¿PAN A LA MOREIRA?

Carlos Arce Macías

Hace unas semanas el Partido Revolucionario Institucional, conformó su Consejo Político. Como miembro de este órgano, quedó uno de sus más conspicuos integrantes: Humberto Moreira. La sola inclusión de figuras tocadas por la corrupción y la mala fama, es suficiente para desacreditar, hoy en día, el funcionamiento honesto de uno de los órganos más importantes de un instituto político. Es poner a la Iglesia en manos de Lutero, como sentencia el refrán.

El día de hoy, el panismo guanajuatense elegirá a candidatos a integrar el Consejo Nacional y el estatal. Mucho cuidado deben de tener los militantes del blanquiazul, de no convertirse en el hazmereir ciudadano, integrando dentro de uno de sus más serios órganos de conducción, a personajes con cargas negativas, por no conducirse bajo los principios éticos, jurídicos o doctrinarios del panismo.

Y es que resulta curioso, pero en la sarracina que se está dando entre precandidatos a al gubernatura, con tal de ganar posiciones de poder, las alianzas más extrañas se pueden armar, con tal de potenciar la votación de cada grupo político. Así no nos extrañe el nombramiento como consejeros de personas que ya pasaron por el escándalo nacional y el señalamiento de conductas deshonestas.

Si no se cuida esta condición, se construirá el mismo escenario que ahora confronta el PRI. Muy mustios los consejeros de ese partido, codeándose con Moreira.

Espero que las ansias de poder y de control por las posiciones internas, no conduzca a Acción Nacional a convertirse en remedo tricolor. Por lo pronto llamo la atención de dos casos, el de los exdiputados federales involucrados en escándalos de moches y el de los actuales diputados que aprobaron un nuevo fondo para reeditar esa actividad gestora-mocheril, y que no conformes con eso, se auto asignaron un suculento bono anual, nomás porque les pareció muy propio, repartirse unos milloncitos más.

Con total descaro, con ánimos de Montana, alguno se apuntan para competir por una posición en los consejos, no obstante haber permitido ser coordinado no por su partido, sino directamente por el líder cameral priísta, comprometiendo votos y votaciones a favor de los intereses puntuales de Peña Nieto y del PRI. Y no suficiente con ello, se vio involucrado en el escándalo de los moches, percutido en Celaya.

Sin temor alguno del daño inferido por la creación de ese fondo presupuestal, creado ex profeso para que los diputados saluden con sombrero ajeno, y se enreden en malos pasos; los actuales diputados federales panistas, pertenecientes a la LXIII legislatura, con asombroso aplomo, no titubearon en aceptar el regalito que Hacienda les puso frente a sí. 18 millones de pesos por cabeza, fue suficiente para lograr la aprobación de uno de los presupuestos más complejos, por los recortes presentados, que se haya procesado en la Cámara de Diputados. Nadie discutió con profundidad y pasión los efectos de las disminuciones, las transferencias, los gastos innecesarios, etc. El interés solo se centró en cuanto de las migajas a distribuir, serían para cada diputado. Una vergüenza.

Pero los legisladores federales en funciones, no pararon ahí, salvo el diputado Bolaños, actual presidente de la Cámara, todos los demás panistas aceptaron el auto otorgamiento de un bono de $150,000 pesos que significará la erogación de 75 millones de pesos más, solo porque les vino en gana. Este monto se añade a su jugoso aguinaldo, por supuesto.

Y el tema no es menor, porque millones más, millones menos, lo que se mide en estas decisiones es la templanza de nuestros políticos profesionales y representantes. Ninguno, repito, ninguno, tuvo el coraje de negarse a aceptar las indignas e ilegales dádivas. Todos las aceptaron. Ni una voz en el desierto.

Considero que estas reprobables posiciones de nuestros exlegisladores y diputados actuales, los sitúan en condición de rechazo para acceder al cargo de consejeros, tanto nacional como estatal. No han actuado dentro de la rectitud planteada por la doctrina panista, no se han conducido con la dignidad a la que les obliga ser nuestros representantes. Espero que así lo considere la asamblea que hoy se reúne en León. Un milagro político podría darse, para convencer a los ciudadanos que el PAN, sigue siendo el partido de la gente recta y honesta, y no un PAN a la Moreira.

Twitter: @carce55

Editorial publicado en AM LEÓN el 11 de diciembre de 2016

 

2 comentarios en “¿PAN A LA MOREIRA?

  1. Hola Carlos. Solo uno, el independiente Manuel Clouthier que no solo eso, sino que tampoco ha aceptado, todas las ayudas adicionales que se han otorgado. Ahuja en el pajar. No soy su fan ni seguidor, pero esto lo tengo que reconocer

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s