SER O NO SER, Hamlet y Guanajuato

SER O NO SER

Carlos Arce Macías

 

“Ser o no ser, esa es la cuestión. ¿Cuál es más digna acción del ánimo, sufrir los tiros penetrantes de la fortuna injusta, u oponer los brazos a este torrente de calamidades, y darles fin con atrevida resistencia?”. Esta es una de las más famosas frases de la literatura universal. Está plasmada en “La Tragedia de Hamlet, príncipe de Dinamarca”, escrita entre 1599 y 1601 por el inmenso dramaturgo inglés William Shakespeare.

Hamlet aborda, como uno de sus temas centrales, la duda. El momento preciso en que el hombre introspecta una serie de acontecimientos, para intentar racionalizar una compleja decisión que lo afectará a él, a todos los cortesanos que le rodean, y finalmente al pueblo de Dinamarca. Se trata de asesinar, en venganza por la muerte de su padre, a su tío el rey.

Y la tragedia shakesperiana, se repite en la historia de diferentes pueblos, una y otra vez, abordando las decisiones de estado que deben de tomarse ante severas cuestiones que involucran a una amplia comunidad. Y todo centrado en el juicio solitario de un gobernante.

Con un sentido menos trágico que la obra de Shakespeare, Don Miguel Márquez Márquez, gobernador de Guanajuato, muy lejano de las frías tierras danesas, tiene frente a sí una trascendente determinación para el futuro de su gobierno, y el destino de los guanajuatense: ir en pos o no de la candidatura a la Presidencia de la República por su partido, el PAN. He ahí la cuestión.

SER…

Querer ser candidato, significa entrar en el pantanoso juego del poder por la posición más ambicionada de la política mexicana. Los jugadores de esa peligrosa apuesta, comprometen la vida misma por el triunfo. Esa candidatura es crisol de obsesiones, de anhelos enfermizos por el poder, en muchos casos. Para muy pocos competidores, se trata de una animosa búsqueda del puesto para generar cambios substanciales que hagan avanzar al país, y mejoren la vida de sus habitantes.

En esa competencia, son más los malos que los buenos. Las ambiciones no encuentran freno a ese nivel. La mala regulación e inexistente fiscalización de la elección, encargada al INE y a los funcionarios de la Fiscalía Especializada de Delitos Electorales (FEPADE), permite la compra descarada de votos, a la vista de todo el mundo. La elección mexicana se gana a carretadas de dinero, vaciadas entre los medios de comunicación y los “operadores” políticos encargados del acarreo de votantes. No hay opción, para ganar en estos tiempos, hay que robarse el dinero de las arcas públicas; convertirse, o ya tener una larga y refinada experiencia como ladrón. Por eso, la resolución ética, se torna fundamental.

Muchos medios de comunicación, presionan insistentemente para que el gobernador se arroje temerariamente a las procelosas aguas de la ambición política. Saben, que si intenta la candidatura, el dinero fluirá y se multiplicará para sus empresas. Está en su interés incitarlo a la aventurada apuesta, su futuro les tiene sin cuidado.

Precipitarse en ese caldero, traerá amargas experiencias a los guanajuatenses. La hasta ahora tranquila administración estatal, tendrá que enfrentar la saña de los inescrupulosos participantes, capaces de cualquier maniobra para descarrilar un buen gobierno. El sabotaje se pondrá a la orden del día.

Desde el PAN, la trama de embaucar al gobernador en tan grave empresa, se encamina a multiplicar candidaturas, para intentar difuminar la única propuesta con cierta posibilidad de triunfo: Margarita. Se trata de frenar una aspiración incómoda y poco propicia para la actual élite panista, que tiene comprometido su apoyo con el gobernador de Puebla, conspicuo y avanzado discípulo de la maestra Elba Esther Gordillo.

Pero también deberá pensar nuestro prudente gobernante, que Los Pinos, no son el mejor lugar para educar hijos pequeños y mantener la estabilidad familiar. Es una vorágine que al más cabal lo puede trastornar, engulléndolo en sus corrientes. Hay que tenerle miedo.

NO SER…

Refrendaría la claridad política que hasta ahora ha mostrado el gobernador del estado. Ha sido un ejecutivo sobrio, ajeno a los delirios de grandeza que anidan en las azoteas del poder.

Daría la opción de trabajar, con cierta parsimonia, en la modernización del gobierno; convirtiéndolo así, en un instrumento profesional, bien cimentado y estructurado, que actúe de forma transparente, construyendo bienes públicos que produzcan confianza en los ciudadanos.

Permitiría la concentración máxima de esfuerzos para redondear un sexenio que presenta importantes avances en materia de educación, turismo y especialmente economía. Guanajuato crece como nunca, acompasado el paso, por una agresiva y exitosa política de atracción de inversiones.

También le permitirá avocarse a definir, con precisión quirúrgica e inteligente diseño, una eficaz política social, que evite un pernicioso y desbocado asistencialismo populista, que solo signifique un inútil desperdicio de recursos.

Podría focalizar su esfuerzo en resolver la mas seria amenaza: la seguridad de sus gobernados. El crimen organizado, cuya base es al corrupción, presenta índices preocupantes. Los esfuerzos en esa área deben redoblarse, es asunto prioritario y de máxima atención.

LA DUDA…

Definirse asertivamente, es urgente. Solo así los guanajuatenses sabremos a que atenernos. Muchos queremos que le vaya bien a Marquéz, unos por simpatía y afinidad ideológica, y otros por simple conveniencia. No importa, estamos con él.

El destino acecha. Pero hoy se trata de una decisión trascendente, porque si se equivoca podemos terminar como Hamlet, en tragedia.

Twitter: @carce55

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s