohispanas con mayor auge. Así lo vio con claridad el polímata Alexander Von Humboldt, una de las mentes más ilustres de su época, al visitar la región más rica y próspera de América.

Humboldt, el sabio

En la ciudad de Guanajuato acaeció el gran evento de la primera parte del movimiento de insurrección de 1810: la toma de la Alhóndiga de Granaditas. Luego de la masacre de españoles, todo cambió y el movimiento de Miguel Hidalgo marcó el inicio de la independencia. En sus callejuelas y plazoletas, se entreveran leyendas, sucesos históricos y se descubren expresiones arquitectónicas de incalculable valor, que llevaron a la UNESCO a declararla “Ciudad Patrimonio de la Humanidad”. Nada más y nada menos.

Esta ciudad extendió su nombre a toda una región, constituida por una enorme diversidad social y ha sido importante testigo de la historia de nuestro país. Quiéranlo o no, ninguna otra localidad del Bajío, la iguala en prosapia. Pero aún hay más, su caprichosa ubicación la hacen uno de los asentamientos urbanos más singulares del mundo. 

Una condición que revolucionó a Guanajuato, haciéndola diferente a los pueblos y villas circundantes, fue el establecimiento a partir de 1732 del Colegio de la Santísima Trinidad, luego, en 1785 el Real Colegio de la Purísima Concepción, en 1870 el Colegio del Estado y en 1945 la Universidad de Guanajuato. Bajo su auspicio se formaron una gran biblioteca (Biblioteca Armando Olivares), una colección de mineralogía excepcional, un museo de Historia Natural (Alfredo Dugés), un archivo histórico y una pinacoteca de gran valía. 

Desde la propia Universidad, se abrió un espacio cultural invaluable, que ha logrado el reconocimiento de la ciudad como “Capital Cervantina de América”, lo que devino en uno de los eventos artísticos más espectaculares del siglo XX: el Festival Internacional Cervantino, que ha contado con la presencia de grandes compañías teatrales y de danza, las mejores orquestas del mundo, y solistas extraordinarios.

Empieza el FIC

Esta es la ciudad, para rematar, de Diego Rivera y José Chávez Morado. El primero tiene como museo la casa en donde nació; el segundo hizo suya la propia Alhóndiga de Granaditas y fundó “El Museo del Pueblo”.

Pero nada de esta larga saga histórica y cultural es importante para el peor alcalde que haya tenido este municipio. Insiste en endeudarnos y convertir el linaje histórico y cultural de una gran ciudad, en una experiencia turistera, dedicada a la observación morbosa de cadáveres momificados, la borrachera, el desmadre y a la compra de charamuscas. Lo repito: Navarro es indigno de gobernar esta comunidad.

Oferta turística: momias y charamuscas

NO HAY

Carlos Arce Macías

En tanto vamos descubriendo la verdad en cuanto a las condiciones de nuestro país, especialmente durante estas pandémicas fechas, constatamos que en varios lugares ya no hay servicios de salud para urgencias y que los servicios de emergencia están limitados. La Cruz Roja Mexicana, que vive de la caridad pública (increíble que no sea un servicio público obligatorio), no ha podido hacer su colecta anual y pronto empezarán a faltarle recursos. México adolece de servicios de urgencia y emergencia. Los avances paulatinos de la Secretaría de Salud, los demolió el actual presidente en unos cuantos meses. No hay.

Sin $$$$$

Un día nos despertamos y descubrimos también que nuestro país no cuenta con maestros de vocación y cuya profesión sea atesorada por la sociedad y el mercado laboral. Salvo algunos cuantos miles de estoicos mentores, perdidos entre una masa de grupos de choque y militantes de un sindicalismo destructivo yvoraz, tampoco tenemos docentes. No hay.

Pedagogos profesionales

Otro día nos hemos encontrado con que la seguridad y paz pública, son una aspiración perdida en un mar de acuerdos obscuros y renuncias a la acción policiaca. A nivel local, nuestros ediles han sido incapaces de construir, salvo unas cuantas excepciones, cuerpos profesionales, bien armados y capacitados para garantizar la paz comunitaria y evitar la acción de los cárteles a nivel municipal, que aprovechando la emergencia han decidido maquillarse de finísimas y bondadosas organizaciones, repartidoras de despensas. Sospechosamente, las fuerzas del orden siguen pasmadas. Si nos preguntamos por las policías, la respuesta es categórica: no hay.

A partir de la llegada del nuevo gobierno a operar la administración federal, han desaparecido los denominados tecnócratas. Se trataba de los funcionarios encargados de que el gobierno accionara y cumpliera sus funciones ordenadas y reguladas por la ley y reglamentos. Cuando vemos la torpeza y dificultad de la actual administración pública, sus imprecisiones y dislates, buscamos a los encargados de áreas totalmente técnicas como las de Hacienda, Comunicaciones y Energía y no los encontramos por ningún lado. Han sido sustituidos por personal sin pericia ni experiencia alguna. Por lo pronto, tecnócratas, que hagan funcionar bien el gobierno, no hay.

Los nuevos expertos de la 4T (CRE)

En muchas redes sociales no es extraño encontrar quejas por el pésimo desempeño de los políticos de oposición, incapaces de estructurar una respuesta eficaz en contra del actual gobierno, que evidencia un pésimo desempeño, carente de contrapesos a sus decisiones. Su verdadera obsesión es consolidar una base electoral construida desde sus clientelas sociales, receptoras de dinero público, y condicionadas a votar por Morena, para no perder su exiguo ingreso. Poco a poco se intenta cancelar toda posibilidad de oposición. Y es que para enfrentar a la transformación de cuarta, hay que poseer un atributo que muchos de los actuales políticos, calificados por el propio López Obrador como el PRIAN, no poseen: la honestidad. Más allá de su significado virtuoso, la honestidad soporta la posibilidad de confrontar sin temor a ser apabullado, a un adversario maniqueo. Y por ahora, sobran los dedos de una mano, para contar a los políticos que resulten funcionales, en esta situación, como Juan Carlos Romero Hicks, por ejemplo. Un Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa, Miguel Osorio Chong, Miguel Márquez, Luis Alberto Villarreal, Ricardo Anaya, Jesús Ortega, etc., constituyen una calaña impresentable, incapaz de liderar un proyecto para dotar de esperanza a los mexicanos. Están manchados, irían solo por negocios y a vender caros sus votos. Oposición por ahora, no hay.

¿Tan poquito?…

Nos queda solo la ciudadanía. Muy poca, articulada y afiliada a grupos organizados. Son estos, sobre quienes recae la única posibilidad de construir una salida a la desgracia en que nos encontramos sumidos. Posiblemente, solo allí encontremos algo. ¿Si hay?

Liderazgos