LEGISLATURAS EN CONFLICTO

Carlos Arce Macías

Para los que fueron verdaderos diputados de la oposición.

Las elecciones de medio termino, plantean la necesidad de acotar el poder a aquellos que lo han ejercido bajo la servidumbre incondicional al presidente de la República, provocando así una profunda herida en el funcionamiento del sistema de contrapesos, propio de una república.

Un presidente locuaz, inepto y con serios trastornos de personalidad, intenta sojuzgar al Poder Judicial, y durante tres años ha tenido bajo su designio a la Cámara de Diputados Federal. Urge poner fin a tan temeraria condición, que solo presagia malos resultados para todos.

La cuestión se centra en la formación de un grupo de oposición, cuyos candidatos, han sido designados a dedo por sus partidos, sin mediar procesos electivos internos. Se intenta fortalecer la vida democrática desde una metodología a todas luces autoritaria. Una contradicción obvia, para lograr lo que se busca.

Recurramos a la experiencia para para evaluar las condiciones que puede asumir la oposición que pretende retar al presidente. Analicemos dos legislaturas, cuya naturaleza y conducta desplegada resulta contrastante. Veamos.

LVII Legislatura Federal. Ha sido calificada como histórica. Activa de 1997 al 2000, se le ha bautizado como la “Legislatura de la Transición”, ya que sobre sus hombros recayó la gestión de la pérdida de mayoría absoluta, con que el PRI siempre había contado en la Cámara de Diputados. Un hecho a destacar es la templanza y frugalidad que siempre mostraron las fracciones oposicionistas al régimen priísta. En general, los votos del PAN, PRD y Verde se mantuvieron firmes para sostener la mayoría necesaria para doblar al partido oficial y negociar cambios legislativos y presupuestales profundos, como la autonomía del Banco de México y el fortalecimiento de los municipios. Salvo la trágica experiencia producida por la traición de un diputado que se escondió en un baño para no votar, propiciando el triunfo del PRI en un presupuesto, todos los demás sufrieron cambios radicales, producto de complejos consensos. Su actuación se parece mucho a lo que se intenta realizaren la próxima LXV Legislatura. Conducida la oposición por Carlos Medina Plascencia y Porfirio Muñoz Ledo, el oficialismo perdió el control cameral, inaugurando un largo periodo de negociación entre las diversas fuerzas parlamentarias.

Se acabó el mayoriteo

LXII Legislatura Federal. Mejor conocida como “La Legislatura del Moche y del Escandalo”. De 2012 a 2015, fuimos testigos de la captura de gran parte de los liderazgos de oposición por el oficialismo. Seducidos por las posibilidades de “bajar recursos para sus distritos”, las burbujas de esta diputación convirtieron el deber parlamentario en zahúrda (pork barrel se denomina a este fenómeno). Rápidamente, el viejo priísmo disfrazado de “Nuevo PRI”, conducido por Manlio Fabio Beltrones, atrapó en sus redes a los principales liderazgos oposicionistas, colmándolos de atenciones, privilegios y lujos. Fue la legislatura de la partidocracia, donde muchos llegaron a su curul mediante la designación interna, realizada por una camarilla. La corrupción fue rampante. Cada diputado podía acceder a sumas millonarias, que se incrementaban anualmente con la finalidad de que dispusieran de estos dineros a su contentillo. Así, con descaro, se compraba el voto oposicionista para convertirlos en dóciles legisladores dispuestos a aprobar, sin chistar, los presupuestos de Peña Nieto. Hubo, eso si, excepciones muy meritorias de diputados que no entraron al entorno de corrupción y resistieron estoicamente las tentaciones; pero muchos participaron en la fiesta de la deshonestidad, por acción u omisión, y deben quedar marcados ante los ciudadanos. Con las alforjas llenas de las ganancias obtenidas con los fondos gestionados, los moches y el tráfico de influencias, algunos continuaron una carrera política exitosa, bajo la protección del “Pacto de Impunidad”, que los ha guarecido de cualquier investigación seria… hasta ahora.

Amigos y socios

La paradoja que enfrentamos en esta ocasión es que gran parte de las candidaturas oposicionistas, vuelven a ser reencarnadas por candidatos cercanos a la LXII Legislatura, cuando se requieren perfiles resistentes a la tentación pecuniaria y a la amenaza penal, por conductas ilegales (colas largas). Se debería haber buscado gente joven, con perfiles de genuinos opositores, parecidos a los que conformaron a la LVII Legislatura, que resistieron y vencieron al autoritarismo priísta.

Si se conforma una nueva legislatura como remedo de la LXII, estamos fritos.

Nota: Apunto los nombres de algunos conspicuos guanajuatenses de la LXII Legislatura: Diego Sinhué Rodríguez, Luis Alberto Villarreal, Ricardo Villarreal y Juan Carlos Muñoz. Juzgue usted su desempeño.

Oposición férrea y fin de la mayoría automática

ELECCIONES SIN AGUA

Carlos Arce Macías

Esta semana se denunció la problemática que vive la capital del estado, relativa a la grave sequía que afecta a esta zona de México. El Observatorio Ciudadano de Guanajuato, puso en contexto la dramática situación por la que pasa el municipio en que anida una ciudad patrimonio de la humanidad. Abordemos el tema.

Seca

Bajo una inusitada discreción se ha intentado acallar cualquier noticia sobre una crisis hídrica, no obstante que las tres presas que surten a la ciudad están casi secas, y el agua de los pozos, ubicados en la zona sur, presenta substancias contaminantes peligrosas.

¿Por qué no se ha avisado con tiempo a la ciudadanía para ser escrupulosamente cuidadosos con el agua? La respuesta es sencilla: siendo parte de las malas decisiones en el tema de abasto de agua, está la autoridad municipal, que ahora se encuentra en campaña para intentar ser reelecta; el municipio y el órgano operador, han tratado de mantener el tema cubierto por un silencio cómplice. No quieren que los electores empiecen a preguntarse como se llegó a esta condición, y tomen medidas electorales para evitar la reelección de Alejandro Navarro y su pandilla. Esa es la razón.

El error que origina esta tragedia deviene de la decisión de construir una nueva presa denominada ya por los guanajuatenses como de “La Intranquilidad”. Allí se han gastado gran parte de los recursos que el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Guanajuato (SIMAPAG), debería de haber usado para realizar el saneamiento de las aguas del río Guanajuato, afluente del Lerma y abastecedor de la presa de La Purísima, así como para remediar el desastre ecológico que provoca el tiradero de basura a cielo abierto del municipio, que violenta las normas ambientales respectivas, arrojando sus lixiviados, ultracontaminantes, al cauce del río.

La construcción de la nueva represa es el resultado de la ocurrencia de un viejo político narcisista, mediante un pacto político con Alejandro Navarro, para distribuirse el control de los centros de poder local: agua potable y el ayuntamiento. Los trabajos iniciales de obras de desvío del cauce fueron asignados al grupo VISE, dueño del periódico “Correo”, con lo que garantizaron la cobertura y apoyo de ese medio, que incluso formula encuestas a modo para el candidato panista.

Pero desde hace años, se advirtió que la cuenca en donde se pretende erigir el nuevo embalse capta las aguas provenientes de minas de la zona de La Luz, cargadas de metales pesados y arsénico. El mañoso político con sueños guajiros, se dedicó a amenazar a los investigadores de la Universidad de Guanajuato que descubrieron el problema de la contaminación hídrica. Todo, para evitar que continuaran los estudios, que dejarían evidenciado un proyecto ruinoso, negligente y temerario. La intención entre ambos políticos consiste en extraer rentas de los presupuestos gubernamentales. A eso se dedican.

Seca

Hoy, luego de gastar decenas de millones en una obra que no es apoyada por el gobierno federal, la población capitalina se encuentra sin la rimbombante presa y con la batería de pozos, que garantizan una mínima dotación de agua, con contaminantes de plomo, flúor y arsénico, asociados a graves enfermedades como diabetes, trombocitopenia, isquemia, hipertensión, aterosclerosis e infarto cerebral.

Una presa se ve, se presume. Redes de drenaje y plantas de tratamiento, no son algo que pueda presumir un alcalde incompetente y cerril. De esta manera se vinculan, de forma perniciosa para los guanajuatenses, la avaricia irrefrenable del alcalde con ánimos releccionistas y la disparatada vanidad y voracidad del obscuro político local, para producir una profunda crisis, que pone en peligro a todos los habitantes de la región. Por dolo, equivocaron la política pública de un servicio vital.

Los hechos corroboran la impericia de Alejandro Navarro y sus alianzas torvas. Con oportunidad se le informó al PAN de estos riesgos, pero no solo no reaccionó, sino que ratificó su apoyo al deshonesto gobernante. Votar por él para que continúe desgobernando el municipio por otros tres años, sería una decisión insensata e irreflexiva de los desesperados electores. La camarilla actual, ambicionará continuar haciendo negocios, como contratar obra pública con sobreprecio… mientras la población bebe agua contaminada.

P.D. Como remate: esta semana el candidato Navarro promete la construcción de un campo de golf en el área de protección ecológica del municipio. Seguro no sabe que hacer con tanta agua. Chiste cruel.

Seca

PROMESAS DE CAMPAÑA

Carlos Arce Macías

Los políticos andan desatados prometiendo a la gente cuanta ocurrencia sea necesaria con tal de ganar la elección. Gran parte de los compromisos están amparados por una larga práctica de clientelización, sustentada con programas públicos, especialmente en el caso de los funcionarios y representantes con ánimos de reelección.

Vale la pena reflexionar, en este punto, en la diferencia que hay entre gobernar y prometer entrega de diversos bienes y obras hechas con los presupuestos públicos. 

Gobernar se define como dirigir una comunidad, el municipio para ser precisos, en el caso que nos ocupa. Las funciones van encaminadas a planificar, organizar, coordinar y controlar una entidad. Todo esto hay que hacerlo bajo una condición indispensable en estos aciagos momentos que vivimos: llevarla a cabo con honestidad.

Hasta ahora ha sido casi imposible, aunque hay como siempre raras excepciones, hacer entender a alcaldes, síndicos y regidores, que está prohibido hacer negocios desde los puestos públicos. No se vale, pero muchos no quieren ceñirse a patrones de integridad, porque conciben la política como un negocio, que arroja a través del tráfico de influencia y sobreprecios de contratos, porcentajes muy superiores de ganancia a cualquier otro negocio (entre el 10 y 50%). Para ellos, un funcionario honesto, es un imbécil que desaprovecha la ocasión para enriquecerse aceleradamente.

Seguramente por este crudo e indignante racionamiento, los diversos candidatos prometen de todo, menos garantizar a los ciudadanos la constitución de un gobierno comprometido con la honestidad, cuyos funcionarios y representantes no se enriquezcan a costa de los dineros públicos y el uso del poder.

Una propuesta de gobierno vinculada con la integridad debería tomar en consideración acciones muy concretas y llanas. La primera sería el compromiso de establecer el Servicio Público Profesional, para sustentar a la administración en personal capacitado y acreditado en sus labores, sujeto a una normatividad precisa, que les brinde seguridad de permanecer indeterminadamente dentro del gobierno. Sin esta pieza, no hay gobierno moderno ni eficiente.

Una misión, sin transparencia, sin conciencia de que los dueños de la información, y por lo tanto de los archivos del gobierno, son los ciudadanos, naufragará en el océano de la deshonestidad. ¿Cuántos candidatos prometen transparencia? ¿Qué hace el Instituto de la Transparencia (IACIP) al respecto de los municipios? Los avances no han calado hondo hasta ahora.

La mejora regulatoria no es sino la revisión profesional y constante de los procesos, tanto internos, como de interrelación con los ciudadanos, para hacerles fácil la vida en sociedad. Nos referimos a los trámites gubernamentales, que deben de ser sujetos a examen constantemente. El derecho humano de cuarta generación, al trámite digital, debería ser un compromiso profundo de los buenos candidatos, para evitar toda la corrupción de ventanilla y la generada por las amplias facultades de muchos funcionarios para decidir sobre cada caso en particular (discrecionalidad). Su manifestación más obvia aparece en la regulación urbana que administra las fronteras entre las zonas de conservación ecológica y la voracidad de los urbanizadores audaces. Amplísima zona de corrupción, como la que padecemos en Guanajuato Capital, bajo la administración de Alejandro Navarro y su impresentable director de Desarrollo Urbano. El trámite digital, democratiza el acceso a diversos mercados a los ciudadanos, impidiendo la concentración de ingresos en unos cuantos incondicionales, combatiendo la desigualdad y la especulación.

Finalmente ¿quién se obliga a rendir cuentas, monitorearse y evaluarse periódicamente? El mantenimiento de una fiscalización profesional y meticulosa avala la apropiada dirección de un gobierno comprometido con la honestidad. Para variar, en Guanajuato Capital llevamos meses sin contralor. Las arcas están abiertas y saqueadas, y los responsables de ello aspiran a reelegirse. Ya andan en campaña chacotera.

Por lo pronto, hartas cachuchas, camisetas, promesas de pavimentación, canchas, parquecitos, tinacos, calentadores solares, computadoras, tabletas, zapatos escolares, etc. En cuanto a honestidad y buen gobierno… ¡nada!

EL CANDIDATO, EL FISCAL Y LA 3 DE 3

Carlos Arce Macías

En estos días, el candidato de Morena a la alcaldía de León realizó una osada declaración, que dejó a muchos políticos pasmados. Espetó una contundente frase: negarse a presentar sus declaraciones “3 de 3”, porque “no dejaré información al alcance de Carlos Zamarripa, líder de la delincuencia organizada en Guanajuato”. Con ello logra dos efectos profundos: pone contra la pared al oficialismo panista y se hace harakiri. Quedamos ante una inusitada forma de incomodar a toda la fauna política guanajuatense.

Gobernar de frente al los ciudadanos

Las llamadas “3 de 3”, son una serie de declaraciones obligatorias para los funcionarios públicos, adoptadas por la legislación a consecuencia de una ardua lucha, iniciada por el escándalo de la “Casa Blanca” del corrupto expresidente Enrique Peña Nieto. A partir de 2015 la oposición, Transparencia Mexicana, el Instituto Mexicano para la Competitividad y la academia, se involucraron en una iniciativa que llevó al cambio de diversas leyes, para finalmente establecer el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA). Como primer paso anticorrupción, se acordó que los funcionarios deben declarar sus bienes, sus relaciones de intereses familiares y de negocios, y el cumplimiento de obligaciones fiscales; todo bajo el principio de máxima publicidad.

Y resulta que señor Sheffield no las quiere presentar por miedo al Fiscal General del Estado, de quién depende el Fiscal Anticorrupción de Guanajuato. No debería temer. Nuestro Fiscal Anticorrupción no encuentra ni al sol en plena primavera. Guanajuato es, o la entidad más honesta del país, o la más impune en cuestión de corrupción. Toda la clase política se encuentra a salvo de ser mancillada ni con el pétalo de una rosa, en esta zona abajeña. Por cierto ¿alguien conoce a este gris e intrascendente personaje?

Pero lo que consigue el candidato morenista, es algo paradójico: si los candidatos panistas, no solo en León, sino en todo el estado, no presentan sus declaraciones “3 de 3”, inferimos que asumen el mismo recelo que Sheffield, al temer ser objeto de persecución y chantajes por el crimen organizado que supuestamente coordina el ineficiente Fiscal. ¡Vaya cosa!

Y aquí quedará atrapado, y me alegra, un pícaro como el candidato panista de Guanajuato Capital a la alcaldía, que debe de manifestar el monto de su patrimonio, incrementado en mucho, durante su nefasta gestión; así como su relación de interés, que dejará al descubierto los negocios de su esposa y suegro. Si no lo hace, se igualará a Ricardo Sheffield.

Incrementando el patrimonio

Pero en otro flanco, el hecho de que el candidato del presidente no presente su información, durante la campaña electoral, tiene consecuencias graves. La principal es que los votantes pensaran que algo encubre el morenista, por eso su negativa a compartir sus manifestaciones. Porque resulta poco creíble que un funcionario, ubicado en la cima del poder federal, tiemble ante Zamarripa. Huele a pretexto. Y más, si la candidata azul, logra contrastarse, reaccionando rápidamente, y presenta sus declaraciones “3 de 3”. Sería mortífero para ella, no compartir animosamente toda su información requerida. Así, al tener a la principal candidata del PAN, con su “3 de 3” en mano, no hay forma de que los demás candidatos azules se escapen de hacerlo… a no ser que tengan algo muuuuy gordo que ocultar.

Por su parte, la jugada arriesgada de Shefield disgustará a otros postulantes de su mismo partido. Si presentan sus manifestaciones, contravienen y descalifican al aspirante a alcalde para León, al interpretarse que ellos sí confían en el Fiscal, dejando solo a su colega leonés. Si no lo hacen, la incertidumbre sobre la integridad pública de muchos candidatos de Morena se fortalecerá. Estarían apostando por el silencio, la obscuridad y la discreción, que permite la corrupción. Negarles el voto debería ser la respuesta popular. Construyeron su laberinto.

Desconfianza y desesperanza

El Comité Ciudadano del Sistema Estatal Anticorrupción debe tomar posición al respecto. Las declaraciones “3 de 3”, no admiten excepciones. Son un instrumento trascendental para garantizar la integridad de los candidatos. La ciudadanía guanajuatense debe ser resguardada de tanta pillería, maquinada desde el poder. ¡Basta! Publiciten sus declaraciones.

23 Y YO

Carlos Arce Macías

Como regalo navideño, recibí de parte de mis hijos un kit para realizarme un examen genético de la empresa “23 and Me” (el 23 se refiere a los 23 pares de genes de nuestro código). Hace unas semanas remitieron los primeros resultados, lo cual me llevó a repasar mis escasos conocimientos sobre genética e historia temprana de nuestra especie. La experiencia está resultando muy valiosa, porque clarifica los lazos ancestrales y prevé peligros en referencia a las cargas genéticas y las enfermedades a que estos rasgos nos exponen.

Quien haya leído el “Gen Egoista”, del biólogo evolutivo de la Universidad de Oxford, Richard Dawkins, comprenderá que lo importante en la naturaleza, es el gen, el cual crea estructuras vivas para permanecer (nosotros somos una de estas estructuras). La evolución de la vida, hasta donde la conocemos, se centra en esta unidad básica vital, que nos utiliza para sobrevivir, evolucionar y replicarse en la siguiente generación. La vida son los genes. Y los genes son más fuertes y resistentes, en tanto son más diversos.

El gen es la vida

Y teniendo como referencia esta cuestión, me adentré en los resultados reportados, que referenciaron mi ADN mitocondrial, o sea, el heredado por vía materna. Este linaje nos conduce hasta el alba de la especie, ubicada en el África subsahariana, en la región sur de Etiopía, en donde están ubicados los testimonios óseos de los más remotos ancestros. Este punto geográfico es conocido como “L”, data de 180.000 años de antigüedad. El reporte identifica la dispersión de nuestros cromosomas, a los 63 mil años ya se ubicaban en el norte de África, a los 50 mil en Arabia, hace 24 mil en Asia Central y 520 generaciones maternas atrás, se dispersaron hacia el este y oeste, terminando algunos en América y otros en Europa.

Por vía paterna el análisis es más complicado, porque el ADN es recombinante, cambia. Pero la ubicación primigenia es general para todos los Sapiens: de nuevo África central en el denominado punto “A”, hace 275 mil años, llegando como subgrupo RM343, 23 mil años atrás, al este del mar Caspio y a las inmediaciones de Europa; y hace 10 mil años, exactamente cuando comenzaba la revolución neolítica se extendía hasta los confines europeos. De ahí la referencia ancestral conecta, sorpresivamentecon un grupo genético ubicado en Irlanda en el 700D.C.

Lucy, un remoto antepasado

Lo que resulta impresionante es la mezcla que como herencia cargamos cada uno. En el estudio aparecen todos los componentes: nativo americano; europeo, africanos de diversas regiones; asiáticos centrales; judíos; chinos, etc. Total, un amasijo de una enorme cantidad de variantes, que elimina totalmente el concepto de raza, por insostenible, haciéndonos tomar consciencia de lo absurdo que resulta el racismo.

Pero el conocimiento genético no para ahí. La empresa ha identificado a cerca de 1500 parientes en el mundo. También se detallan diversos atributos dependiendo de los grupos y subgrupos genéticos a que pertenecemos, que pueden despejarnos diferentes dudas como: que tan susceptibles somos a las picaduras de los mosquitos, a la forma de nuestro cuerpo, a la preferencia de lo salado o lo dulce, a la producción de sudor, la caída de cabello o la propensión a sonrojarse.

Pero pasando a asuntos más trascendentes, la compañía californiana genera información personalísima, si uno lo desea, sobre la propensión a enfermedades encadenadas a nuestra genética particular: salud cardiaca, calidad de sueño, degeneración muscular, diabetes, colesterol, trombofilia, Alzhéimer y Parkinson. Es información que nos enerva, pero fundamental para prever el mejor estado de salud posible. Es peor optar por la ignorancia.

Genes y enfermedad

Es increíble el avance de la ciencia. Vivimos un mundo turbulento que contrasta con un conocimiento cada vez más profundo sobre nuestro funcionamiento biológico y evolución. Hay que agradecer a Charles Darwin, Gregor Mendel y los grandes genetistas de los últimos cien años su dedicación y avances en tan complejo tema de frontera. No cabe duda, estos estudios liquidan el creacionismo obscurantista que aún prevalece. ¡Avanzamos!

INGENUIDAD

Carlos Arce Macías

Muchos de los detractores del actual gobierno, plantean una ecuación simplona e ingenua, sin hacer una reflexión profunda, sobre la forma de hacer política que impera en nuestro país, mediante un sistema de partidos profundamente deteriorado, y al mando de personajes de muy dudosa calidad ética.

La propuesta se plantea así: si quieres detener al actual presidente con todas sus ocurrencias y barrabasadas, vota por cualquier partido que no se Morena. Con esta fórmula lineal, será suficiente para dislocar el paso acelerado hacia la Cuarta Tiranía (La primera fue Santa Anna, la segunda Don Porfirio y la tercera Victoriano Huerta).

Y vemos con preocupación la aceptación del enunciado en nuestro entorno, sin analizar las complejidades y retos que significa la conformación de un bloque opositor en la Cámara de Diputados. Intentaré expresar algunos matices, que ya advertía la analista Ana María Salazar en un reciente editorial de El Financiero.

Ana María Salazar

Luego de verificar la forma de operación del actual gobierno, no existe ninguna certeza de que el ejecutivo federal acepte las reglas que le pretenda imponer una nueva mayoría. Seguramente se resistiría, incluso por vía de hechos, a ser acotado por sus adversarios. Los caminos institucionales le son ajenos.

Pero una cuestión que no ha sido puntualmente observada es que Movimiento Ciudadano, no va en el conjunto opositor que plantean PAN, PRI y PRD. De tal forma, habilitado por su juego independiente y solitario, la organización de Dante Delgado pudiera convertirse en el fiel de la balanza y cobrar altos dividendos por reventar a la coalición opositora, apoyando algunas propuestas trascendentes para Morena. El intercambio se puede plantear, por ejemplo, por apoyos para Jalisco y buen trato para diversos funcionarios naranjas y contratos a recomendados. Dante Delgado ha sacado a la venta su franquicia, y como lo constatamos en Guanajuato Capital, es capaz de tostonearla al más impresentable político que le ofrezca algunos euros (Moneda oficial de Andorra, capital de lavado de dinero en Europa).

Existe pues, una fisura muy peligrosa en la composición de un bloque opositor que pudiera enfrentar con valentía y decisión las locuras y bravuconadas matutinas del presidente. Dante no es un opositor, sino un oportunista que analiza condiciones para obtener réditos. Incluso ahora, pepena escoria en la capital guanajuatense.

Pepena

Pero, si esto no fuera suficiente, la construcción de una organización cameral opositora enfrenta retos más difíciles. Me refiero a la calidad de los candidatos de la verdadera oposición que están asignados a pelear una curul federal. No obstante la presión ejercida por organizaciones ciudadanas y empresariales, para que los partidos abrieran sus candidaturas a nuevos perfiles, todo quedó en promesas incumplidas. La partidocracia opero como relojito, y encumbró a sus camarillas de incondicionales en esos puestos.

Muchos de estos personajes, son viejos conocidos del ámbito legislativo y no son confiables. Y es porque les gusta mucho el dinero, y seguramente sus aspiraciones más sentidas, enfatizarán la reedición del fondo de participaciones del ramo 33 y el restablecimiento de bolsas presupuestarias para “bajar fondos” a los municipios. Aquí en Guanajuato vivimos directamente el numerito de los moches en Celaya (el más escandaloso), pero estaban involucrados muchos más municipios en la operación conjunta con constructoras de Sonora. Este grupo de políticos-legisladores, lo que desean son negocios, no ser oposición. Son sinvergüenzas y no se van a jugar el pellejo, los comprarán con migajas.

Pero si esto no fuera suficiente, la cosa se pone peor al analizar las biografías de muchos protegidos de gobernadores y dirigentes partidarios. La cola de roedores que poseen es tan larga, que será muy sencillo doblar sus ánimos oposicionistas, si lo intentan, denunciando sus abusos del pasado, y llevándolos ante la justicia, aunque medie el fuero. Ese tipo de opositores, son de azúcar. De un bocado serán engullidos.

Oposición derrotada

Así pues, dejo para la reflexión: construir una verdadera oposición requiere de políticos de temple, de los cuales su característica primigenia sea la honestidad. Sin estas condiciones primarias, la argamasa será de una fragilidad tal, que se derrumbará al primer empujón. Hay que votar para tener diputados honestos, no experimentados caza fortunas políticos, que se pisan su larga cola. Eso no funcionará, será peor, no sean ingenuos.

PELÉ Y LA POLÍTICA

Carlos Arce Macías

Me referiré al interesante documental sobre la biografía de Pelé, el mejor futbolista de todos los tiempos, que se puede ver en la plataforma Netflix, el cual aborda los retos que tuvo que enfrentar el inventor del “jogo bonito” para triunfar sin discusión, en su carrera deportiva.

El documental

El magnífico guion se basa en la consecución de los tres títulos mundiales de Brasil, y por consecuencia la obtención de la histórica copa Jules Rimet. Remata con la participación en el campeonato mundial de 1970, en México, del que hace una descripción pormenorizada de los momentos claves que les permitieron llegar a la final y levantar el trofeo mas preciado del orbe futbolístico.

Eso me lleva a rememorar la enorme suerte que tuve de ser testigo directo de parte de esa hazaña, ya hace cincuenta años, en el Estadio Jalisco. Los emotivos juegos que presencié contra Checoslovaquia, Inglaterra y Rumanía. Los cuartos de final contra el Perú de Cubillas y Chumpitáz y la durísima semifinal contra el más temido adversario: Uruguay con Mazurkiewicz, Matosas y Esparrago. El documental no refleja a plenitud el ambiente mexicano a favor de los brasileños y Pelé. Pero recuerdo las prácticas del equipo, semanas antes, en la cancha Nieto Piña de la ciudad de Guanajuato. También el partido amistoso jugado contra el Irapuato, en donde ganó Brasil por un discreto 2-1. La afiliación popular a la simpatía que irradiaba el Rey Pelé, siempre sencillo y alejado de escándalos mediáticos. Un jugador profesional en toda la línea.

En el estadio Jalisco el apoyo a los brasileiros era incondicional. Estaba acompañado de la “Torcida do Brasil”, que apoyaba a su selección en los momentos más intensos de los encuentros, con el ritmo cadencioso de sus tambores. Parecía como si marcara el ritmo del equipo. Era entonces cuando la pantera número 10 comenzaba a mover espectacularmente al conjunto, utilizando los ataques como ráfagas de sus ofensivos: Jairzinho y Rivelino, mientras Tostao enervaba a las defensas enemigas y Gerson amagaba con fuertes disparos de media distancia. Un concierto de futbol ofensivo, jamás antes visto, cuyo recuerdo resulta un gozo para aquello que tuvimos la suerte de presenciarlo directamente en el estadio.

El equipo del “jogo bonito”.

El documental toca un tema delicado, la relación del fútbol con la política. El regreso triunfante de la verde esmeralda a Brasil y el apoteótico recibimiento a los dueños de la copa mundial, frente al oportunismo del sangriento dictador Emilio Garrastazu Médici, con el fin de aprovechar la victoria deportiva para ganar popularidad y apoyar su cruento gobierno.

Siempre sucede. Los políticos, intentan utilizar a los dioses del estadio, para manipular a la ciudadanía, urgida de triunfos y victorias. Nada nuevo bajo el sol, la misma receta del circo romano. Intentan entender la mecánica del futbol, la verdadera religión popular, que no ofrece el paraíso, pero si parte de la gloria que concede Niké, la diosa griega de la victoria. 

El deporte le pone alas a la casa comunal, y acredita a la localidad como algo valioso, especialmente para los depauperados. Para una urbe, poseer un equipo destacado es invaluable; veamos el caso de Münich, Mánchester, Londres, Madrid o Barcelona, sus equipos son su principal símbolo y representantes globales.

Pero el olfato de los políticos por ganar adeptos y utilizar al deporte como un acicate para obtener simpatizantes y ganar elecciones fallan. Como es el caso de Brasil 1970, y el intento del dictador de utilizar a Pelé y a los campeones del mundo, como apoyos solidarios. De nada sirvió, pues el pueblo sabe que los partidos los ganan los jugadores, no los gobernadores ni los políticos oportunistas. Los dioses del estadio son autónomos y se comunican directamente con el aficionado, son más prácticos que la religión institucional. El Club León, Davino, Tita, el Chapo Montes, y menos la Tota Carbajal, representan hoy a ningún partido político y menos el voto por quien pueda disponer irresponsablemente, en tiempo de una mortal pandemia, de 735 millones de pesos para adquirir un estadio con fondos públicos, que fue arrebatado por la mala, al pueblo de León.

Los dioses del fútbol

Es tiempo de dignidad y valentía, de poner en su lugar a los políticos de cualquier signo que intenten manipular a los ciudadanos a través de los divinos símbolos deportivos. Los dioses futboleros son otra cosa, más vale que los respeten, porque pueden convertirse en enemigos terribles y llevarles la destrucción a sus organizaciones políticas, por abusivas. Mejor vayan con cuidado.

Quiere comprar, en el peor momento.

EL GOBERNADOR DE LEÓN QUIERE ESTADIO

Carlos Arce Macías

En total imitación de la política besibolera del presidente de la República, que compra estadios mientras la pandemia de COVID cala hondo entre los ciudadanos y la crisis económica impacta con crueldad; el supuesto gobernador de Guanajuato propone la compra del vetusto estadio de futbol de la ciudad de León y sus terrrenos circundantes. Intenta arreglar asuntos privados con dinero público.

Quiero el estadio.

Al tanto de la trágica pérdida, a traves de un largo juicio que tuvo como base la mala fe y la vileza de los actuales dueños, que terminaron arrancando de la propiedad del municipio el preciado inmueble; resulta absurda la propuesta del gobernador, de pagar el rescate exigido para recuperar el bien.

Un gobierno serio, en contraste a lo que hace Morena, no puede cometer el abuso de esquilmar los presupuestos públicos del estado y del municipio, para volver a poseer un estadio caduco. Menos cuando existe un proyecto futurista y moderno, que ya ha sido presentado y festinado, y que se sumará a la nueva era de estadios asimilados a centros de diversión, comercio y compras. 

Quizás sea por el remordimiento de conciencia del gobernador Rodríguez el que lo induzca a precipitarse y ser devorado por los tiburones. Todo porque en su tiempo, siendo regidor del ayuntamiento, votó a favor de la extinción del fideicomiso, que resultó ser la causa de la pérdida del estadio. Debe asumir con humildad sus millonarios equívocos, y abstenerse de continuar carganodolos a las cuentas públicas. Sería potenciar y multiplicar su error.

Los dueños del equipo León, a falta de estadio, pueden llevarlo a jugar a cualquier lugar. A la misma ciudad de Pachuca si fuera necesario, y no caer en el chantaje que se le dirige ahora al gobierno local. Es más, sin mayor problema podrían trasmitir sus juegos desde el vecino estadio de Irapuato, cuyo equipo se encuentra actualmente en la tercera división del futbol. Sería un buen negocio para la trinca fresera. Al fin y al cabo, los juegos son a puerta cerrada, y si en algun momento se requiere, el traslado de los inchas panzas verdes a Irapuato no es problema. Que el gobernador hable con el Club Irapuato y fabrique la solución. Seguro se le atenderá.

Estadio Irapuato

Salvada la emergencia deportiva, el tiempo pasará. Las condiciones para construir el nuevo estadio iran ocurriendo, mientras el Nou Camp abajeño se torna en ruina, y los hoy felices poseedores del valioso predio, pagan sus impuestos correspondientes, luego de los reavaluos de rigor.

La propuesta de compra en 735 millones de pesos de los terrenos litigiosos, son una trampa mortal para los actuales gobernantes. Así lo han olfateado sin duda el alcalde leonés y sus conpicuos miembros del ayuntamiento, opositores a la ocurrencia del Ejecutivo, que sospechan de obscuros acuerdos entre los dueños del equipo de primera división y el rijoso propietario del estadio. Su postura rebelde dentro del Cabildo, oponiéndose a la compra, ya ha sido avalada con anterioridad, si recordamos que la actual síndica, fue la única en votar en contra de la extinción del fideicomiso envenenado, durante la administración presidida por Vicente Guerrero. Ella sí hizo lo correcto.

De los ingleses, que han sido grandes y ventajosos negociadores, se dice que ellos negocian bajo el fuego de sus cañones, sin dar la ventaja de una tregua en momentos azarosos. Con esa estrategia oportunista, pretenden postrar al ayuntamiento y a un bisoño gobernador, los pícaros que se quedaron con el malogrado estadio. Estamos a un paso de las elecciones, y por torpes, ya le cedieron el saque al principal retador. De los buenos resultados de Morena en el estado, serán responsables el gobernador de León y los funcionarios sumisos a las lerdas decisiones cupulares. Le estan abriendo las puertas de par en par al candidato de López Obrador.

Abriéndoles la puerta

Y para el resto del estado, resultará ser un agravio el uso de recursos públicos, que deben ser utilizados en beneficio de todos los guanajuatenses, en épocas aciagas, para adquirir bajo chantaje, un arcaico estadio para los leoneses. Por eso al actual gobernador, ya se le conoce con el mote de “Gobernador de León”, el resto del estado no existe para él.

GUANAJUATO 88’

Carlos Arce Macías

Para los que vivieron estos hechos

Hace treinta y tres años el Partido Revolucionario Institucional sentía encontrarse en el apogeo de su poder. Aún cuando había pequeñas señales que predecían su caída, en su interior, alrededor de la figura hierática de Rafael Corrales Ayala, la camarilla tricolor se sentía invulnerable.

Rafael Corrales Ayala

Las estratagemas desde el poder, los instrumentos gubernamentales, los premios y castigos que se distribuían desde la cúspide, los negocios que se sustentaban desde el tráfico de influencias parecían garantizar la permanencia del vetusto partido político, jamás abierto a la competencia interna, carcomido, por un revoltijo de intereses de toda calaña. Lo único que lo mantenía en el poder, era la creencia de que no podía ser derrotado precisamente porque el largo tiempo de permanencia en el gobierno, así lo corroboraba.

Cuando el poder se concentra, teniendo incluso la posibilidad de nombrar a un sucesor a modo, poco a poco se construyen los cimientos de una enorme torre de marfil en donde se recluye el gobernante absolutista, del cual depende el poder legislativo, ejecutivo, judicial, y cualquier otro. Nada se mueve si no pasa a través de la voluntad del ejecutivo mandón. Frente a tal aglutinación de poder, cualquier intento de crítica se nulifica. De esa forma, los consejeros áulicos no expresan mas reflexiones que aquellas que el gobernante quiere oír. El puesto les va en ello.

Consejeros áulicos

De tal manera, muy pronto las fuertes murallas concebidas como defensa se transforman en cárcel. Adentro se vive una realidad alternativa, que poco tiene que ver con la vivencia diaria del resto de la sociedad. Todos los ámbitos políticos entran en crisis, no hay operadores decentes, fuertes y con autoridad, solo incondicionales y aduladores. El barco hace agua.

Hace mas de treinta años, el 4 de diciembre de 1988, Corrales Ayala, perdía el municipio más importante de Guanajuato: León. Una sociedad harta de la primacía de un partido autista, ensimismado, cuya acción solo se entendía revisando la cauda de favores de su camarilla, resultaba vencido por una nueva generación de políticos, decididos a cambiar la forma de gobernar, evitando los múltiples abusos que se cometían a diario. Había que democratizar la vida pública. Abrir las ventanas y ventilar el espacio comunitario, para luego compartirlo con todos.

Dentro del sistema imperante, se materializaba la peor pesadilla del gobernador Corrales Ayala. Ahora debería enfrentar a una nueva casta, formada sólidamente en los valores democráticos. Los combates serían a campo abierto, sin robo y embarazo de urnas. Los altos muros del palacete ya no lo resguardarían del golpeteo diario, de una nueva forma de hacer política, contraria al claustro y a los acuerdos inconfesables.

Corrales Ayala, perdía presencia frente al vigor de nuevos políticos acompañados por viejos y pacientes luchadores. Era el principio del fin. Se posicionaba un liderazgo diferente frente al representante de un vetusto sistema. Un gigante con pies de barro, tambaleante, grosero e insostenible, por la incondicionalidad requerida entre su membresía para accionar y moverse. Sería cuestión de solo dos años para que la torre de marfil priísta se desmoronara totalmente. Es el destino de los partidos políticos que no solo no se adaptan al cambio, sino que persisten en gobernar desde las soledades del salón del trono, rodeados de voluntades torvas, acotados por intereses y negocios.

La potencia de un alcalde de oposición, desde la ciudad más importante del estado, acompañado por un ayuntamiento competente, bien dotado, con un gobierno que se despoje de los intereses urdidos en su entorno y que inicie una cruzada, seria y verdadera, en contra de la corrupción y los abusos, no puede ser resistida por un gobernador en conserva, rodeado de arlequines y bufones, dispuestos a hacer reír y agradar al soberano.

Jaque mate, el PRI perdió el poder el 3 de noviembre de 1991. Esa es la historia, ojalá sirva de ejemplo.

Corrales, Salinas y Medina

RACIONAR LA SALUD

Carlos Arce Macías

Hace unos días tratamos el tema. Sin embargo, por su relevancia, se torna necesario no arrojarlo al olvido. La vida nacional se debate entre escándalos, ocurrencias y locuras, pero debemos de ser fríos y reflexivos, para entender la turbulenta circunstancia en que nos encontramos sumidos. El objetivo principal de muchas decisiones es distraer al pueblo de la cuestión más importante: que no se hable de la escasez, casi inexistencia, de vacunas; lo cual compromete vida y salud de todos los mexicanos.

Vacunas a cuentagotas

Con su ya legendaria irresponsabilidad, el ejecutivo mexicano, sumido en una tacañería criminal, empezó a intentar compara vacunas hasta diciembre del año pasado; y por supuesto, se encontró con un mercado totalmente comprometido y corto de producto, con su oferta vendida a países previsores, desde junio de 2020.

Esta negligencia ha producido, durante el primer trimestre de este año, una brutal insuficiencia del ansiado suero inmunizante. Esto conlleva consecuencias muy graves para todos, pues en tanto no se inocule a una gran parte de la población, el virus encuentra zonas de mutación, en donde puede desplegar resistencia a los biológicos desarrollados. Por ese motivo, mientras más rápido se consiga la cobertura de cerca de 90 millones de vacunados, más seguros estaremos.

Pero aún cuando la experiencia de nuestras autoridades sanitarias es vasta, la necedad del presidente ha llegado a un límite impensable. Ha decidido que todo mundo debe pasar a través de sushuestes a cargo de la promoción gubernamental,denominadas “Servidores de la Nación”, así como del control militar. Las experimentadas instancias de salud quedaron prácticamente excluidas de la campaña, para dedicarse a realizar acciones secundarias de organización, control de largas filas y toma de datos. Un desperdicio.

Vacunación electorera

Por ejemplo, en Guanajuato, una entidad federativa que ha invertido muchos recursos en servicios de salud, y que cuenta con más de 600 unidades de atención distribuidas en todo el territorio, es informada desde el centro, con solo un par de días de anterioridad, que los equipos de siervos nacionales, llegarán a algún municipio a inmunizar. Cualquier planeación queda desactivada, ocasionando las filas interminables de ancianos, obligados a permanecer por muchas horas, expuestos a las inclemencias del tiempo, en busca de ser vacunados. Parece que las multitudinarias filas, son provocadas a propósito, con el objetivo de conseguir imágenes que sirvan para evidenciar que sí hay vacunación. Nada importan los viejos y sus achaques, la voluntad presidencial desprecia cualquier consideración moral al respecto.

Y es que, de verdad, los centros de salud podrían, con un mínimo esfuerzo de planeación, implementar sistemas modernos de organización mediante citas previas, para evitar el sufrimiento de personas mayores y enfermas. Un sistema avanzado de gestión podría habilitar cualquier computadora lap top como oficina itinerante, capacitada para inscribir solicitantes y darles una cita directa, sin necesidad de filas y guardando sana distancia. También puede seleccionar a los más vulnerables y a los de mayor edad, para que sean atendidos de inmediato, con cuidado y premura. ¿Es mucho pedir?

Vacunación en Alemania

Poco a poco, se nos está acostumbrando a hacer colas para obtener satisfactores. Pero lo que resulta criminal, es hacerlo con la salud. Entregar por goteo vacunas, no haberlas adquirido a tiempo, andar por el mundo mendingando lotes de obsequio, resulta un agravio profundo y doloroso. Mientras, hay que recalcarlo, la gente se muere, se enferma y muchos sobrevivientes padecen serias secuelas provocadas por el virus que nos ataca.

En la capital mexicana ya se eliminó de las actas de defunción el rubro de causa de muerte, para encubrir la mortandad de la pandemia. Y mientras la tragedia se desgrana sobre el pueblo, al que dicen amar, cada día se presentan más acciones escandalosas encaminadas a distraer la atención de la urgencia sanitaria: cuestiones estridentes como un macho en pos de una gubernatura, el encauzamiento penal de un gobernador, una iniciativa legislativa que nos confrontará con el poderoso vecino y espantará la inversión y los empleos. Lo que sea es bueno y abona para que no protestemos por racionarnos la salud, mientras se mueren más que los habidos en cualquier conflagración bélica. ¡Vaya manera de cuidar al pueblo!

Pocas vacunas, largas filas