RUPTURA AZUL

Carlos Arce Macías

«PAN: perder al partido, sin ganar el gobierno»

Gerardo Esquivel

 Se escuchan voces sobre la consistencia institucional del partido Acción Nacional, que ha visto pasar diversas confrontaciones internas, saliendo siempre avante de todos sus conflictos internos. “Mas fortalecido que nunca”, sentencian algunos apasionados militantes, rememorando las guerras intestinas y el desenlace final del combate que siempre terminó con la defección de un grupo de agraviados integrantes.

 La ruptura con Margarita Zavala, propiciada por un ambicioso e imprudente dirigente nacional, que el panismo encumbró y que ha demostrado que carece de la templanza necesaria para reprimir su obsesión por ser candidato del PAN a la Presidencia de la República; no es un evento similar a los encontronazos entre grupos panistas que se vivieron en otras épocas. Desarrollo la hipótesis.


 Los desencuentros anteriores se dieron en el contexto de un partido de oposición, que competía de manera testimonial en las diversas elecciones. No había poder en sus manos, se trataba de un ejercicio de esgrima virtual, consistente en evidenciar y ridiculizar al partido en el gobierno, con base en la potente oratoria de los selectos miembros, de sólida preparación académica, especialmente jurídica, que hacían trastabillar al todopoderoso partido del gobierno. Salvo un puñado de municipios y algunas diputaciones, el partido no controlaba ni estados, ni ciudades ni congresos. Las candidaturas eran pocas, porque difícilmente se encontraban aventureros temerarios que quisieran participar en elecciones claramente fraudulentas e inequitativas.

 Las divisiones internas, se dieron por causas esencialmente ideológicas y programáticas, especialmente en 1976. O bien por el posicionamiento frente a los cambios en el sistema de partidos y la aceptación de recursos públicos, los cuales hoy, paradójicamente, el dirigente de Acción Nacional repudia. No había candidaturas que pudieran ser ganadoras, en aquéllos tiempos heroicos de “los místicos del voto”, como los bautizara Adolfo Ruiz Cortines.


 La escisión que se ha fraguado dentro del PAN, en estos últimos meses, corre por cauces diferentes. No se acrisola en una formación partidaria repleta de románticos políticos, émulos del fundador: Don Manuel Gómez Morín, uno de los llamados Siete Sabios, de la joven generación de 1916. Ahora el partido es una organización muy compleja, colonizada por una nomenclatura, pendiente de absorber las rentas de todas sus actividades políticas. Los grandes presupuestos están en sus manos, por medio de la negociación con gobiernos, y la supervivencia en la cima del poder, depende de la distribución de puestos a sus incondicionales, “operadores electoreros” casi todos. Las prácticas deliberativas, las sesudas críticas a las decisiones de la dirigencia, la inclusión de ideas novedosas, no son el alimento de una agrupación centrada en el manejo del dinero y el poder. Gómez Morín, hoy, no reconocería al PAN como su criatura.

Ante esta nueva realidad, el desquebrajamiento del partido, no iniciaría con una desbandada inmediata; pero teniendo a la mano una nueva formación independiente, los múltiples precandidatos panistas, perdedores en las diversas designaciones que se anuncien próximamente, irán abandonando el esfuerzo electoral blanquiazul, para apoyar la opción de Margarita Zavala. Esto provocaría una profunda herida, que podrá poner en riesgo gubernaturas, senadurías, diputaciones federales, diputaciones estatales, alcaldías, sindicaturas y regidurías, que se sentían seguras.

 En el caso, por ejemplo de Guanajuato, la nominación del “delfín” gubernamental, se complicaría, ante la posibilidad de éxodo de los aspirantes frustrados, a las filas de la candidatura independiente, recién creada. La carretada de votos para el PAN, puede verse peligrosamente disminuida, y con esto, el desplome del voto blanquiazul, en un contexto de alta competencia. Las cosas se embrollaron a un extremo crítico, y solo una candidatura muy sólida y convincente, podría salvar el difícil reto.


 Por supuesto, la viabilidad del recién creado Frente Amplio Ciudadano, se vería seriamente dañada, cuando su principal promotor vaya perdiendo paulatinamente votos y fuerza. El Frente quedaría debilitado, y los equilibrios internos, serían más difíciles de administrar, ante la pérdida de potencialidad electoral panista.

 Enfrentar a una opción con el adjetivo de “independiente”, distante de la vilipendiada partidocracia, y que cuente con recursos, operadores capacitados y ciudadanos convencidos de su viabilidad para contender por la Presidencia, y que aparte conozca de memoria las debilidades del PAN, puede resultar un enemigo mortal para este partido. Aparte de que la flexibilidad para enrolar nuevos apoyadores y simpatizantes, le dará una valiosa ventaja. Más allá de los resultados electorales, se abrirá en el futuro próximo la opción para conformar un nuevo partido de centro-derecha, oxigenado y modernizado, que competiría directamente con Acción Nacional por ese sector del electorado.


 Ahora el panismo puede arrepentirse de su miope proceder, al permitir el arribo de jóvenes oportunistas, que temerariamente, desmontaron los restos de las buenas prácticas que aún anidaban en ese instituto político, para definir candidaturas. Lo primero que hicieron fue inflar y alterar el padrón de militantes, y con ello, la imposibilidad de realizar contiendas internas justas y equitativas. Luego, una dictadura casi estaliniana, resguardada por corifeos, que sustituyó a la figura de los probos y mesurados presidentes nacionales, que el PAN se enorgullecía de poseer.

 La última oportunidad la dejó pasar Acción Nacional, cuando en el 2015, la aplanadora montada con recursos sustraídos al grupo parlamentario de la Cámara de Diputados, logró una enorme cantidad de votos para encumbrar a Ricardo Anaya, sobre la opción que encabezaba Javier Corral, actual gobernador de Chihuahua. Allí se definieron querencias, ambiciones, obsesiones y patologías. La ruptura era cosa de tiempo, como bien lo advirtió el chihuahuense. Y así pasó.


@carce55

 

 

2 comentarios en “RUPTURA AZUL

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s